Estudios Estratégicos – Universidad de Granada

Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. Operación Crusader. Primeros combates

https://global-strategy.org/evolucion-de-la-doctrina-militar-en-la-segunda-guerra-mundial-operacion-crusader-primeros-combates/ Evolución de la doctrina militar en la Segunda Guerra Mundial. Operación Crusader. Primeros combates 2021-01-29 17:59:25 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Doctrina militar Segunda Guerra Mundial

El 18 de noviembre, en medio de torrenciales lluvias que se iniciaron el 16, los británicos iniciaron su ataque. La lluvia impedía el vuelo a los aviones de reconocimiento alemanes, por lo que la 7ª División Acorazada llegó a Gabr Saleh – a mitad de camino de Tobruk – sin ser detectada, mientras que las vanguardias del XIII Cuerpo de Ejército y la IV Brigada Acorazada rebasaban por el sur, sin ser advertidas, la posición de Sidi Omar.

Hacia mediodía del 18 de noviembre, las patrullas de reconocimiento alemanas que operaban entre Sidi Omar y Sidi Azeiz comenzaron a informar de la presencia de gran número de autos blindados de reconocimiento británicos. Pese a estos informes, Rommel no quería cancelar el inminente ataque a Tobruk, considerando que no eran más que un reconocimiento en fuerza. Sin embargo, Cruewell, jefe del Afrika Korps y Von Ravenstein, jefe de la 21ª División Panzer, estaban seguros de que se trataba del inicio de la esperada ofensiva. Por ello, Von Ravenstein había iniciado el movimiento del Grupo Táctico organizado sobre su 5º Regimiento Panzer (una unidad temporal con medios variados; en este caso, el 5º Regimiento Panzer reforzado con un Grupo de Artillería de Campaña y una Batería de FlaK pesados) hacia Gabr Saleh (desde allí se encontraría en situación de detener el movimiento envolvente británico; los alemanes ignoraban que la 7ª División Acorazada ya había ocupado esa posición) y Cruewell había alertado al Grupo Táctico basado en el 8º Regimiento Panzer (15ª División Panzer) para que se moviese hacia el sur de Gambut para apoyar al 5º Regimiento Panzer en caso de necesidad. Rommel no estaba de acuerdo con estas medidas (seguía creyendo que no se trataba de una ofensiva), y prohibió el movimiento de los carros.

A lo largo del día, las unidades de reconocimiento alemanas informaron de la presencia al norte de Sidi Omar ya no de autos blindados de reconocimiento, sino de un importante número de carros británicos. Se trataba de los M-3 del III Batallón del Royal Tank Regiment, de la IV Brigada Acorazada. El jefe de la Brigada había autorizado a este Batallón a reforzar a los elementos de reconocimiento, para enfrentarse con mayores posibilidades de éxito a las unidades de reconocimiento alemanas… Desde el punto de vista de misión encomendada a la IV Brigada – proteger el flanco derecho del XXX Cuerpo y el izquierdo del XIII -, esta decisión era errónea, pues dispersaba sus carros, con el riesgo de resultar demasiado débil para hacer frente a un posible contraataque alemán.

Ante esta información, el 19 de noviembre, Rommel – poco convencido – autorizó los movimientos solicitados por Cruewell y Von Ravenstein. Al igual que en el caso de la IV Brigada, empeñar en combate al Grupo Táctico del 5º Regimiento Panzer en solitario, sin reunirlo con el del 8º Regimiento Panzer era una violación de la doctrina acorazada alemana (el empleo reunido de los carros en el punto decisivo del combate o Schwerpunkt). Sin embargo, Rommel seguía creyendo que se encontraba ante un reconocimiento en fuerza y no ante una ofensiva general, por lo que no esperaba que el 5º Regimiento Panzer encontrase una resistencia real.

