• Buscar

La verdad sobre el programa de Navantia y la FFG(X)

Estos días hemos leído en diferentes medios o en redes sociales noticias que solo desprestigiaban a Navantia, haciendo falsas afirmaciones al haber perdido el programa de la fragata de la Marina de Estados Unidos FFG(X).[1]

Son muchas las razones que se esgrimían, alguna como la anulación de la colaboración de la fragata F-104 Méndez Núñez y el grupo aeronaval del portaaviones USS Abraham Lincoln, algo que no ha tenido nada que ver. Tampoco que la Marina noruega perdiera la fragata F313 Helge Ingstad, fragata diseñada por Navantia, después de un desafortunado accidente, una colisión a una velocidad relativa superior a veinte nudos. Y mucho menos, el gobierno que tenemos actualmente en España, que seguramente muchos estadounidenses ni conozcan.

Dicho lo cual, vamos a ver por qué era difícil que Navantia consiguiera ese contrato. Hace algunos años la EDA (European Defence Agency) publicó un documento premonitorio del problema que nos encontramos ahora. El documento era un estudio sobre las competencias industriales y tecnológicas que encontramos en el Sector Naval en Europa, donde cinco compañías se repartían el mercado y competían entre ellas, dos eran Navantia y Fincantieri.[2]

Fincantieri es una de las empresas de construcción naval más grandes del mundo y una de las favoritas por la diversificación e innovación de sus componentes. Navantia también lo es y nos lo demuestra la EDA que habla del éxito del programa de la F-100. No es cualquier cosa. Recordemos que hace 40 años vendíamos solo corbetas a Marruecos y Egipto.

La industria naval europea es muy competitiva internacionalmente. Lo refleja su alta cuota de mercado y los resultados exitosos de las exportaciones de los últimos años. Tradicionalmente, la construcción naval ha sido un mercado altamente proteccionista, debido al reducido número de clientes que, además, suelen ser gobiernos soberanos que deben seguir unas directrices marcadas por su estrategia de defensa, industrial y económica. Véase el caso de la fragata australiana que también perdimos.[3]

Históricamente, las marinas han sido también muy proteccionistas. Por mucho que nos gustase el diseño de otros, siempre se ha buscado una solución nacional (o de la Commonwealth). Es el caso del submarino S-80. Sabiendo que no era el camino más fácil se optó por un modelo enteramente nacional.

Los frutos tardan en verse, por ejemplo, Indra y su terminal SECOMSAT desarrollado con apoyo del personal de la Flotilla de Submarinos de la Armada española, es el sistema que montan los submarinos alemanes de TKMS (ThyssenKrupp Marine Systems).[4] Podemos decir sin equivocarnos que es el mejor sistema del mundo en cuanto prestaciones y tamaño; no fue fácil lograrlo.

La fragata F-100 es uno de los mejores barcos que se han construido hasta la fecha. Los Estados Unidos lo sabían y por eso estuvo desde el principio en la terna de candidatos a optar por el contrato de la FFG(X). El problema que ha tenido Navantia no han sido las   prestaciones, ni tampoco su renombre; hace tiempo que la Armada española con sus barcos ha demostrado la excelente labor que realizan, muchas veces con el esfuerzo de gente de la Armada que ha ayudado a mejorar el producto y aquí, enlazo otra vez con Indra y el satélite para submarinos.

Volviendo al contrato de la FFG(X), las cuatro opciones que quedaban al final del proceso incluían dos diseños europeos: uno basado en la FREMM de Fincantieri con el astillero Marinette Marine de Wiscosin y el otro basado en la F-100 de Navantia con General Dynamics y el astillero Bath Iron Works de Maine. El tercero era una adaptación del diseño del Litoral Combat Ship (LCS) clase Freedom (LCS-2).[5] Y el cuarto, de Huntington Ingalls Industries en el astillero Ingalls Shipbuilding de Mississippi, que no había presentado ningún diseño definitivo[6].

Los astilleros estadounidenses han hecho intentos infructuosos de entrar en el mercado de exportación internacional. Pero la mayoría de sus diseños son simplemente demasiado buenos y, por lo tanto, demasiado caros para el mercado internacional.

En el entorno actual, solo dos programas de superficie han estado funcionando: el LCS y el Arleigh Burke. Son los únicos que han proporcionado carga de trabajo a sus astilleros enfocados a las unidades de combate de superficie. Pero el éxito de astilleros extranjeros, como Navantia y la F-100, ha impulsado una corriente de cambio radical, con la idea de que los astilleros norteamericanos compitan en el mercado con algo diferente, un relevo de las Oliver Hazard Perry.[7]

Este cambio radical busca rejuvenecer su industria en un momento que vemos como en Asia, China y otros países, empiezan a construir muchos barcos y cada vez mejores. Sin embargo, al final el LCS ha sido un fracaso y han vuelto a confiar solo en un barco probado y seguro pero demasiado caro como el Arleigh Burke.

