• Buscar

Bir Hakeim

https://global-strategy.org/segunda-guerra-mundial-bir-hakeim/ Bir Hakeim 2021-04-03 11:03:00 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

Entretanto, la posición de Bir Hakeim, si bien ya no era crítica para el suministro de las Divisiones Acorazadas del Eje, obligaba a Rommel a distraer no pocas tropas para cubrir su flanco Sur, por lo que era una importante molestia. En realidad, la 1ª Brigada de la Francia Libre era una unidad muy potente, mayor que las Brigadas británicas. La unidad francesa estaba compuesta por una Demi-Brigade de la Legión Extranjera con dos batallones de soldados veteranos, y otra Demi-Brigade ‘colonial’, con tres batallones más (con tropa procedente de las colonias francesas de África central y occidental, con mandos franceses), junto con una importante dotación de Artillería de Campaña (un total de veinticuatro piezas de 75/28, con capacidad contracarro), de cañones contracarro (siete excelentes APX de 47 mm, y dieciocho desfasados Hotchkiss de 25 mm., pero útiles contra los poco protegidos carros italianos), y Artillería Antiaérea (con dieciocho cañones Bofors de 40/60).  Uno de los Batallones de la Legión Extranjera estaba dotado con sesenta y tres blindados ligeros Universal Carrier – con ametralladoras Bren y fusiles contracarro Boyd de 14 mm -, y, además, los franceses podían montar sus cañones de 25 mm sobre la caja de vehículos de ruedas, de forma que tenían capacidad para hacer rápidas incursiones fuera de la posición, hostigando a las columnas logísticas del Panzerarmee. En la mejor tradición francesa, la Brigada había construido excelentes obras de fortificación. Bir Hakeim era uno de esos escasos puntos de aguada del desierto libio, si bien la cantidad de agua que podía proporcionar resultaba insuficiente para los casi cuatro mil defensores, a los que se unían varios cientos de prisioneros capturados en los últimos combates y más de trescientos supervivientes de la III Brigada Motorizada India, que pudieron acogerse a esa posición. Pese a la presión del XX Cuerpo de Ejército italiano y aprovechando una tormenta de arena, la noche del 31 de mayo, un convoy logístico había conseguido llevar más de cien toneladas de suministros a la posición, y había conseguido evacuar a casi mil no combatientes, entre heridos y prisioneros, aliviando la difícil situación logística de la guarnición.

Universal Carrier dotado con ametralladora Bren en montaje antiaéreo. La guarnición de Bir Hakeim disponía de sesenta y tres de estos vehículos, lo que permitía hostigar a las columnas de abastecimiento del Eje, tanto al Norte como al Sur de la posición.

Entre el 2 y el 5 de junio, Rommel emprendió un ataque metódico sobre Bir Hakeim, aplicando todo el apoyo aéreo disponible, y un importante número de piezas de Artillería de Campaña. Los franceses solo disponían de piezas de tiro tenso y alcance muy inferior al de los obuses medios italianos, por lo que no podían efectuar fuego de contrabatería, lo que los dejaba inermes frente al fuego artillero enemigo. Pese a ello, las bien construidas fortificaciones francesas resistieron bien el bombardeo. Además, a diferencia de lo ocurrido en la Campaña de Francia de 1940, los infantes franceses no entraron en pánico ante los ataques de los Stuka alemanes. Esto, junto con las bien protegidas fortificaciones, hizo que los repetidos bombardeos aéreos tuvieran muy escasos efectos. La oposición de la R.A.F. convirtió al cielo de Bir Hakeim en el escenario de intensos combates aéreos, con numerosas pérdidas por ambas partes. Por su parte, la VII Brigada de Infantería Motorizada y la XXIX Brigada Motorizada India, recuperadas en parte de sus pérdidas en la ofensiva alemana de la semana precedente, acosaban a los atacantes alemanes, forzando frecuentes interrupciones en la ofensiva sobre Bir Hakeim para contrarrestar acciones de hostigamiento.

Entretanto, el General Ritchie decidió finalmente ejecutar un ataque sobre las posiciones defensivas alemanas de ‘el caldero’. Este ataque se denominó ‘operación Aberdeen’, y se planeó para la madrugada del 5 de junio. El ataque británico era tardío: la capitulación de la CL Brigada había permitido reabastecer a las Divisiones Acorazadas del Panzerarmee, cuya capacidad de combate era entonces muy superior a la que tenía pocos días antes. Para apoyar a las fuerzas terrestres, a partir de la noche del 4 de junio, la R.A.F. concentró sus esfuerzos en el ataque sobre el ‘caldero’, reduciendo su cobertura sobre Bir Hakeim. También los italoalemanes concentraron sus esfuerzos en la ‘batalla del caldero’, pero continuaron sus preparativos para el asalto a Bir Hakeim. Terminada la ofensiva británica el 8 de junio, los alemanes desencadenaron el esperado ataque sobre Bir Hakeim, con la 90ª División Ligera desde el Norte (encabezada por el Kampfgruppe Hecker, una unidad ad-hoc creada sobre la base de un Batallón de Zapadores de Asalto  – Sturmpioniere – y reforzada con FlaK de 88 mm.), la División Motorizada Trieste por el oeste (reforzada con un Regimiento de la División de Infantería Pavía) y la División Ariete por el Este, junto con todo el apoyo aéreo disponible (con varios ataques diarios de más de sesenta bombarderos y otros tantos cazas). Por su parte, los británicos apoyaron con los medios aéreos que pudieron reunir (el 8 de junio, la R.A.F. efectuó cuatrocientas setenta y seis salidas en el área de Bir Hakeim). Pese a este apoyo, la desproporción de fuerzas terrestres era insostenible para los franceses. El 9 de junio, elementos de la 15ª División Panzer y de la 21ª se unieron al ataque. Finalmente, la noche del 11 de junio, los supervivientes franceses evacuaron la posición hacia el Este, al encuentro de la VII Brigada Motorizada, que consiguió evacuar a la mayoría de ellos (de un total aproximado de tres mil seiscientos efectivos presentes el 10 de junio, dos mil setecientos – incluyendo doscientos heridos – pudieron escapar).

La decidida resistencia de los franceses en Bir Hakeim hizo que Rommel no pudiera reiniciar inmediatamente su ofensiva, lo que dio al 8º Ejército algún tiempo adicional para recuperarse de la derrota de la ‘batalla del caldero’. Sin embargo, los efectos de la batalla de Bir Hakeim fueron fundamentalmente políticos: por primera vez desde la derrota de 1940, el Ejército francés había sido capaz de operar eficazmente frente a la Wehrmacht, ganándose la admiración de sus aliados británicos y la de sus adversarios alemanes. Esto proporcionó un importante respaldo a la ‘Francia Libre’ del General De Gaulle.

Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Carlos Javier Frías Sánchez