• Buscar

Zona gris en la frontera sur

https://global-strategy.org/zona-gris-en-la-frontera-sur/ Zona gris en la frontera sur 2021-02-15 11:55:44 Carlos Fernández López Blog post Política de Defensa España Norte de África Zona gris y estrategias híbridas
Print Friendly, PDF & Email

Durante la última década del siglo XX el orden internacional ha sufrido diferentes mutaciones que han perturbado el equilibrio mundial, alterando no solo el status de regiones y países con grandes aspiraciones estratégicas, sino también desequilibrando la balanza hacia occidente. Los principales cambios que se han producido desde principios de siglo y que han tenido gran repercusión en las relaciones internacionales son[i] la desintegración de la Unión Soviética, la crisis financiera de 2007 y la estrategia de seguridad nacional de Estados Unidos de 2017. La vuelta al equilibrio aún no se vislumbra, pero todo parece indicar que no se vaya a producir de mutuo acuerdo.

En la actualidad, el proceso de cambio dentro del orden mundial aún no ha finalizado, ya que aquellas potencias disconformes con su posición en el nuevo orden, a las que se ha denominado potencias revisionistas[ii], tratan de volver a ocupar la posición que, bajo su punto de vista, nunca debieron abandonar. Estas potencias, para conseguir sus objetivos estratégicos, llevan a cabo acciones más allá de la competencia pacífica sin sobrepasar la delgada línea roja del conflicto armado, estas acciones son las que se denominan Zona Gris. Entre estos países revisionistas se han identificado potencias globales como Rusia y China e Irán y Corea del Norte, entre otros, como regionales.

Se han escrito infinidad de artículos que se ocupan de los países revisionistas globales, pero pocos tratan los revisionistas regionales, es decir aquellos que quieren cambiar el peso específico de las regiones sin cuestionar el global, como es el caso que pretendo ocupar con este artículo.

Una definición más exacta de la zona gris es la que nos proporciona el Doctor Jordán[iii], “es el espacio intermedio en el espectro de conflicto que separa la competición, acorde con las pautas convencionales de hacer política, del enfrentamiento armado directo y continuado”. A esta definición me atrevo a añadir que debe existir un beneficio estratégico claro, es decir, hay que evaluar concienzudamente el coste-beneficio que obtendría el actor al llevar a cabo estas acciones ante una posible e indeseada escalada militar tradicional, motivos por los cuales pretende que el conflicto quede limitado a la zona gris.

Es habitual confundir la zona gris con la guerra híbrida, es decir aquella que mezcla tácticas, técnicas y procedimientos de guerra convencional y no convencional, el profesor Carment[iv] considera que los dos conceptos, sin llegar a ser sinónimos, forman parte de la misma estructura, mientras que la zona gris hace referencia a los objetivos estratégicos la guerra híbrida busca la consecución de objetivos tácticos.

Una vez hecha esta aclaración y profundizando en nuestros actores revisionistas, establecen una estrategia considerando factores como la ausencia e intrincada regulación de determinados ámbitos, como el cibernético o marítimo, la explotación de la fragilidad de los espacios comunes globales que sustentan nuestra globalización y bienestar, y la debilidad y dificultad en el proceso de la toma de decisiones de los gobiernos occidentales. Movimientos y manifestaciones civiles, uso de proxys, campañas de influencia a través de medios de comunicación afines, redes sociales o ataques masivos cibernéticos son las armas que proporcionan pequeñas victorias con las que pretenden conseguir, a largo plazo, sus objetivos estratégicos. Para ello cuentan con el arma que les otorga la ventaja fundamental: la difícil atribución de los actos que llevan a cabo, su opacidad, confusión e indeterminación y la paciencia estratégica[v], es decir, buscar pacientemente lograr sus objetivos estratégicos en base a la consecución de pequeños logros a lo largo del tiempo.