En su plan, el General Cunningham esperaba un contraataque alemán en el área de Gabr Saleh, donde se produciría la batalla decisiva de la operación. Sin embargo, la falta de reacción alemana a la ocupación de Gabr Saleh durante el día 18 de noviembre desconcertó e impacientó al General Gott, jefe de la 7ª División Acorazada, que decidió continuar su avance en busca de los carros enemigos. Así, la XXII Brigada Acorazada se dirigió a Bir el Gumi, donde tuvo un encuentro desfavorable con la División Acorazada Ariete (los británicos perdieron cuarenta carros por treinta y cuatro de los italianos, y debieron retirarse), mientras que la VII Brigada Acorazada y el DSG continuaron su avance hacia Tobruk ocupando intacto el aeródromo de Sidi Rezegh. En consecuencia, la IV Brigada recibió la orden de ocupar Gabr Saleh, para proteger el muy expuesto flanco de la 7ª División Acorazada. No obstante, el III Batallón de esta Brigada, ocupado en hostigar al reconocimiento alemán al norte de Sidi Omar, no puedo reunirse a tiempo con los otros dos Batallones de la IV Brigada. Como consecuencia, solo dos tercios de esa Brigada (poco más de ciento diez carros, todos M-3) llegaron a Gabr Saleh. Y, en esa situación, se produjo el ataque sobre esa localización del Grupo Táctico del 5º Regimiento Panzer, compuestopor dos Batallones Panzer, con treinta y cinco Panzer-II, sesenta y ocho Panzer-III y diecisiete Panzer-IV, un Grupo de Artillería de Campaña – con doce obuses de 105 mm. – y una Batería con cuatro piezas FlaK-36 de 88 mm.

19 de noviembre de 1941

En los primeros encuentros, los alemanes destruyeron veintitrés M-3 con la pérdida de dos Panzer-II y un Panzer-III (Von Mellenthin, 1977, pág. 75), pero esos combates revelaron la presencia de una importante fuerza de carros británica.

Los diferentes informes que llegaban a Rommel presentaban una situación confusa y, además, muy peligrosa: ataques en fuerza en la frontera, carros enemigos al norte de Sidi Omar (en la retaguardia de las posiciones fronterizas), la ocupación del aeródromo de Sidi Rezegh (a solo una quincena de kilómetros del perímetro defensivo de Tobruk), carros enemigos en Bir el Gumi y elementos enemigos detectados en Giarabub (la XXIX Brigada India que simulaba la finta por el desierto profundo hacia Bengasi)…

Cruewell decidió concentrar sus esfuerzos en el área de Sidi Omar, para asegurar la frontera y para poder aislar logísticamente a las unidades que habían penetrado en la retaguardia italoalemana. En efecto, desde la posición de Sidi Omar, se podía cortar toda la línea logística o los refuerzos que utilizasen la ruta del desierto. Así, los Grupos Tácticos del 5º Regimiento Panzer y del 8º Regimiento Panzer malgastaron el día 20 de noviembre en buscar a los carros enemigos que operaban cerca de Sidi Omar, sin saber que era la misma IV Brigada Acorazada con la que habían combatido en Gabr Saleh. Estos movimientos agotaron el combustible del 5º Regimiento Panzer, que hubo de ser repostado urgentemente, pero que pasó gran parte de la jornada detenido en el desierto. Mientras tanto, el 8º Regimiento Panzer, en su búsqueda de los carros enemigos llegó a Gabr Saleh desde el este, desencadenando violentos combates contra la IV Brigada Acorazada, forzándola a retirarse y obligando a Gott a redesplegar hacia ese lugar a su XXII Brigada Acorazada, pero la acción se detuvo al llegar la noche, sin alcanzar resultados decisivos. Durante la noche, el 5º Regimiento Panzer se unió al 8º, en la que Cruewell pensaba que sería la acción decisiva.

Para la noche del 20 de noviembre, Rommel era plenamente consciente de la seriedad de la situación, y tomó el mando directo de las operaciones. Considerando que el principal riesgo es que la guarnición de Tobruk se uniese a la ofensiva, ordenó a Cruewell redesplegar lo antes posible para destruir a las fuerzas enemigas localizadas en Sidi Rezegh. Para el 5º y el 8º Regimientos Panzer, esto implicaba romper el contacto con los carros británicos en Gabr Saleh y avanzar hacia Sidi Rezegh, dejando al menos dos Brigadas Acorazadas a sus espaldas. Para ello, emplearon su conocida práctica de tender emboscadas con sus pesados FlaK, mientras se retiraban sus carros. Con escasas pérdidas, consiguieron romper el contacto a lo largo del 21 de noviembre, mientras los perseguidores británicos debían detenerse a repostar.

Los temores de Rommel no eran infundados: al amanecer del 21 de noviembre, la guarnición de Tobruk inició una salida hacia Sidi Rezegh, que pudo ser contenida a duras penas gracias a la resistencia de la División de Infantería ‘Bologna’ y de la División ‘Afrika’, pero que obligó a Rommel a emplear como reserva al XXXIII Batallón de Reconocimiento, reforzado por numerosos FlaK.

Salir de la versión móvil