• Buscar

El corte de hoz (8). La batalla de Flavion

https://global-strategy.org/segunda-guerra-mundial-el-corte-de-hoz-8-la-batalla-de-flavion/ El corte de hoz (8). La batalla de Flavion 2020-02-01 12:30:00 Carlos Javier Frías Sánchez Blog post War Studies Segunda Guerra Mundial
Print Friendly, PDF & Email

El cruce del Mosa por Hoth desencadenó una nueva crisis en el mando francés, que ordenó el 13 de mayo a la 1ª DCR la ejecución de un contraataque inmediato sobre la débil cabeza de puente alemana.

El contraataque de la 1ª DCR en Flavion, a 15 km al sur de Charleroi, el 13 de mayo ejemplifica la inadecuación de los carros franceses a la doctrina de guerra de movimiento que se pretendió adoptar parcial y tardíamente, junto con los problemas ya citados de mando y control y de organización de las unidades francesas en 1940. Por un lado, por las características técnicas de los carros de combate franceses (especialmente su escasa autonomía y la carencia generalizada de equipos de radio), por otro lado, por la organización del sistema logístico de las DCRs (especialmente por su lentitud para el repostaje y su dependencia de un reducido número de camiones cisterna con escasa capacidad todoterreno) y, finalmente, por la propia estructura de la DCR, muy influida por la idea “solo carros” (“tanks only”) imperante entre los teóricos aliados, reforzada por la propaganda de la Wehrmacht, que destacaba el papel de los carros como clave de la victoria en Polonia. Así, la 1ª DCR se componía de dos Batallones de Carros pesados, uno de ellos con 34 Char de Bataille B-1 bis y otro con 35 de ellos, dos Batallones de Carros ligeros, con 45 Hotchkiss H-39 cada uno, un solo Batallón de Infantería Motorizada, un Grupo de Artillería con 24 obuses de 105 mm, con tractores de cadenas y una Compañía de Cañones Contracarro con cañones de 47 mm.

En Flavion, la 1ª DCR se enfrentó a elementos de la 7ª División Panzer (el 25º Regimiento Panzer) y de la 5ª División Panzer (el 37º Regimiento Panzer). La 1ª DCR (reforzada por el VI Batallón de Carros) disponía de un total de 159 carros de combate. Por parte alemana, el 25º Regimiento Acorazado alemán se componía de tres Batallones (Abteilungen), cada uno con tres Compañías de Carros ligeros (con siete u ocho Panzer I y II cada una) y una Compañía de Carros medios (con una decena de Skoda 35(t) y 38(t) cada una), con un total de unos 90 carros. Por su parte, el 37º Regimiento Acorazado se organizaba de forma similar al 25º, con unos de 90 carros de combate, de los que una treintena eran Panzer-III y IV (las tres Compañías de Carros medios), y los sesenta restantes eran Panzer-I y II (en las Compañías de Carros ligeros). Como se ha explicado, las posibilidades de los cañones de los carros Skoda, Panzer-III y IV de perforar el pesado blindaje de los carros franceses eran, siendo optimistas, reducidas, mientras que los Panzer-I y II carecían de ninguna posibilidad frente a los carros franceses. Además de ello, el combate de los dos Regimientos Acorazados alemanes se produjo secuencialmente: el 25º Regimiento inició el combate en solitario, abandonando el campo para proseguir su avance hacia el Oeste a la llegada del 37º Regimiento. Y, sin embargo, la batalla de Flavion se saldó con la destrucción de la 1ª DCR como fuerza combatiente, perdiendo más de 140 carros, aunque con serias pérdidas por parte alemana (algunos autores las cifran en más de cien carros lo que es difícil de creer, habida cuenta de que la operatividad de la 5ª y la 7ª Divisiones Panzer apenas se resintió). La forma de combatir de ambos bandos en esa batalla explica este resultado:

Pese a que el Alto Mando francés pretendía ejecutar un contraataque el mismo día 13 de mayo, los comentados y habituales retrasos en la emisión y recepción de las órdenes hicieron que la 1ª DCR comenzase su movimiento el 13 por la tarde, lo que ya hacía inviable efectuar el contraataque ese día. Como también era habitual, el movimiento de la 1ª DCR fue muy lento, por la propia velocidad de sus carros y por encontrarse las carreteras obstaculizadas por unidades en retirada y civiles huyendo de los alemanes. Inicialmente, la 1ª DCR avanzó hasta Flavion, a unos 15 km de sus bases de partida. Así la 1ª DCR se encontraba a solo 5 km de los elementos avanzados de la 7ª División Panzer: los alemanes habían recorrido 60 km combatiendo desde Dinant en el mismo tiempo que había empleado la 1ª DCR en desplazarse 15 km por territorio propio, sin enemigo. Al carecer de elementos de reconocimiento, la 1ª DCR desconocía la presencia de los alemanes, por lo que decidió detenerse para pasar la noche, con idea de repostar antes de proseguir el movimiento hacia el enemigo, suponiendo a los alemanes todavía en las inmediaciones del cruce del Mosa en Dinant. Sin embargo, los elementos logísticos de la 1ª DCR desplegaban muy a retaguardia – como establecía su doctrina -, por lo que los camiones cisterna no llegaron hasta los carros de vanguardia hasta la mañana del 14 de mayo. Así, cuando los elementos de reconocimiento alemanes iniciaron su movimiento, se encontraron con los carros de la 1ª DCR en mitad del engorroso procedimiento de repostaje. Fieles a su doctrina, los alemanes iniciaron un vigoroso ataque (pese a su inferioridad numérica), lanzando al combate a los tres Batallones del 25º Regimiento Acorazado, y a los del 37º Regimiento Acorazado (que llegó algunas horas después). La llegada de los alemanes supuso la interrupción de las labores de repostaje, disminuyendo aún más la ya reducida autonomía de los carros franceses. La incapacidad de los Panzer-I y II de enfrentarse a los pesados carros franceses obligó a cada uno de los Regimientos alemanes a concentrar sobre la marcha a su treintena de Skoda y sus otros tantos Panzer-III y IV en un solo elemento de maniobra en cada Regimiento, buscando aislar a pequeños grupos de carros franceses para combatirlos con superioridad local. Para ello, los alemanes amagaban con ataques repentinos por los flancos a cargo de los Panzer-I y II, escapando cuando conseguían atraer la atención de los más lentos carros franceses. Puesto que los franceses carecían de radio, sus jefes eran incapaces de coordinar la actuación de sus fuerzas, por lo que cada carro actuaba de forma casi independiente, guiando su conducta por lo que adivinaba de la actuación de su jefe. Esta forma de actuar, bastante caótica, implicaba un gasto adicional de combustible, reduciendo aún más su limitada autonomía. Los alemanes, además, dentro de su concepto de combate interarmas, mantenían la Artillería adelantada, por lo que, si los franceses realizaban algún movimiento especialmente peligroso, la Artillería alemana reaccionaba inmediatamente contra los carros que lo llevaban a cabo. Siguiendo la tradición de la Caballería alemana, los carros ligeros alemanes intentaban atraer a los carros franceses hacia emboscadas en los que la Artillería pesada y los cañones antiaéreos de FlaK-36 de 88/56 se encargaban de destruir a los pesadamente acorazados carros franceses. Los franceses, por su parte, en su concepto “solo carros” habían mantenido su Artillería a retaguardia, por lo que carecían de apoyo de fuegos… En estas condiciones, el resultado del combate era previsible: tras dos días de combate, en Flavion y, posteriormente, en Beaumont, todos los carros franceses, excepto dieciséis, estaban fuera de combate, la mayoría de ellos destruidos por sus propias dotaciones tras quedarse sin combustible. Nuevamente, los cañones de los carros alemanes (y los de sus Baterías Contracarro) se habían visto impotentes ante los pesados blindajes de los franceses, y, sin embargo, los alemanes habían obtenido una contundente victoria en inferioridad de condiciones.

Carlos Javier Frías Sánchez

Carlos Javier Frías Sánchez es Coronel Jefe de la Secretaría Técnica de la División de Planes Estado Mayor del Ejército español

Ver todos los artículos
Carlos Javier Frías Sánchez