El programa LCS incluía dos diseños muy diferentes.[8] El primero llamado LCS-1 o clase Freedom, desarrollado por Lockheed y construido en Marinette Marine, y el segundo LCS-2 o clase Independence, desarrollado por General Dynamics y construido en los astilleros Austal USA en Mobile. La clase Freedom LCS-1 son barcos monocascos convencionales que desplazan 3.200 toneladas, y la clase Independence LCS-2, un trimarán de 2.800 toneladas. Los primeros, de Marinette Marine han resultado nefastos.

El proyecto era el de un barco llamado a cubrir el hueco de una unidad barata y vendible,[9] algo que con el tiempo ha demostrado ser un error.[10] Los fallos que siguieron a las primeras unidades LCS-1, construidas precisamente en el astillero que ha conseguido el programa de las FFG(X), llevaron a abandonar esa línea de programa[11].

El plan era construir 55 unidades, unos barcos que iban a ser modulares y que podrían asumir un enorme abanico de misiones.[12] Estaban llamados a competir con fragatas europeas, fragatas como la F-100, capaces de operar en entornos costeros complejos y peligrosos donde unidades más grandes como los destructores Arleigh Burke se movían con dificultad.

De los dos constructores de LCS, Lockheed Martin fue el único en conseguir una venta en el extranjero, cuatro fragatas basadas en el LCS que vendió al gobierno de Arabia Saudí.[13] En diciembre de 2016, Estados Unidos lanzó un nuevo plan, contar con 355 buques para su Marina, de los cuales 32 eran LCS y 20 serían FFG(X)s. Necesitaban una fragata, ya que su último diseño con éxito había sido las Oliver Hazard Perry, un barco que hasta la llegada de la F-100 en España suposo la columna vertebral de la Fuerza Naval de la Armada española.

Las críticas al LCS continuaron. Los módulos de misión para el LCS encarecían el producto, dejando un barco sin armas ni sensores. Las tripulaciones y el personal de apoyo también influyeron en que personas como Danielle Brian presentara una carta[14] acusando a todos de haber ocultado problemas de diseño en la clase Freedom (LCS-1) y pidiendo la cancelación del programa[15].

“The littoral combat ship is an imaginative answer to emerging military requirements, but it has the most fouled-up acquisition strategy I have ever seen in a major military program”.

La Marina respondió rápidamente, señalando que las deficiencias citadas ya habían sido resueltas pero la verdad era otra y el programa terminaría siendo cancelado. Aquí es donde entra Fincantieri y Marinette Marine, anteriormente Manitowoc Marine Group de Wisconsin.

En 2008 Manitowoc anunció que había firmado un acuerdo para vender su división Manitowoc Marine Group, que incluía el astillero Marinette Marine a Fincantieri Marine Group Holdings, Inc. y Lockheed Martin. La venta se completó el 1 de enero de 2009 por un precio de 120 millones de dólares. La carga de trabajo en el astillero en ese momento era un par de LCS y algunos barcos para la Guarda Costera de Estados Unidos.

Al poco, el astillero de Marinette pasaba por un momento crítico al cancelarse el programa del LCS que le dejaba sin carga de trabajo, por eso pujó con tanto interés en el programa de la FFG(X). El propio Wisconsin colaboró con el astillero dándole una ayuda de 31 millones de dólares[16], a los que sumaríamos los 73,5 millones aportados por Fincantieri para transformar el astillero de Marinette Marine en modernas instalaciones de construcción naval[17].

El Congreso de los Estados Unidos era consciente de esto. Por eso en uno de sus informes que hablaba de la cancelación del LCS se añadió el siguiente párrafo: “Another issue for Congress concerns future workloads and employment levels at the two LCS shipyards if one or both of these yards are not involved in building FFG(X)s”.[18]

El programa se lo ha llevado Fincantieri; por lo menos las diez primeras fragatas[19]. El plan de referencia para el programa FFG(X) prevé un solo diseño, sin embargo, no se descarta la opción de construir las fragatas en dos o tres astilleros al mismo tiempo, siempre y cuando sea en un astillero ubicado en Estados Unidos, algo que se obliga por ley[20].

