• Buscar

Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. La caída de Tobruk

https://global-strategy.org/evolucion-de-la-doctrina-militar-en-la-segunda-guerra-mundial-la-caida-de-tobruk/ Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. La caída de Tobruk 2021-04-23 09:00:00 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

El 14 de junio, cuando Ritchie solicitó a Auchinleck autorización para abandonar las posiciones defensivas de Gazala para centrarse en la defensa de Tobruk, Auchinleck le respondió con varias consideraciones clave. La primera era que las defensas de Tobruk en ese momento eran mucho menos sólidas que las del año anterior (la mayoría de los obstáculos defensivos de Gazala se habían construido desmontándolos de las defensas de Tobruk; así, apenas quedaban minas o alambradas utilizables). La segunda era que el Panzerarmee era una fuerza mucho más numerosa y mejor armada que la que había llegado a Tobruk en 1941 (en esa ocasión se reducía apenas a la 5ª División Ligera – origen de la 21ª División Panzer -, la Ariete, algunas unidades menores y unas pocas Divisiones de Infantería italiana, que llegaron varias semanas después). La tercera era la opinión de la Royal Navy de que, ante el aumento de capacidades aéreas derivadas de la presencia de la II Luftflotte en Sicilia, en caso de un nuevo cerco no le sería posible enviar buques de aprovisionamiento a Tobruk como había hecho el año previo. En consecuencia, Auchinleck opinaba que la defensa de Tobruk solo era posible desde las posiciones defensivas exteriores ya existentes, subrayando la importancia de la ‘box’ de El Aden, que, apoyada por algunas otras posiciones menores, era clave para la defensa, considerando que la plaza en sí no era defendible desde su casco urbano en las circunstancias del momento.

La ‘box’ de El Aden era clave por varias razones, en caso de que el Panzerarmee intentase sitiar la ciudad. Por un lado, porque desde ella era posible cortar la ruta asfaltada que circunvalaba Tobruk, que había sido construida por los zapadores italianos durante el sitio del año precedente, dificultando mucho las comunicaciones de los posibles sitiadores. Por otro lado, la posesión por los británicos de esa ‘box’ aumentaba el tamaño del perímetro defensivo que los italoalemanes debían cubrir para asegurar el cerco, para lo que carecían de suficientes tropas, viéndose obligados a adoptar un despliegue con muy baja densidad de ocupación del terreno, y por ello, muy vulnerable ante contraataques locales de los cercados. La ampliación del cerco a la que obligaba la ‘box’ de El Adén implicaba además que la Artillería del Panzerarmee debería desplegar muy lejos del casco urbano de Tobruk, por lo que solo las piezas más pesadas tendrían alcance sobre la plaza. Finalmente, desde la ‘box’ de El Aden los británicos podrían hostigar a las columnas de abastecimiento italoalemanas que proporcionasen apoyo logístico a las unidades situadas al Este de Tobruk, como había sucedido con la posición de Bir Hakeim.

Por su parte, Rommel era igualmente consciente de la importancia de la ‘box’ de El Aden, y de la necesidad de negar a Ritchie el tiempo necesario para reorganizar sus fuerzas y reforzar la defensa. Consecuentemente, a partir del 15 de junio, comenzó los movimientos para concentrar la capacidad de combate del Panzerarmee sobre esa posición.

Antes de la retirada del 8º Ejército de la línea defensiva de Gazala, la ‘box’ de El Aden estaba guarnecida por dos Batallones de la XXIX Brigada India. Para aumentar la capacidad defensiva de la plaza de Tobruk, incrementando el perímetro defensivo, Ritchie decidió crear otra ‘box’ en Sidi Rezegh, al Este de la de El Aden, tarea que confió a la XX Brigada India. La IV Brigada Acorazada (que era la unidad dotada preferentemente de carros norteamericanos) fue reorganizada en la zona de Gambut, alcanzando una fuerza de unos cien carros Grant y Stuart. Esto permitía al 8º Ejército disponer de una reserva acorazada, que, siendo relativamente pequeña, debería permitir ejecutar contraataques ante una posible ofensiva del Panzerarmee, hasta que pudieran reorganizarse el resto de formaciones de carros, muy dispersas y desgastadas en los combates anteriores.

