• Buscar

Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. El corte de hoz (3): la batalla de Hannut, 12-14 de mayo de 1940

https://global-strategy.org/evolucion-de-la-doctrina-militar-en-la-segunda-guerra-mundial-el-corte-de-hoz-3-la-batalla-de-hannut-12-14-de-mayo-de-1940/ Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. El corte de hoz (3): la batalla de Hannut, 12-14 de mayo de 1940 2019-12-13 12:42:28 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Doctrina militar Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

Mientras el Panzergruppe avanzaba por las Ardenas, el XVI Cuerpo de Ejército Acorazado del general Hoepner, encabezando el Grupo de Ejércitos B, presionaba duramente el frente aliado en Bélgica, manteniendo la ficción de que llevaba el esfuerzo principal de la ofensiva alemana. En este marco se produjo la primera gran batalla de carros de la SGM, en Hannut.

En efecto, al activar el plan “Dyle-Breda”, los franceses lanzaron por delante de su 1er Ejército (encargado de cubrir el “boquete de Gembloux”, una zona de terreno de 33 km que era la única zona de Bélgica no protegida por un obstáculo fluvial) al Cuerpo de Caballería Prioux, compuesto de la 2ª y 3ª DLMs). La misión del general Prioux era ganar cinco días para permitir al 1er Ejército ocupar en fuerza y fortificar el “boquete de Gembloux”. Como preconizaba su doctrina, las dos DLMs avanzaron rápidamente hasta la zona de Hannut, donde se desplegaron en pequeños grupos de carros, constituyendo “tapones” (“bouchons”), con la idea de impedir la maniobra enemiga. En esta zona se produjo el encuentro con las dos Divisiones Panzer del XVI Cuerpo Acorazado de Hoepner. El desarrollo de este combate pone de relieve muchas de las diferencias doctrinales entre ambos Ejércitos.

Así, los franceses constituyeron una línea estática de posiciones, guarnecidas con grupos de carros, en lugar de con unidades de Infantería y trincheras. Apenas dejaron reservas de cierta entidad (nunca superiores a una Compañía), y distribuidas a lo largo de todo el frente, con idea de cerrar pequeñas penetraciones puntuales y aisladas. Su relativamente escasa Artillería de Campaña era casi el único medio de ejercer un mayor esfuerzo de defensa en un punto determinado. De esta forma, los franceses atomizaron su potente fuerza de carros (239 Hotchkiss H-35 y H-39 y 176 SOMUA, además de varios cientos de autoametralladoras) en pequeños grupos estáticos, mientras que los alemanes concentraron sus fuerzas (125 Panzer-III y IV y 498 Panzer-I y II) en grandes unidades móviles, de forma que pudieron elegir siempre el lugar donde combatir, alcanzando siempre la superioridad local. En Hannut, los alemanes descubrieron por primera vez que los cañones de sus carros eran casi ineficaces contra los pesadamente acorazados carros franceses. Tras sufrir importantes pérdidas durante la jornada del 12 de mayo, al enfrentar sus inferiores carros a los “bouchons” franceses de forma improvisada, el 13 de mayo los alemanes concentraron sus carros en un estrecho sector defendido por parte de la 3ª DLM, sin que la 2ª DLM desplazase un solo carro para apoyar a su División hermana. Esto era coherente con la doctrina francesa de dividir la zona a defender en sectores bajo la responsabilidad de sus diferentes unidades, pero implicaba desperdiciar la maniobrabilidad de las unidades de carros. Esta concentración de medios por parte alemana, junto con el eficaz apoyo de la Luftwaffe (posible gracias a la naturaleza estática de la defensa francesa, que permitía planear con tiempo los bombardeos y simplificaba la distinción entre fuerzas propias y enemigas), permitió a los alemanes romper la línea defensiva francesa. Al final del día, la 3ª DLM había perdido 75 Hotchkiss y 30 SOMUA. Por su parte, los alemanes perdieron 160 carros, principalmente Panzer-I y II, pero la defensa francesa colapsó.

Dado el carácter lineal del despliegue francés, y debido en gran medida a la penuria de radios que les permitieran coordinar sus movimientos, el Cuerpo de Caballería Prioux realizó una retirada general para acogerse al frente constituido por el 1er Ejército. A diferencia de lo establecido en la doctrina alemana, el Cuerpo de Caballería Prioux se tuvo que retirar sin apenas combatir, sin intentar retardar aún más el avance alemán, pues carecía de planes para defender líneas intermedias hasta llegar al frente del 1er Ejército, y la escasez de radios impedía la difusión de órdenes en un combate móvil. Los carros alemanes aprovecharon el movimiento francés para avanzar a corta distancia de los carros franceses en retirada, impidiendo a la Artillería francesa actuar sobre ellos, al no poder distinguir los carros amigos de los enemigos. El general Hoepner intentaba romper la línea del 1er Ejército, entrando en las líneas enemigas entremezclado con los carros en retirada de Prioux. Sin embargo, el intento de penetrar el frente francés el 14 de mayo fracasó, ante la densidad y eficacia de los fuegos de Artillería de los franceses, que causaron fuertes pérdidas al Cuerpo Acorazado de Hoepner, que se vio obligado a detener el avance. Por su parte, el Cuerpo de Caballería Prioux – con fuertes pérdidas -, fue disuelto y sus batallones de carros agregados a las Divisiones del 1er Ejército que guarnecían el frente en Gembloux.

Las operaciones de esos días en el frente del Grupo de Ejércitos B confirmaban por un lado la superioridad doctrinal de los alemanes en la guerra de movimiento, pero el fracaso en la penetración de la línea defensiva del 1er Ejército ponía de relieve las limitaciones de las Divisiones Panzer alemanas para perforar una línea defensiva bien organizada y defendida con decisión. Estas conclusiones daban la razón a Manstein en su previsión de que una repetición del “plan Schlieffen” llevaría a un estancamiento como el de la PGM, pero también subrayaban los enormes riesgos asumidos al confiar en que el Panzergruppe Kleist podría romper la línea del Mosa…

Avatar
Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel destinado en la División de Plantes del Estado Mayor del Ejército de Tierra español

Ver todos los artículos
Avatar Carlos Javier Frías Sánchez