Mirando a nuestra frontera sur y abordando el tema desde el prisma nacional, cabe recordar cómo se desencadenó el fin de la presencia española en el Sáhara Occidental. La pérdida del Sahara comenzó a vislumbrarse el 6 de noviembre de 1975, hace más 40 años, cuando 350.000 civiles, ondeando banderas marroquíes, alabando al Rey Hasan II y mostrando al mundo como única arma el sagrado Corán, cruzaron jaleados por grupos políticos y militares encubiertos la frontera de la última colonia española: a este movimiento se le denominó Marcha Verde. Si analizamos el carácter de los actos y acciones llevadas a cabo y los efectos que lograron y los comparamos con la definición de zona gris, enunciada en los párrafos anteriores, podemos concluir que las acciones llevadas a cabo no sobrepasaron el umbral del conflicto armado ni siquiera se aproximaron, de hecho este era su primer objetivo: forzar a España a la duda estratégica y que se viera obligada a hacer un balance coste-beneficio de escalar el conflicto. Para llevarlo a cabo aprovecharon la mermada capacidad de decisión política de España ante la inminente muerte del General Franco, la presión internacional, los medios de comunicación y una sociedad más pendiente de su futuro en su tierra natal que más allá de sus fronteras, para culminar con el fin de la presencia española en el Sahara Occidental sin la necesidad de recurrir a las armas. Fundamentalmente utilizaron el ius in bello[vi] en su favor, es decir la protección que otorga el DIH a las personas civiles contra los efectos de las operaciones militares: ZONA GRIS en su máxima expresión. Se puede afirmar que la zona gris queda determinada tras una exhaustiva observación del ius in bello para diseñar la estrategia con parámetros del ius ad bellum[vii][viii].

Algunas de estas acciones tuvieron bastante similitud con las llevadas a cabo por Rusia, máximo exponente y nación que se encuentra bastante cómoda en la zona gris, durante la anexión de Crimea en marzo de 2014 con los famosos “little green men”, expresión que hace referencia a los soldados encubiertos de la Federación de Rusia con uniformes del ejército sin distintivos y portando sofisticadas armas y equipos militares rusos.

Pero centrémonos en nuestra frontera sur, más concretamente en nuestros territorios del norte de África e Islas Canarias. Para ello partamos de la incertidumbre que siempre surge al hablar de nuestras Ciudades Autónomas, Ceuta y Melilla, y el concepto de defensa colectiva de la OTAN. Si tradujéramos literalmente el artículo 5 del Tratado de Washington, Ceuta y Melilla quedarían fuera del paraguas protector de la OTAN[ix].

Artículo 5. Las partes convienen en que un ataque armado contra una o contra varias de ellas, acaecido en Europa o en América del Norte, se considerará como un ataque dirigido contra todas ellas y, en consecuencia, acuerdan que si tal ataque se produce, cada una de ellas, en ejercicio del derecho de legítima defensa individual o colectiva, reconocido por el artículo 51 de la Carta de las Naciones Unidas, asistirá a la Parte o Partes así atacadas , adoptando seguidamente, individualmente y de acuerdo con las otras Partes, las medidas que juzgue necesarias, incluso el empleo de la fuerza armada, para restablecer y mantener la seguridad en la región del Atlántico Norte.

Sin embargo, tras el concepto estratégico de la alianza (CE 2010[x]), documento en el que la Alianza detalla sus objetivos estratégicos y planes de futuro, se entiende que se actuaría ante cualquier agresión a los intereses de los estados miembros y sus ciudadanos, obviando la limitación geográfica que la interpretación literal del articulo 5 hace al limitar su actuación a Europa y América del Norte, signo claro de la evolución y adaptación de la Alianza Atlántica como expresión natural de las declaraciones oficiales de los Jefes de Estado y de Gobierno aliados.

Si bien la promulgación del CE 2010, eliminaba cualquier duda, la realidad es que Marruecos ha ido construyendo un enjambre de alianzas y tratos comerciales con muchos estados aliados, entre los que destacan las adquisiciones de armamento y material fundamentalmente con Estados Unidos[xi] y en menor medida con Francia[xii] entre otros, por lo que siempre nos quedará la incertidumbre de la aplicación de la ya mencionada Defensa Colectiva.

Debemos trabajar en una respuesta autónoma a este tipo de amenazas tal y como contempla nuestra estrategia de seguridad nacional de 2017[xiii]: “mejorar la capacidad de defensa autónoma para ejercer una disuasión efectiva frente a cualquier amenaza exterior”.

La dinastía alauita lleva décadas, más concretamente desde su independencia en 1956, haciendo público y palpable su anhelo tradicional e interés estratégico que para ellos tienen los dos únicos territorios no insulares con los que España cuenta en el Norte de África. A pesar de no haber estado jamás bajo su posesión, reclama sin cesar y considera nuestras Ciudades Autónomas como territorios históricamente marroquís, si bien los historiadores afirman justo lo contrario[xiv]. Estas reclamaciones son, bajo mi punto de vista, el conflicto oculto que explica la actitud revisionista del gobierno marroquí, condición necesaria para justificar las acciones en la zona gris.

