• Buscar

Afganistán: día D+1

https://global-strategy.org/afganistan-dia-d1/ Afganistán: día D+1 2021-08-19 11:24:54 José-Miguel Palacios Blog post Estudios Globales Afganistán Asia Central
Print Friendly, PDF & Email

Ya ocurrió. Los talibanes están de nuevo al mando y puede que en pocas semanas lleguen a controlar (casi) por completo el país. Es el día de la marmota y la experiencia de hace cincuenta años con Vietnam parece que se repite[1]. Lecciones aprendidas en su momento y quizá ya olvidadas.

Entonces, se hablaba de la ‘teoría del dominó’[2], según la cual, una vez que cayera la primera pieza en el sureste de Asia (Vietnam) irían cayendo sucesivamente todas las demás. En realidad, nada de ello ocurrió. Laos y Camboya se vieron afectadas directamente por la victoria de Hanoi, pero Tailandia, Malasia, Singapur y Filipinas resistieron. ¿Ocurrirá ahora lo mismo? ¿O, por el contrario, significa el retorno de los talibanes un enorme revés estratégico para Occidente, con la posibilidad de que Afganistán se convierta en un ‘santuario’ para grupos terroristas internacionales?

Probablemente, no. Probablemente asistiremos a una repetición de la experiencia de Vietnam. La ‘teoría del dominó’ no funcionó hace cincuenta años en el Sureste de Asia y es difícil que funcione ahora en Asia Central.

¿Volver a empezar?

  • No, no se trata de ‘volver a empezar’. Han ocurrido muchas cosas desde 2001. Los talibanes de ahora no son los de entonces. Y la ‘al Qaeda’ de Bin Laden no es ya el arquetipo de organización terrorista exitosa. El modelo utilizado por DAESH (‘Estado islámico’), por ejemplo, es muy diferente y no necesita disponer de ‘santuarios’ fuera del teatro de operaciones. El terrorismo muta constantemente y desarrolla nuevas cepas adaptadas a las ‘reglas del juego’ existentes en cada momento.
  • Podemos, en cualquier caso, volver a una ‘estrategia de contención’, encaminada a evitar que el fenómeno talibán se extienda a los países vecinos y que Afganistán se convierta en un riesgo importante para Occidente. Es, en esencia, el enfoque que Estados Unidos y sus aliados siguieron hasta los atentados del 11 de septiembre de 2001.
  • Además, la tecnología ha evolucionado en las dos últimas décadas y en estos momentos es posible ejercer presión militar limitada, pero muy efectiva, sin necesidad de ocupar físicamente el país. Así, en caso de necesidad Estados Unidos y otros países pueden efectuar ataques puntuales con drones contra objetivos dentro de Afganistán.

With a Little Help from my Foes[3]

Uno de los elementos más positivos de la situación en Afganistán (y en torno a Afganistán) es que los principales rivales geopolíticos de Estados Unidos y Occidente están muy interesados en evitar que la toma del poder por los talibanes llegue a desestabilizar la región:

  • China tiene importantes intereses económicos (y, en cierta medida, también políticos) en los países del Asia Central exsoviética y necesita que la situación en ellos se mantenga estable. Por otra parte, puede temer que el triunfo del fundamentalismo islámico en Afganistán ejerza alguna influencia sobre los uigures (musulmanes sunnitas de etnia túrquica) de su provincia occidental de Sinkiang. Aunque parece que los chinos disponen de recursos políticos (y económicos) para manejar la situación. A diferencia de Occidente, China no tiene ningún interés en fomentar la implantación de determinados regímenes políticos en países extranjeros y, desde este punto de vista, no tiene mayor problema con la llegada al poder de los talibanes, siempre que estos no ataquen intereses chinos[4]. ‘Vive y deja vivir’.
  • Rusia entiende que no puede consentir que las repúblicas centroasiáticas de la antigua URSS (fundamentalmente, Uzbekistán y Tayikistán) sean desestabilizadas por un movimiento fundamentalista islámico procedente de Afganistán. Como advertencia a los nuevos gobernantes talibanes, acaba de llevar a cabo maniobras militares con Uzbekistán y Tayikistán[5] y ha anunciado nuevos suministros de material militar a estos países[6]. Rusia sigue considerando a los talibanes una organización terrorista y el Ministro ruso de Defensa, Sergei Shoigú, ha anunciado que prestará todo el apoyo necesario a Kirguistán y Tayikistán, países miembros de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva, para evitar posibles actos terroristas en estos países y proteger sus fronteras[7]. Según señala Dmitri Trenin, ‘para Moscú la principal cuestión no es quién tiene el poder en Kabul, sino si los radicales pasan a Asia Central. Por ahora, parece improbable’[8].
  • También Irán está interesado en que la situación en Afganistán se estabilice. El darí, una variante del farsi hablado en Irán, es la principal lengua afgana y, tradicionalmente, la más utilizada por las clases dirigentes. En el país existen, además, importantes grupos étnicos pérsicos, como los tayikos (sunníes) y los hazaras (chiíes). Durante el primer gobierno talibán, las relaciones con Irán fueron difíciles (fundamentalistas sunníes frente a fundamentalistas chiíes). En estos momentos, es probable que Irán busque una relación más cooperativa que le permita mantener un cierto grado de influencia dentro del país y protegerle de posibles ondas revolucionarias que procedan de él.
  • Pakistán no es enemigo de Estados Unidos, sino, más bien, un ‘aliado díscolo’. El presidente Bush designó a Pakistán como ‘Major Non-Nato Ally’ en 2004. Por razones tanto de tipo interno como de política regional, Pakistán ha mantenido a lo largo de todos estos años unas relaciones relativamente buenas con los talibanes, que se han traducido en la tolerancia de sus actividades en la zona próxima a la frontera entre ambos países. El reto para Pakistán es consolidar su influencia sobre los talibanes y no permitir que estos lleguen a desestabilizar la situación entre los pashtunes pakistaníes y en medios fundamentalistas islámicos de este país.

Curiosamente, la mayor parte de estos ‘aliados de hecho’ de Occidente son considerados por Estados Unidos y la Unión Europea rivales geopolíticos de primer orden (enemigos).

Enfrentados en la Liga. Unidos en la copa[9]

En política exterior (como en política interna) ocurre en ocasiones que determinados actores políticos están juntos en determinados temas y son rivales en otros. Es el enfoque que el presidente Biden pretende aplicar en las relaciones de Estados Unidos con potencias como China y Rusia. Según Dmitri Trenin, Biden quiere “cooperar con Rusia en cuestiones de interés para Estados Unidos (armas nucleares, armas espaciales, no proliferación)”, sin dejar de considerarla un adversario geopolítico ni renunciar a reforzar su sistema de alianzas exteriores para oponerse a Pekín y Moscú[10]. Hasta ahora, las acciones de Biden parecen ir orientadas en esta dirección.

Es un enfoque que puede funcionar, desde luego. Aunque, probablemente, la cooperación internacional sobre Afganistán, incluyendo a China, Rusia e Irán, sería más efectiva y fructífera si mejoraran las relaciones que mantiene Occidente con estos países. Al final, la política internacional exige jugar a la vez en diferentes tableros y ser capaz de encontrar combinaciones óptimas de ganancias en unos y, quizá, pérdidas en otros. Este tipo de juego en múltiples tableros es más fácil de jugar cuando las relaciones entre las partes son menos tensas.

La situación requiere un enfoque realista, más que un enfoque idealista, de las relaciones internacionales. Un gran problema para Biden y su equipo, compuesto todo él por liberales idealistas. Y para la UE, el principal aliado externo de Estados Unidos, que tiene, por construcción, una visión idealista del mundo exterior y de su papel en él. Así que quizá estemos yendo a paso cambiado respecto a lo que la situación creada en Afganistán requiere.

