• Buscar

Primera Batalla de El Alamein. Contraataques del 8º Ejército. Splendour (II)

https://global-strategy.org/primera-batalla-alamein-contraataques-ejercito-splendour-ii/ Primera Batalla de El Alamein. Contraataques del 8º Ejército. Splendour (II) 2021-08-25 10:08:00 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

Al atardecer del 21 al 22 de julio, la R.A.F. comenzó sus bombardeos previstos en la zona de Deir el Shein, centrándose en los carros y en las piezas artilleras de la 15ª y 21ª Divisiones Panzer. Un efecto adicional del ataque aéreo fue la pérdida de comunicaciones entre el Puesto de Mando del Afrika Korps y sus divisiones subordinadas.

Por su parte, a las 17:30 del 21 de julio, la Artillería del XIII Cuerpo de Ejército inició su bombardeo sobre las posiciones de la Artillería del Panzerarmee en Deir el Shein. A las 20:30 del 21 de julio, la CLXI Brigada India inició su ataque a caballo de la escarpadura de Ruweisat. La Brigada se componía de tres Batallones de Infantería y de una Compañía de cañones contracarro 6-pounder. Había sido recientemente redesplegada desde Irak, y, en consecuencia, carecía de experiencia en operaciones en el desierto o en lucha contracarro. Pese a ello, la Brigada realizó un enérgico ataque sobre la parte Noreste de las posiciones de la 15ª División Panzer, aunque fue rechazada por los contrataques alemanes. En el plan original, la XXIII Brigada de Carros atacaría una vez consolidadas las posiciones previstas para ser ocupadas por la CLXI Brigada India. Puesto que esto no ocurrió, el plan sufrió una primera modificación: estas posiciones se ocuparían posteriormente en un ataque conjunto entre la CLXI Brigada y la XXIII Brigada de Carros.

A las 20:45 comenzó también la preparación por el fuego para el ataque de la VI Brigada Neozelandesa sobre El Mreir. El ataque neozelandés se inició correctamente: los batallones avanzaron a buen ritmo por sus ejes de avance planeados, llegando a los límites exteriores de los campos de minas en unos 50’. Estos campos estaban compuestos mayoritariamente de minas contracarro, por lo que la Infantería pudo continuar su avance sobrepasando los puestos avanzados alemanes.

La acción de la Brigada se vio muy obstaculizada por la pérdida casi inmediata del enlace radio, lo que ocasionó que el ataque de la Brigada acabase siendo poco más que la suma de tres ataques de Batallón aislados.

Las avanzadas neozelandesas del XXVI Batallón (extremo derecho del ataque) penetraron en la posición alemana, encontrando inesperadamente la zona de campamento del 8º Regimiento Panzer, atacando inmediatamente a los carros inmóviles. No obstante, los alemanes reaccionaron rápidamente lo que obligó a los neozelandeses a atrincherarse en las posiciones alcanzadas, frente a una creciente presión alemana, con fuego de morteros, carros y piezas artilleras.

Mientras tanto, los zapadores neozelandeses abrían con éxito brechas en los campos de minas. Los combates en el interior de la posición de El Mreir agotaron rápidamente la munición que los infantes neozelandeses llevaban encima, por lo que se destacó urgentemente un convoy de suministro y de piezas contracarro. Algunos vehículos de ese convoy se desviaron al cruzar los campos de minas, y saltaron por los aires, atrayendo la atención de la Artillería alemana que comenzó un portente bombardeo sobre la columna, cuyas posibilidades de maniobrar en el estrecho pasillo abierto en el campo de minas eran nulas: el convoy no llegó a alcanzar a la Infantería neozelandesa, con la excepción de cuatro piezas contracarro sobre camiones (‘portees’). Como consecuencia, la situación del XXVI Batallón era crítica: si no obtenía suficiente capacidad contracarro antes del amanecer, sería destruido por los panzers del 8º Regimiento. Ante la falta de noticias de los carros de la II Brigada Acorazada y el fracaso del convoy de suministro, el jefe del XXVI Batallón decidió retirarse.

Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Carlos Javier Frías Sánchez