Lo que está claro es que, si bien ambos países firmaron en 1992 el Acuerdo[xv] de Amistad, Buena Vecindad y Cooperación por el que se comprometían a no usar la fuerza para resolver sus posibles disputas, su objetivo estratégico sigue siendo la anexión de Ceuta y Melilla y la ampliación de sus límites marítimos, para ello podrían estar empleando tácticas de zona gris como a continuación explicaremos, a través de las cuales se respetaría este acuerdo por un lado y lograrían su ansiado fin por el otro.

Son diversas las técnicas que podrían estar empleando, pero tres de ellas pueden ser fácilmente comprobadas y podrían ser claves para lograr sus objetivos: la asfixia económica de las Ciudades Autónomas usando para ello la apertura y cierre de fronteras a su antojo, el avance demográfico marroquí sobre el español y la implantación del islam como religión predominante en las ciudades autónomas, todo ello aderezado con el control, o mejor dicho la falta de control sobre los flujos migratorios a su antojo, abriendo o cerrando ese flujo según su necesidad de negociar para favorecer sus intenciones de obtener el reconocimiento internacional de su soberanía sobre el Sahara Occidental y por ende de sus aguas jurisdiccionales.

  1. Asfixia económica. El pasado 13 de marzo[xvi] y aprovechando la crisis sanitaria provocado por el SARS-COV2 el gobierno alauita cerró unilateralmente sus fronteras en Ceuta y Melilla y así permanecen en la actualidad. La ya de por sí débil y dependiente economía de nuestras ciudades autónomas se ha visto gravemente perjudicada, las colas del paro crecen, las empresas de construcción, que dependen de Marruecos, se debilitan, la industria de la alimentación ha sufrido de lleno la dependencia de Marruecos y los trabajadores transfronterizos y porteadores se encuentran sin opciones. El malestar de los empresarios y pequeños comerciantes crece en un ambiente de gran incertidumbre en el que las ayudas del gobierno central parecen insuficientes. Además, este cierre de fronteras hace que psicológicamente la población se sienta aún más aislada del resto de la península. Este factor de cohesión y pertenencia puede parecer nimio, pero es de vital importancia para la población residente en ambas ciudades.
  2. Avance demográfico marroquí e implantación del Islam. Según el último estudio demográfico de la población musulmana[xvii], elaborado por la Unión de Comunidades Islámicas de España (UCIDE), el porcentaje de población que profesa el Islam en Ceuta asciende a más del 40% de ciudadanos alcanzándose en Melilla un porcentaje aún mas alarmante ya que alcanza más de la mitad de la población, aproximándose al 55%, siendo la población originariamente española tal y como se observa en la gráfica, pero con profundas raíces marroquís. Puede decirse sin lugar a dudas que un alto porcentaje de la población, aun siendo de nacionalidad española son marroquíes de segunda o tercera generación.
Porcentaje de población de origen marroquí
Fuente:UCIDE. Elaboración propia.

  • Flujos migratorios y alianzas internacionales. Los movimientos migratorios masivos[xviii] son un desafío para la seguridad nacional y pueden llegar a desequilibrar la estabilidad regional. Los países de origen podrían utilizar los flujos migratorios para ejercer presión como una medida para alcanzar sus objetivos estratégicos. La postura española quedaría debilitada y podría condicionar el apoyo de la comunidad internacional, ante el objetivo expansionista Marroquí sobre el Sahara, si eso significara un mayor control de esas fronteras actualmente tan permeables.

Durante el último año se ha consolidado la ruta atlántica como vía principal de entrada en España a través de las Islas Canarias[xix], especialmente en el segundo semestre. Estos flujos migratorios se originan principalmente desde el Sahara[xx], territorio históricamente ansiado por Marruecos.

Fuente Ministerio del interior[xxi].

En el mes de marzo[xxii], aprovechando el estado de alarma y confinamiento establecido en España, Marruecos publicó unilateralmente y en contra del Derecho Internacional Marítimo la extensión, en la zona del Sahara, de su mar territorial a 12 millas, su zona económica exclusiva a 200 millas y su plataforma continental hasta las 350, incluyendo no solo aguas del Sahara Occidental sino además solapando en gran parte, aguas jurisdiccionales españolas ya reclamadas a Naciones Unidas en 2014 y que Marruecos recurrió en 2015. La clave de esta ampliación reside en la ilegítima inclusión dentro de la plataforma continental marroquí del monte submarino Tropic, principal motivo de litigio con España al ser el mayor yacimiento de Telurio del mundo. En Tropic se podría encontrar hasta el 10% de la reserva mundial de este material estratégico para la industria electrónica.

