• Buscar

El corte de hoz (10). El avance de la ‘División fantasma’

https://global-strategy.org/segunda-guerra-mundial-el-corte-de-hoz-10-el-avance-de-la-division-fantasma/ El corte de hoz (10). El avance de la ‘División fantasma’ 2020-02-14 07:30:00 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

En la mañana del 16 de mayo, el XV Cuerpo de Ejército de Hoth llegaba a la altura de Maubege a las fortificaciones de la ‘línea Maginot extendida’, que cubrían la frontera entre Francia y Bélgica. Esta línea nunca fue tan fuerte como la línea Maginot propiamente dicha, por razones políticas ya explicadas. Sin embargo, constituía un obstáculo aparentemente insuperable para las Divisiones Panzer, escasas de Artillería de Campaña, de Infantería y de Zapadores, elementos clave para romper una línea fortificada. Consecuentemente, el jefe del Grupo de Ejércitos A ordenó al 4º Ejército decidió detener a los carros de Hoth, y desplegar en primera línea al V Cuerpo de Ejército (compuesto de dos Divisiones de Infantería), que, apoyado por un refuerzo importante de Artillería, abriría paso a los panzers del XV Cuerpo de Ejército. Este redespliegue implicaba un cierto tiempo de detención, pausa que se aprovecharía para reconstituir las Divisiones Panzer del XV Cuerpo. Esta decisión no fue del gusto de Von Kluge, jefe del 4º Ejército, ni de Hoth y Rommel: los tres consideraban que el Ejército francés estaba muy quebrantado y que esa pausa operacional podría darle tiempo para reorganizarse. Así, la tarde del 16 de mayo, Von Kluge ordenó a la 7ª División Panzer que ejecutase un reconocimiento de las posiciones francesas, orden que aprovechó Rommel para intentar una penetración nocturna por sorpresa de la línea francesa. La sorpresa fue completa, y la 7ª División Panzer consiguió romper la línea fortificada en Clairfayts, 15 km al sur de Maubege. Aprovechando esta ruptura, Rommel inició un rápido avance en la retagaurdia francesa en dirección a Avesnes-sur-Helpe. En la carretera de avance alemán pernoctaba la 5ª División de Infantería Motorizada francesa, junto con elementos de la 18ª División de Infantería y de la 1ª DCR. Creyéndose al abrigo de la línea fortificada francesa, estas unidades aparcaron sus vehículos a lo largo de las carreteras, dejando una mínima guardia de seguridad. En estas condiciones, la irrupción de los carros alemanes en esa ruta llevó a la completa destrucción de estas unidades: solo un puñado de carros de la 1ª DCR – que se encontraban precisamente en Avesnes-sur-Helpe – se libró de ella.

A medianoche del 16 de mayo, las vanguardias alemanas llegaban a Avesnes-sur-Helpe, donde se encontraron con los dieciséis carros restantes del Batallón de Carros B-1 bis de la 1ª DCR. Nuevamente, la sorpresa favoreció a los alemanes, que, tras un enconado combate, consiguieron destruir trece carros franceses y forzar a retirarse a los tres restantes. Desde Avesnes-sur-Helpe, Rommel continuó su avance hasta Landrecies, 16 km más al Este, donde se apoderó de un puente sobre el río Sambre. Con esa acción, la intención de los franceses de organizar una línea defensiva sobre el Sambre estaba condenada al fracaso… Sin embargo, Rommel había llegado a Landrecies solo con un destacamente de reconocimiento, compuesto de dos Batallones de su 25º Regimiento de Carros y algunas Secciones de motoristas. El resto de su División no había cruzado siquiera la brecha abierta en Clairfayts. En realidad, Rommel había ido mucho más allá de lo que sus órdenes le autorizaban, y el resto de su División solo fue autorizado a moverse a partir de la mañana del 17. Sin embargo, la acción de Rommel desencadenó el pánico en los defensores franceses, que abandonaron sus fortificaciones en la línea Maginot extendida, y se dieron a la fuga, absolutamente desmoralizados (el propio Rommel, únicamente con la tripulación de su vehículo de mando, hizo prisionera a una columna francesa de más de 40 camiones con infantes armados).

El éxito de Rommel llevó a una reorganización en las fuerzas alemanas: el XVI Cuerpo de Ejército del general Hoepner y el XXXIX Cuerpo de Ejército (dos Divisiones de Infantería Motorizada) del general Schmidt (hasta entonces perteneciente ambos al Grupo de Ejércitos B) se unieron al XV Cuerpo de Ejército de Hoth, para formar el Panzergruppe Hoth. Este nuevo Panzergruppe y el ahora disminuido Panzergruppe Kleist se pusieron bajo las órdenes del 4º Ejército de Von Kluge. La idea de esta organización era reunir bajo una sola autoridad todas las Divisiones móviles disponibles. El Panzergruppe Kleist, más al Sur, debía tomar los pasos sobre el Somme y el Aisne, mientras que el Panzergruppe Hoth debía completar el cerco de los Ejércitos aliados en territorio belga.

Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Carlos Javier Frías Sánchez