• Buscar

El ‘sábado negro’ del 8º Ejército

https://global-strategy.org/sabado-negro-del-8o-ejercito/ El ‘sábado negro’ del 8º Ejército 2021-04-17 18:09:34 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies
Print Friendly, PDF & Email

La caída de Bir Hakeim dejaba desguarnecido el flanco Sur de la nueva posición defensiva británica, abierto a un nuevo envolvimiento por el desierto. No obstante, desde Bir el Gubi, la VII Brigada Motorizada, organizada en columnas muy móviles y los numerosos vehículos de reconocimiento del IV Batallón de Reconocimiento Sudafricano hostigaban regularmente a las unidades del Eje que se movían al Sur del ‘caldero’, llegando a destruir convoyes logísticos incluso al Oeste de esa posición. Los británicos confiaban en que la actividad de estas patrullas, además de dificultar la siempre compleja logística del Panzerarmee, les mantendría informados en caso de una nueva ofensiva alemana por el desierto.

Por su parte, tras acabar con la resistencia de los franceses en Bir Hakeim, Rommel era consciente de que la posición del 8º Ejército era progresivamente más fuerte, por lo que no podía limitarse a mantenerse a la defensiva: los británicos tenían muy cerca sus bases logísticas, a las que fluían municiones, armas y equipos procedentes de la potentísima industria norteamericana. Además de esto, y como se ha explicado anteriormente, sin el puerto de Tobruk, ningún avance en Libia proporcionaba ventajas militares reales. Antes al contrario, sin el puerto de Tobruk, las limitaciones logísticas hacían la presencia del Panzerarmee en la zona insostenible, como había comprobado Rommel en los meses previos a Crusader. Consecuentemente, Rommel decidió iniciar una ofensiva lo antes posible. Su plan era muy similar al plan original de la ‘operación Venecia’: un envolvimiento por el flanco del desierto. Para ello, la 21ª División Panzer, que cubría el Norte del ‘caldero’, y la Ariete, que ocupaba las alturas de Aslagh al Este de esa zona, se mantendrían en sus posiciones. El esfuerzo principal italoalemán lo ejecutaría la 15ª División Panzer, que saldría del ‘caldero’ por el Sur, girando hacia el Este antes de llegar a Bir Hakeim, aprovechando los pasillos en los campos de minas ya abiertos anteriormente para el ataque a esa posición. Posteriormente, avanzaría en dirección a El Aden, con la idea de amenazar las posiciones británicas en esa ‘box’, o, si la situación lo permitía, tomar esa posición. Con esta operación, Rommel pretendía atraer a un combate móvil a las unidades acorazadas británicas supervivientes, o, en caso de que no reaccionasen, tomar la ‘box’ de El Aden por sorpresa. La División Motorizada Trieste avanzaría a la izquierda de la 15ª División Panzer, protegiendo su flanco Oeste, mientras que la 90ª División Ligera, reforzada con los tres Grupos de Reconocimiento disponibles (el III, el XXXIII y el DLXXX), avanzaría a la derecha de la 15ª División Panzer, protegiendo su flanco Este, frente a cualquier reacción de la VII Brigada Móvil.

Plan de ataque alemán posterior a la batalla del ‘caldero’.