Volvemos a Navantia. La opción que se barajaba era para muchos la mejor: una fragata que ya integra muchos de los sistemas que llevará la FFG(X), apuesta segura. Un barco económico para lo que son las cifras de la Marina de Estados Unidos –la quinta parte del precio de un destructor–[21], y un barco que contaba con los contratistas y suministradores principales del Ministerio de Defensa de Estados Unidos, General Dynamics y Bath Iron Works en Maine.

Si echamos un vistazo a los programas navales que tiene Estados Unidos en marcha, vemos que, si es por carga de trabajo, Navantia había elegido un mal socio. Precisamente el que no aparece y necesitaba carga de trabajo era Marinette Marine:

Buques en construcción para la US Navy (Forecast International)

Podemos pensar que la FREMM es mejor barco que la F-100 y que la ofensa de abandonar al aliado a las puertas de Ormuz era un desafío demasiado grande para cambiar la decisión de un contrato de 20 fragatas y 1.000 millones de dólares. Pero pienso que no. El problema de carga de trabajo y el que sea en una región como Wisconsin, que resulta decisiva para los planes de reelección de Trump,[22] ha jugado una mala pasada a Navantia que aún sabiendo lo difícil que era, ha tenido confianza en el proyecto que presentaba.

Lo preocupante volviendo a la EDA es que Navantia no solo ha perdido un contrato. Es que se ha quedado sola en un entorno difícil. Fincantieri y Naval Group, otra de las cinco grandes de Europa, han firmado una Joint Venture llamada Navaris también para hacer fragatas.[23] No sabemos como va a salir esto y si Fincantieri va a ser capaz de mantener buenas relaciones con Francia y Estados Unidos al mismo tiempo. A priori se nos antoja difícil.

Para terminar, volviendo a Navantia solo podemos decir BZ a su equipo técnico.[24] Muchos dudaron en su momento que fueran capaces de sacar la F-100: un diseño rompedor que lograba meter en un barco –la mitad de un Arleigh Burke– casi los mismos sistemas.[25] Seguramente, si hubiese sido americana, habría sido el relevo de la Oliver Hazard Perry, un barco del que se construyeron más de 70 unidades, hasta en Taiwan.[26]

No podemos decir lo mismo del equipo directivo de Navantia, que debe hacer los deberes, buscar un buen aliado y volver a la senda de las ventas en un mercado competitivo como es el del sector naval. Lo estamos viendo en el S-80, donde muchos lamentamos el fallido consorcio hispano-francés, conscientes de que Francia tampoco era un aliado cómodo, pero sí que debemos contar a largo plazo con aliados.[27]


[1] Guerras Posmodernas (2020). Navantia y la victoria italiana en el programa estadounidense FFG(X). Disponible en: https://guerrasposmodernas.com/2020/05/03/navantia-y-la-victoria-italiana-en-el-programa-estadounidense-ffgx/ (Consulta 6-5-2020).

[2] EDA (2015). Study on Industrial and Technological Competences in the Naval Sector. https://www.eda.europa.eu/docs/default-source/procurement/fns2-final-executive-summary.pdf (Consulta 6-5-2020).

[3] Villarejo, E. (2-5-2020). El factor Wisconsin y el precio agresivo de Fincantieri, claves en el contrato perdido por Navantia en EE.UU. Abc. Disponible en: https://abcblogs.abc.es/tierra-mar-aire/industria-de-defensa/el-factor-wisconsin-y-el-precio-agresivo-de-fincantieri-claves-en-el-contrato-perdido-por-navantia-en-ee-uu.html (Consulta 6-5-2020).

[4] Indra (5-12-2017). Indra suministrará a ThyssenKrupp Marine Systems terminales de comunicaciones por satélite que elevarán las capacidades furtivas de dos submarinos. Disponible en: https://www.indracompany.com/es/noticia/indra-suministrara-thyssenkrupp-marine-systems-terminales-comunicaciones-satelite-elevaran (Consulta 6-5-2020).

[5] olmar, N. (2015). LCS ‘frigate’ options. United States Naval Institute.Proceedings, 141(1), 86-87.

[6] O’Rourke, R. (4-5-2020). Navy Frigate (FFG[X]) Program: Background and Issues for Congress. Congressional Research Service. Disponible en: https://crsreports.congress.gov/product/pdf/R/R44972/28 (Consulta 6-5-2020).

[7] Polmar, N. (2013). ‘Where are the frigates?’. United States Naval Institute. Proceedings, 139(6), 86-87.

[8] Walsh, E. J. (2012). Navy disputes LCS criticisms. United States Naval Institute. Proceedings, 138(6), 86.