El 15 de junio, Rommel inició las acciones ofensivas contra el perímetro defensivo británico alrededor de Tobruk. La 90ª División Ligera, apoyada por toda la Artillería de Campaña disponible avanzó desde el Oeste hacia la ‘box’ de El Aden, guarnecida por dos Batallones de Infantería de la XXIX Brigada India, con idea de iniciar un ataque metódico al día siguiente. Al mismo tiempo, la 21ª División Panzer circunvalaba la ‘box’ por el Norte, arrollando en Batruna al tercer Batallón de la XXIX Brigada, que intentaba levantar una posición defensiva que bloquease la carretera de circunvalación construida por los italianos el año anterior, haciendo setecientos prisioneros. El 16 de junio, la 90ª División Ligera inició su acción ofensiva sobre la ‘box’ de El Aden, mientras que la 21ª División Panzer atacaba la ‘box’ en construcción de Sidi Rezegh, protegiendo su flanco Este con la habitual pantalla protectora de FlaK y PaK. El flanco Sur de ambas operaciones ofensivas quedaba cubierto por la acción de los tres Batallones de Reconocimiento del Panzerarmee, y por el avance del XX Cuerpo de Ejército italiano (Divisiones Ariete y Trieste), lo que imposibilitaba ninguna acción de la reconstituida VII Brigada Motorizada británica en apoyo de ninguna de las dos posiciones atacadas. La 15ª División Panzer avanzó por el Sur de la ‘box’ de El Aden, tras las unidades italianas, para reunirse con la 21ª División Panzer en la zona de Sidi Rezegh. Por su parte, la ofensiva de Rommel obligó a Ritchie a emplear su única reserva móvil de cierta entidad, la reconstruida IV Brigada Acorazada, situada al Este de Tobruk, sobre la via Balbia, en las proximidades de Gambut. La idea de Ritchie era la de desbaratar el ataque de la 21ª División Panzer sobre la inacabada ‘box’ de Sidi Rezegh, y proseguir después hacia el Oeste en auxilio de la ‘box’ de El Aden. Sin embargo, en su avance hacia Sidi Rezegh, la IV Brigada Acorazada se encontró con la barrera de FlaK y PaK desplegada por la 21ª División Panzer en previsión precisamente de esa eventualidad. Como en anteriores ocasiones, el superior alcance de los cañones alemanes fue un elemento clave en el fracaso de los carristas británicos, que se vieron obligados a replegarse. Como consecuencia de la malograda operación de auxilio, la ‘box’ de Sidi Rezegh cayó al atardecer del 16 de junio. Sin embargo, pese a los apoyos artilleros, la ‘box’ de El Aden resistió los embates de la 90ª División Ligera. Pese a las peticiones del jefe de la 90ª División, Rommel se negó a emplear sus carros disponibles en apoyo a la Infantería alemana, por lo que el ataque debió suspenderse. Esa noche los alemanes interceptaron comunicaciones entre el Puesto de Mando de la 7ª División Acorazada y el de la XXIX Brigada India, para preparar una evacuación de la ‘box’ de El Aden. Los alemanes no se opusieron a esa evacuación (que, en la práctica, implicaba la caída de Tobruk), que se ejecutó la noche del 16 al 17 de junio.

El 17 de junio, la 21ª División Panzer junto con la Ariete se enfrentaron a la IV Brigada Acorazada británica al Este de Sidi Rezegh. Pese a la valerosa defensa de los británicos, su inferioridad numérica y de alcances frente a los carros del Eje forzó la retirada de la IV Brigada hacia el Sur (y, posteriormente, hacia Egipto), que había perdido más de la mitad de sus carros. La noche del 17, la 21ª División Panzer cortaba la via Balbia cerca de Gambut, al Este de Tobruk, materializando el cerco de la plaza.