Fuente: ABC.es[xxiii]

Además, a finales del verano pasado, EEUU, Israel y Marruecos sentaron las bases para que EEUU reconociese la soberanía marroquí a cambio de que Marruecos iniciara relaciones diplomáticas con Israel, estando sobre la mesa incluso la creación de un consulado americano en Dakhla (antigua Villa Cisneros)[xxiv]. A partir de este momento la migración marroquí hacia canarias se disparó desde las desprotegidas e incontroladas fronteras del Sahara. En noviembre tropas marroquíes invadieron la zona de El Guerguerat con la excusa de que el inicio de las hostilidades fue llevado a cabo por el Frente Polisario. El 22 de diciembre una delegación de los Estados Unidos e Israel se reunieron[xxv] con Mohamed VI después de cancelar la cumbre con España, prevista para el 17 de diciembre[xxvi]. Por último, el viernes 15 de enero de 2021 Nasser Bourita[xxvii], ministro de exteriores de Marruecos, tras la “Conferencia Ministerial de Apoyo a la Iniciativa de Autonomía bajo la Soberanía de Marruecos”, una reunión con la diplomacia de más de cuarenta países a iniciativa a de Estados Unidos y Marruecos”, manifestó que Europa debía seguir los pasos de Estados Unidos de apoyar la propuesta de Rabat de conceder al Sáhara una autonomía limitada pero bajo soberanía de Marruecos. Posteriormente, Francia apoyó está propuesta el pasado diciembre, abogando por una “solución política justa, duradera, y aceptada por las dos partes” insistiendo en que el conflicto “ha durado bastante” y el plan de Rabat se puede considerar como “una base de discusión seria y creíble”[xxviii].

Conclusión

Las relaciones internacionales han evolucionado, el antiguo espectro de los conflictos que transcurría desde el blanco (paz) o negro (conflicto armado de alta intensidad o incluso nuclear) se ha convertido en una panoplia de colores grises de diferente intensidad y cada vez más amplia. Los países revisionistas, ya sean globales o regionales, se aproximan, cada vez, y con más frecuencia a la zona central de esa paleta de colores en busca de sus objetivos estratégicos, acomodando sus acciones en los espacios comunes globales y en las fallas del derecho internacional.

Analizando de manera independiente cada uno de los diferentes acontecimientos que se presentan, todo parece indicar que son hechos aislados dentro del normal discurrir de la historia de las naciones. Sin embargo, desde el prisma de la zona gris Marruecos podría estar llevando a cabo acciones revisionistas, más allá de la competencia pacífica, con la suficiente sutileza para no desembocar en un conflicto que conlleve una respuesta militar. Su finalidad, de la mano de la paciencia estratégica, es lograr sus objetivos geopolíticos a largo plazo. Para esta finalidad, las alianzas y acuerdos regionales con grandes potencias son clave, ya que en base a esos acuerdos podría ponerse en cuestión una posible aplicación de la defensa colectiva.

Atendiendo a esta perspectiva se puede inferir que Marruecos traza un plan estratégico cuya esencia son las acciones propias de la zona gris. Con el paso de los años veremos como se desarrollan los acontecimientos y si Marruecos realmente tenía un plan prediseñado, sincronizado y ejecutable.


[i] G. Pacheco Mendez. Desarrollo, Mundialización y Bloques regionales. Disponible en: https://www.redalyc.org/jatsRepo/267/26757552003/html/index.html

[ii] Estrategia de seguridad Nacional EEUU. Diciembre de 2017. Disponible en : http://nssarchive.us/wp-content/uploads/2020/04/2017.pdf

[iii] Javier Jordán, “Estrategias de irán en la zona gris del conflicto: su dimensión marítima”. Revista General de Marina” noviembre 2018.

[iv] CARMENT, D. «War’s Future: the risks and rewards of grey-zone conflict and hybrid warfare». Canadian Global Affairs Institute, octubre 2018.

[v] Barak Obama. “The challenges we face require strategic patience and persistence”. NSS 2015. Disponible en: https://obamawhitehouse.archives.gov/sites/default/files/docs/2015_national_security_strategy_2.pdf

[vi] Ius in bello rama del derecho que define las prácticas aceptables mientras se está en guerra, se le conoce como derecho de la guerra. https://www.icrc.org/es/doc/war-and-law/ihl-other-legal-regmies/jus-in-bello-jus-ad-bellum/overview-jus-ad-bellum-jus-in-bello.htm

[vii] Ius ad Bellum rama del derecho que define las legítimas razones que un Estado tiene para entrar en guerra y se enfoca en ciertos criterios que para hacer la guerra justa.