El movimiento de los alemanes se inició el día 11 de junio, por la tarde. Al amanecer, la 90ª División Ligera había alcanzado el Sureste de la ‘box’ de El Aden, ocupando el terreno elevado que dominaba desde el Sur la depresión de Sidi Rezegh. Rommel esperaba en ese momento que las Brigadas Acorazadas británicas, situadas en los alrededores de la ‘box’ de Knightsbridge, contratacasen contra el flanco de la penetración alemana. Rommel alertó a la 21ª División Panzer para que estuviese preparada para atacar la retaguardia de las Brigadas Acorazadas británicas que ejecutasen ese posible contraataque, atravesando la posción de la Ariete en las alturas de Aslagh y avanzando por el Sur de la ‘box’ de Knightsbridge. Finalmente, la II y la IV Brigadas Acorazadas, con unos ciento treinta carros entre ambas, avanzaron tímidamente al encuentro de la 15ª División Panzer. En el combate subsiguiente, las limitaciones de alcance eficaz de los cañones de los carros británicos (los 2-pounder de los Cruiser y los 37 mm de los Stuart) se pusieron nuevamente de manifiesto. Ante la perspectiva de una nueva derrota, los británicos enviaron en su socorro a la XXII Brigada Acorazada – otros ochenta carros, principalmente Stuart y algunos Grant – desde su posición al Noroeste de la ‘box’ de Knightsbridge. Antes de que la XXII Brigada alcanzase la posición de sus Brigadas hermanas, Rommel ordenó a la 21ª División Panzer que ejecutase el ataque desde las alturas de Aslagh sobre la retaguardia de la XXII Brigada Acorazada, acción que realizó al amanecer del día 13.

Contraataques británicos del 11-12-13 de junio. El 8º Ejército comprometió sus Brigadas Acorazadas  una tras otra (II y IV, inicialmente, y XXII posteriormente).

Al mismo tiempo, esta Brigada sufrió además el ataque por su flanco derecho de los M-13/40 del XI Batallón de Carros de la División Motorizada Trieste (esta División había modificado su orgánica poco antes de iniciarse la ‘operación Venecia’, para incluir un Batallón de Carros medios, dotado con algo más de cuarenta M-13/40). En consecuencia, la XXII Brigada Acorazada no pudo alcanzar la posición de la II y la IV, y tuvo que retirarse hacia la ‘box’ de Knightsbridge, presionada por los carros italianos y alemanes. Cuando las otras dos Brigadas Acorazadas fueron conscientes de que no iban a recibir auxilio, fueron cediendo terreno, con la II Brigada Acorazada retirándose también hacia la ‘box’ de Knightsbridge, mientras que la IV se acabó desbandando ante la presión alemana. Al final del día 13 de junio (el llamado por los británicos ‘Black Saturday’), los británicos habían perdido en cuarenta y ocho horas doscientos veinte carros, por unos treinta los italoalemanes. Puesto que el Panzerarmee quedó dueño del campo de batalla, muchos de los carros averiados pudieron ser recuperados (incluyendo no pocos carros británicos) por lo que las pérdidas reales de los italoalemanes fueron mucho menores. Esa misma noche, la CCI Brigada de Guardias y los restos de la II y XXII Brigadas Acorazadas abandonaron la casi rodeada posición de Knightsbridge, en dirección a Tobruk.

Tras la batalla del 13 de junio, la situación táctica favorecía claramente al Panzerarmee, que, no obstante, había sufrido duras pérdidas. Para aprovechar esa ventaja, Rommel inició una nueva acción ofensiva, retornando en cierta medida a su plan original: el 14 de junio, las dos Divisiones Panzer alemanas avanzarían hacia el Norte para cortar la via Balbia y aislar a las tropas británicas que defendían la frontera (la 1ª División Sudafricana, dos Brigadas reforzadas de la 50ª División de Infantería, la XXXII Brigada de Carros y los elementos de la dispersa I Brigada de Carros). El XX Cuerpo de Ejército italiano se mantendría en la zona del ‘caldero’ protegiendo la retaguardia de las Divisiones Panzer, mientras que la 90ª División Ligera y los Grupos de Reconocimiento se mantendrían en la zona de El Aden, para impedir que la guarnición de Tobruk actuase sobre el flanco derecho de las Divisiones Panzer. Sin embargo, antes de que el Panzerarmee iniciase estas acciones, Ritchie decidió abandonar la defensa de las posiciones de Gazala, y replegar a las unidades desplegadas en esa zona. En cualquier caso, las dos Divisiones Panzer alemanas no podían cerrar en fuerza todas las rutas de retirada posibles, por lo que la tardía actuación del Afrika Korps no pudo impedir que la mayoría de las tropas británicas pudieran retirarse de la zona de Gazala, si bien sufrieron el acoso de los panzer.

Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Carlos Javier Frías Sánchez