El 18 de junio, la XX Brigada India, que ya había perdido uno de sus Batallones con la caída de la inacabada ‘box’ de Sidi Rezegh, intentó retirarse hacia Egipto, ignorando que la via Balbia estaba cortada, resultando completamente destruida a manos de la 21ª División Panzer.

Así, para el atardecer del 18 de junio, Tobruk estaba completamente cercada. Su guarnición se componía de dos Brigadas de la 2ª División Sudafricana, la XI Brigada India, la CCI Brigada de Guardias y la XXXII Brigada de Carros, con cincuenta y dos Valentine y Matilda-II. Disponían de abundantes suministros, aunque las defensas de la ciudad eran mucho más débiles que las que se habían construido para el cerco anterior, aunque sobrevivían numerosos búnqueres, el foso anticarro y algunos campos de minas (aunque de muy baja densidad). La moral no era alta, como prueba el que la XX Brigada India intentase volver a Egipto antes que refugiarse en la ciudad. Por otra parte, la pérdida de los aeródromos de la zona de Tobruk había desorganizado en gran medida a la R.A.F., por lo que su oposición a la acción de la Luftwaffe era muy poco eficaz.

Rommel decidió atacar la ciudad antes de que los británicos pudieran mejorar sus defensas. En consecuencia, empleó el 19 de junio para redesplegar sus unidades. Durante la noche del 20 de junio, los zapadores alemanes barieron brechas en los campos de minas en el sector de la XI Brigada India (al Sureste de la ciudad), y, de madrugada, tras un potente bombardeo artillero y aéreo (el Mariscal Kesselring, consciente de la importancia de Tobruk, empleó en apoyo de Rommel todos los medios disponibles), la infantería alemana disponible (kampfgruppe Menny) abrió paso a los zapadores y a los carros de la 15ª y 21ª Divisiones Panzer. La gran potencia de los apoyos de fuegos y su buena coordinación con el avance de la Infantería, junto con la baja moral de los defensores, hizo que los defensores hindúes se refugiasen en los búnqueres, sin ofrecer una resistencia eficaz, por lo que los infantes alemanes hicieron prisioneras a unidades enteras dentro de los refugios. Por otra parte, como había sido el caso en las ‘boxes’ de Gazala, la Artillería británica se había desplegado para ofrecer defensa contracarro a las posiciones defensivas, por lo que no estaba en condiciones de efectuar fuego de contrabatería sobre las piezas italoalemanas. Como consecuencia, los defensores combatieron siempre en inferioridad de fuegos. Solo cuando resultaba evidente que los carros alemanes no encabezaban el ataque, los británicos reorganizaron su Artillería de Campaña para combatir en un modo más ortodoxo, pero ya era tarde: los alemanes habían conseguido abrir una amplia brecha en las defensas de la XI Brigada India. Por idénticas razones –proporcionar capacidad contracarro a las posiciones defensivas– los carros de la XXXII Brigada de Carros se habían repartido por todo el perímetro, de forma que el Mando británico no disponía de una reserva acorazada con la que contraatacar (si bien la gran superioridad numérica de los italoalemanes – más de doscientos carros por una cincuentena de carros británicos – hacía que un contraataque tuviese pocas posibilidades de éxito). De hecho, el único intento de contraataque, con un Batallón de Carros apoyado por elementos de CCI Brigada de Guardias, se realizó de forma descoordinada, pues las unidades implicadas se encontraban muy dispersas, por lo que cada una atacó conforme fue llegando al punto de la penetración alemana). Pese a los valerosos esfuerzos de numerosas unidades individuales, la defensa colapsó al final de la jornada. El 21 de junio, el jefe de la 2ª División Sudafricana solicitó la rendición, dejando en manos de Rommel más de 33.000 prisioneros, gran cantidad de suministros y un puerto utilizable.

Avatar
Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Avatar Carlos Javier Frías Sánchez