[viii] Entrevista CF Ignacio Nieto Fernández.

[ix] Francisco Javier Ayuela Azcárate: “Ceuta, Melilla y el paraguas de la OTAN”. Global Strategy Reports 23 marzo 2020. Se puede encontrar en: https://global-strategy.org/ceuta-melilla-y-el-paraguas-de-la-otan/

[x] Concepto Estratégico de la Alianza. Lisboa noviembre 2010. http://www.nato.int/cps/en/natohq/topics_82705.htm

[xi] Josep Baqués: https://global-strategy.org/la-modernizacion-del-ejercito-de-tierra-de-marruecos-datos-e-inferencias-para-una-mirada-estrategica/

https://global-strategy.org/la-marina-real-marroqui-se-potencia/

https://global-strategy.org/marruecos-suma-y-sigue-en-la-modernizacion-de-la-real-fuerza-aerea/

[xii] https://www.defensa.com/africa-asia-pacifico/marruecos-firma-contrato-para-sistema-defensa-aerea-frances

[xiii] Estrategia de Seguridad Nacional de 2017. Disponible en: https://www.dsn.gob.es/es/estrategias-publicaciones/estrategias

[xiv] Pablo Moral. “Ceuta y Melilla, la excepción española”. Disponible en: https://elordenmundial.com/ceuta-y-melilla-la-excepcion-espanola/

[xv] Tratado de amistad, buena vecindad y cooperación entre el Reino de España y el Reino de Marruecos, hecho en Rabat, el 4 de julio de 1991. Disponible en: https://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1993-5422

[xvi] Disponible en: http://www.exteriores.gob.es/Consulados/TANGER/es/Consulado/Paginas/Articulos/INFORMACI%C3%93N-SOBRE-EL-CORONAVIRUS.aspx

[xvii] Estudio disponible en : http://ucide.org/?q=es/content/estudio-demogr%C3%A1fico-de-la-poblaci%C3%B3n-musulmana-7

[xviii] ESN 2017: “En cuanto a desafíos a tratar se señalan la inestabilidad económica, la vulnerabilidad energética, los movimientos migratorios, las emergencias y catástrofes, las epidemias y pandemias y el cambio climático”.

[xix] http://www.interior.gob.es/prensa/balances-e-informes/2020

[xx] Informe 2020 CEAR. ”Las personas refugiadas en España y Europa” Disponible en:

https://www.cear.es/wp-content/uploads/2020/06/Informe-Anual_CEAR_2020_.pdf

[xxi] Informe Quincenal sobre Inmigración Irregular. Disponible en:

http://www.interior.gob.es/documents/10180/11389243/informe_quincenal_acumulado_01-01_al_31-07-2020+corregido.pdf/c70a7225-5dbb-4be6-9cc8-77575921d5dc

[xxii] http://www.sgg.gov.ma/Portals/1/BO/2020/BO_6869_Ar.pdf?ver=2020-03-30-170119-147

[xxiii] Disponible en : https://www.abc.es/espana/abci-marruecos-aprueba-ampliacion-frontera-maritima-hacia-canarias-202001222111_noticia.html

[xxiv] Disponible en: https://atalayar.com/content/una-delegaci%C3%B3n-de-estadounidense-visita-su-futuro-consulado-en-el-s%C3%A1hara

[xxv] Información disponible en: https://www.elespanol.com/mundo/20201222/desplante-marruecos-sanchez-eeuu-israel-aplazar-espana/545446688_0.html

[xxvi] Información disponible en: https://www.elmundo.es/internacional/2020/12/10/5fd28c5bfdddfff8598b45af.html

[xxvii] Disponible en: https://www.mapnews.ma/es/actualites/pol%C3%ADtica/s%C3%A1hara-marroqu%C3%AD-bourita-llama-europa-sumarse-la-din%C3%A1mica-internacional

[xxviii] https://www.efe.com/efe/espana/mundo/marruecos-logra-en-el-sahara-apoyo-de-eeuu-y-francia-ante-bloqueo-la-onu/10001-4416716

Carlos Fernández López

Capitán de Corbeta de la Armada Española

Ver todos los artículos
Carlos Fernández López