• Buscar

Cumbre de la OTAN de Bruselas: ¿China o Europa?

https://global-strategy.org/cumbre-de-la-otan-de-bruselas-china-o-europa/ Cumbre de la OTAN de Bruselas: ¿China o Europa? 2021-08-08 17:55:10 Augusto Conte de los Ríos Blog post Estudios Globales China OTAN
Print Friendly, PDF & Email

A principios de diciembre de 2020 los ministros de Exteriores de los treinta países miembros de la OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte o NATO) se reunieron en una conferencia virtual para discutir el ascenso de China[1]. Fue la primera vez que lo hacían con colegas no pertenecientes a la OTAN de Asia y el Pacífico[2]. En la conferencia de prensa del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras el segundo día de las reuniones dijo[3]: “China no es un adversario de la OTAN, pero está claro que el ascenso de China puede brindar nuevas oportunidades, pero también, nuevos desafíos”.

En este nuevo entorno estratégico internacional para China, su relación con la Unión Europea (UE) es extremadamente importante, especialmente después de que el presidente Trump adoptara la línea política dura de “América primero” y se retirara sucesivamente de las organizaciones de cooperación global[4]. Como socios estratégicos globales, tanto China como la UE son conscientes de la importancia tácita de reforzar la cooperación global para ambas partes[5].

China está convirtiéndose en un tema recurrente en las agendas de las reuniones y sesiones informativas de la OTAN, la Alianza ha reconocido explícitamente que China empieza a ser algo preocupante y más al ver como se infiltra en Europa. La creciente presencia de empresas chinas en países europeos miembros de la OTAN está atrayendo la mirada de los estrategas que ven con preocupación está invasión del poder blando chino que, además, provoca y demanda una modificación urgente de la estrategia de la Alianza.

En la última Cumbre de la OTAN en Bruselas[6], celebrada en junio pasado, la Alianza confirmó que ellos son el foro único, esencial e indispensable, para la acción conjunta sobre las cuestiones relacionadas con nuestra seguridad individual y colectiva. La OTAN se enfrenta a múltiples amenazas, entre las que se encuentra la amenaza sistemática de poderes autoritarios, las acciones agresivas de Rusia y la creciente influencia de China. Estas amenazas son tan grandes que la OTAN debe abordarlas juntos, como una alianza.  Nos enfrentamos, cada vez más, a amenazas asimétricas, híbridas y cibernéticas, como las últimas campañas de desinformación y el uso malintencionado de tecnologías disruptivas cada vez más eficientes y sofisticadas.

Esto requiere un cambio significativo dentro de la OTAN. Debemos adelantarnos a China, saber cómo juega y prepararnos para el futuro. Ver que el cambio ya está en marcha y concienciarnos de la debilidad que produce la presencia de China en Europa. La estrategia común sobre China está siendo desafiada por la hipoteca que tienen algunos miembros de la OTAN que cuenta ya con demasiados intereses económicos y comerciales con China. Entre estos miembros figuran, especialmente, los países de Europa Central. Aunque los desafíos de seguridad para la OTAN sitúan a China como una prioridad, esto no se traduce por una unión política; al revés, nos enfrentamos a los intereses económicos individuales de algunos Estados miembros europeos.

La crisis económica y, sobre todo, la Iniciativa Belt and Road (BRI) atrae a ciertos países europeos a alinearse con los intereses económicos y políticos de China. Grecia, Hungría, Portugal, Italia, Albania, Croacia, Montenegro y Macedonia del Norte, todos miembros de la OTAN, participan activamente en la BRI y generan una brecha en Europa Central[7]. Todos estos países también participan en la Red 17+1 liderada por China. La Red fue inicialmente llamada la Red 16+1. Se trata de un marco de cooperación formado por China y 16 países de Europa Central y Oriental que se estableció en abril de 2012 en Polonia.

China promueve un concepto de seguridad colectiva que vincula el desarrollo de la infraestructura con el social y económico. Pero la presencia de China en Europa también tiene implicaciones de seguridad para la OTAN y sus miembros. Las instituciones presentes en Europa están reconociendo tardíamente las repercusiones. En particular la OTAN, que tiene el reto de abordar las amenazas a la seguridad. El poder chino y su alcance global plantea desafíos a las sociedades abiertas y democráticas, particularmente ahora que vemos claramente una mayor expansión de sus ambiciones territoriales[8].

Mejorar la capacidad de seguridad y disuasión de la OTAN contra Rusia y China es costoso y requiere de una fuerte inversión en defensa, pero lo que es más importante y fundamental es la falta de cohesión entre los países miembros de la OTAN respecto a la postura frente a China. La brecha que se produce en Europa Central, está llamada a ampliarse a medida que no consigamos aunar nuestros esfuerzos políticos, económicos y militares, como miembros de la OTAN y de la UE. Mientras haya países que sigan bailando al son de la música que toca China, seguiremos debilitándonos, no solo como OTAN, también como UE.