[9] O’Rourke, R. (11-12-2006). Navy Ship Acquisition: Options for LowerCost Ship Designs—Issues for Congress.  https://crsreports.congress.gov/product/pdf/RL/RL32914 (Consulta 6-5-2020).

[10] Van Hook, G.,E. (2014). THE CASE FOR AN EXPEDITIONARY FRIGATE. United States Naval Institute. Proceedings, 140(11), 50-54.

[11] Taubman, P. (25-4-2008). Lesson on How Not to Build a Navy Ship. New York. Disponible en: https://www.nytimes.com/2008/04/25/us/25ship.html?ref=washington/ (Consulta 6-5-2020).

[12] Powers, R. C., Captain. (2012). Birth of the LITTORAL COMBAT SHIP.United States Naval Institute. Proceedings, 138(9)

[13] Defensa.com (23-10-2015). Lockheed Martin vende cuatro fragatas derivadas del LCS a Arabia Saudí por 11.250 millones de dólares. Disponible en: https://www.defensa.com/industria/lockheed-martin-vende-cuatro-fragatas-derivadas-lcs-arabia-saudi (Consulta 6-5-2020).

[14] Freeman, B. (23-4-2012). POGO Releases Navy Documents Showing Problems with the Littoral Combat Ship. Disponible en: https://www.pogo.org/letter/2012/04/pogo-releases-navy-documents-showing-problems-with-littoral-combat-ship/ (Consulta 6-5-2020).

BY BEN | FILED UNDER LETTER | APRIL 23, 2012

[15] Lee, E. (26-4-2012). This New $350 Million Combat Ship Has Nearly Two Equipment Failures For Every Million Bucks. https://www.businessinsider.com/littoral-combat-ship-has-640-equipment-failures-2012-4?IR=T (Consulta 6-5-2020).

[16] Moore, K. (28-1-2019).Wisconsin may spend $31 million to help Marinette Marine secure Navy frigate contract. Disponible en: https://www.workboat.com/news/shipbuilding/wisconsin-may-spend-31-million-to-help-marinette-marine-capture-navy-frigate-contract (Consulta 6-5-2020).

[17] Fincantieri Marinette Marine. Disponible en: http://fincantierimarinettemarine.com/profile.html (Consulta 6-5-2020).

[18] O’Rourke, R. (17-12-2019). Navy Littoral Combat Ship (LCS) Program: Background and Issues for Congress. https://crsreports.congress.gov/product/pdf/RL/RL33741 (Consulta 6-5-2020).

[19] Eckstein, M. (30-4-2020). Fincantieri Wins $795M Contract for Navy Frigate Program. United States Naval Institute. Disponible en: https://news.usni.org/2020/04/30/fincantieri-wins-795m-contract-for-navy-frigate-program (Consulta 6-5-2020).

[20] 10 USC 8679: Construction of vessels in foreign shipyards: prohibition.

[21] El precio estimada de cada destructor son 1.843 billones de dólares por barco.

[22] Epstein, R. y Nagourney, A. (14-4-2020). Democratic Victory in Wisconsin Looms as ‘Clarion Call’ for Trump. New York Times. Disponible en:  https://www.nytimes.com/2020/04/14/us/politics/trump-wisconsin-2020-election.html (Consulta 6-5-2020).

[23] Infodefensa (20-1-2020). Naviris, la empresa conjunta de Naval Group y Fincantieri, ya funciona. Disponible en: https://www.infodefensa.com/mundo/2020/01/20/noticia-naviris-empresa-conjunta-naval-group-fincantieri-funciona.html (Consulta 6-5-2020).

[24] “BZ” es una señal naval táctica que significa “Bien hecho” con respecto a acciones, operaciones o desempeño.

[25] Walsh, E. J. (2009). New middleware boosts reliability. United States Naval Institute. Proceedings, 135(10), 86.

[26] Las FFG Cheng Kung Class han sido construidas en Taiwan por los astilleros Taiwan by China Shipbuilding Corporation. Disponible en: https://www.naval-technology.com/projects/cheng-kung-class-frigates/ (Consulta 6-5-2020).

[27] EDA (2016). EU naval industry in good shape but more R&T investment needed, study says. European Defence Matters. Vol. 11, pp. 20-21. Disponible en: https://www.eda.europa.eu/docs/default-source/eda-magazine/edm11singlewebmedres (Consulta 6-5-2020).

Avatar
Augusto Conte de los Ríos

Augusto Conte de los Ríos es Capitán de Fragata de la Armada española . Jefe de Estudios y Subdirector Escuela de Submarinos “Almirante García de los Reyes” en Cartagena

Ver todos los artículos
Avatar Augusto Conte de los Ríos