Y puede que sea esta una de las lecciones que debemos aprender de la experiencia afgana. Aunque sea doloroso. Aunque, como señala José Luis Calvo Albero, nos obligue a reconocer errores y nos ponga frente a frente con nuestras propias contradicciones[11]. Occidente tiene que ser más modesto y reconocer que no lo puede todo. Que no puede, en particular, modelar el mundo entero a su imagen y semejanza[12]. Que hay realidades que escapan a su control, problemas que solo se puede pretender ‘conllevar’.


[1]     Medios de comunicación de todo el mundo han explicado hasta la saciedad los paralelismos entre ambos procesos y han intentado, incluso, captar el equivalente afgano de la icónica foto de un helicóptero cargando refugiados en el techo de la Embajada norteamericana. Ver, por ejemplo, la siguiente noticia de USA Today: Is Kabul ‘Biden’s Saigon’? Images of chaotic exit evoke comparisons to retreat from Vietnam. https://eu.usatoday.com/story/news/2021/08/16/images-kabul-draw-comparisons-us-afghanistan-exit-saigon/8143193002/ (acceso: 17.08.2021).

[2]     Ver, por ejemplo, Slater, J. (1993). The domino theory and international politics: The case of Vietnam. Security Studies, 3(2), 186-224.

[3]     Aunque la situación no ha evolucionado exactamente como se esperaba, sigue siendo útil leer el trabajo de Javier Ruiz Arévalo de 2020. Ruiz Arévalo, J. (2020). El papel de los actores regionales en el proceso de paz afgano. Revista del Instituto Español de Estudios Estratégicos n.º 16 . Pp. 221-250.

[4]     Para una explicación clara y breve de los dilemas a que se enfrenta China en Afganistán, ver Gan, N. y S. George (2021 Aug 16). For China, the return of the Taliban poses more risk than it does opportunity. CNN.com. https://edition.cnn.com/2021/08/16/china/china-afghanistan-taliban-mic-intl-hnk/index.html (acceso: 18.08.2021).

[5]     Ver https://rossaprimavera.ru/news/0e707921 (acceso: 18.08.2021).

[6]     Ver https://m.lenta.ru/news/2021/08/05/arma/ (acceso: 18.08.2021).

[7]     Ver https://topcor.ru/21031-shojgu-perechislil-dejstvija-rossija-v-sluchae-agressii-iz-afganistana.html (acceso: 18.08.2021).

[8]     Ver https://twitter.com/DmitriTrenin/status/1426961926244929538 (acceso: 18.08.2021).

[9]     Lema publicitario utilizado por una conocida marca de güisqui durante la Liga 1986-87. En el anuncio se veía una foto de los entrenadores de los tres primeros equipos (Leo Beenhakker, del Real Madrid; Terry Venables, del Barcelona, y Javi Clemente, del Español), duramente enfrentados en la Liga, pero reunidos en paz y armonía mientras degustaban una copa. El anuncio sugería que no somos siempre amigos, ni siempre enemigos, sino según, cómo y cuándo. Ver https://twitter.com/paulreidy67/status/1340937098468200448.

[10]   Trenin, D. (2021 Apr 27). Has Biden Made the Right Calculation on Russia? Carnegie Moscow Center. https://carnegie.ru/2021/04/27/has-biden-made-right-calculation-on-russia-pub-84379 (acceso: 18.08.2021).

[11]   Calvo Albero, J.L. (2021 Aug 15).  Afganistán. Reflexiones sobre el desastre. Global Strategy, Estudios Globales. https://global-strategy.org/afganistan-reflexiones-sobre-el-desastre/ (acceso: 16.08.2021).

[12]   Josep Baqués aprovecha el ejemplo afgano para recordarnos algo que todos sabemos y de lo que todos pecamos: ‘En Occidente pecamos de etnocentrismo (unos más que otros) cuando hacemos nuestros análisis’. Ver Baqués, J. (2021 Aug 16). Afganistán… el retorno del mito del eterno retorno. Global Strategy, Estudios Globales. https://global-strategy.org/afganistan-el-retorno-del-mito-del-eterno-retorno/ (acceso: 16.08.2021).

José-Miguel Palacios

José Miguel Palacios es Coronel de Infantería y Doctor en Ciencias Políticas, España

Ver todos los artículos
José-Miguel Palacios