Encontrar respuestas coherentes a los desafíos en este escenario geopolítico multilateral proporcionará a la OTAN y a la UE una idea de hasta qué punto Europa puede seguir siendo relevante durante la próxima década. En lugar de aventurarse en Asia y el Pacífico, la OTAN debería volver a recuperar el terreno perdido en Europa, establecer lazos que permitan fomentar la confianza entre los países vecinos y aumentar la cooperación en materia de seguridad, especialmente en la región mediterránea donde todavía somos relevantes.

La OTAN ha prestado muy poca atención estratégica al Mediterráneo a pesar del incremento de los desafíos, mientras, potencias como Rusia, e incluso China[9], han aumentado constantemente su presencia militar. Con un aumento espectacular de los conflictos y los desafíos migratorios, la OTAN y la UE están llamadas a fortalecer su presencia y reafirmar su unidad en el Mediterráneo, y mejorando también su relación con Turquía[10].

La elección de Grecia y el puerto de El Pireo es puramente geoestratégico. El puerto griego disfruta de espacio, aguas profundas y está protegido, además, está su situación en medio del Mediterráneo casi equidistante de los mercados de Europa, Turquía y Oriente Medio. Para los demás países balcánicos, la estrategia china es casi la misma. China, que no estaba presente hace diez años en la región, es ahora el tercer socio comercial más importante en Bosnia y Herzegovina y Montenegro y el cuarto en Serbia[11].

La OTAN está empezando a adaptarse a una era de rivalidad estratégica multipolar que no sólo incluye a Rusia, sino también a China, Irán y Corea del Norte. Mantener una alianza fuerte como la OTAN será importante en la competencia geopolítica de la próxima década. La cooperación militar y tecnológica entre Rusia y China sin duda afectará a la OTAN y tendrá que dedicar más tiempo y recursos a estas nuevas amenazas a la seguridad planteadas por China.

Tras la pandemia y la crisis causada por el COVID-19, llevará tiempo identificar qué pasos dará el presidente Biden pero no podemos obviar que China tiene el segundo presupuesto de defensa más grande del mundo, está invirtiendo fuertemente en nuevas capacidades y no comparte nuestros valores. Por tanto, la OTAN debe trabajar unida en un interés común para defender nuestros valores y reforzar nuestra resiliencia como sociedad, manteniendo un orden basado en reglas y respeto.

En el comunicado de la última Cumbre de Bruselas se reafirmó en el nuevo enfoque sobre la amenaza china, haciendo referencias a los ciberataques, las amenazas híbridas y asimétricas y las campañas de desinformación, práctica habitual de regímenes como el de China[12]. Pero la cohesión interna entre los Estados miembros de la OTAN no se fabrica a través de comunicados que endurecen el tono frente a China. Hasta qué punto China representa una amenaza explícita, y no sólo un desafío estratégico para la OTAN, seguirá liderando las agendas de futuras cumbres y la asignación de recursos de la Alianza en un futuro cercano, pero sin esa cohesión que reclamamos, poco lograremos.

El problema no es China sino Europa, ¿dónde queremos ir y a qué estamos dispuestos a renunciar? Esas son las preguntas que me hago y que China difícilmente nos podrá resolver.


[1] Este no fue el último, posteriormente en junio 2021 se celebro una segunda reunión, también con los Ministros de Defensa, donde se incidió más sobre el problema de Afganistán. Ver “Meetings of NATO Ministers of Foreign Affairs and NATO Ministers of Defence”. Disponible en: https://www.nato.int/cps/en/natohq/opinions_184463.htm (Consulta 8-8-21).

[2] Bastian, J. (2020). Restablecimiento de la política emergente de la OTAN sobre China. L’Europa en Formación, 391, 16-27.

[3] NATO (2-12-20). Conferencia de prensa del Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras el segundo día de las reuniones de los Ministros de Relaciones Exteriores de la OTAN. Disponible en: https://www.nato.int/cps/en/natohq/opinions_179796.htm?selectedLocale=en (Consulta 8-8-21).

[4] La Razón (17-11-20). America First, el eslogan de Trump que antes usó el movimiento nazi de Estados Unidos. Disponible en: https://www.larazon.es/cultura/20201117/gsxk4tpjynewbli54l3rp4lxjq.html (Consulta 8-8-21).

[5] Yi, D. y Li, Z. (2020). China’s Response to EU-Asia Connectivity Strategy: A Macro and Micro View in Analysis. L’Europa en Formación, 391, 94-104.

[6] NATO (14-6-21). NATO Summit – Brussels. Disponible en: https://www.nato.int/cps/en/natohq/events_184241.htm (Consulta 8-8-21).

[7] The Diplomat (10-2-2021). How China’s 17+1 Became a Zombie Mechanism. Disponible en: https://thediplomat.com/2021/02/how-chinas-171-became-a-zombie-mechanism/ (Consulta 8-8-21).

[8] NATO (2012). NATO 2030: Unidos por una Nueva Era. Disponible en: https://www.nato.int/nato_static_fl2014/assets/pdf/2020/12/pdf/201201-Reflection-Group-Final-Report-Uni.pdf (Consulta 8-8-21).

[9] Belguidoum, S. y Souiah, F. (2019). Les nouvelles routes de la soie en Méditerranée. Confluences Méditerranée, 109, 9-18.

[10] Vorral, A. y Faimosa, L. (2021). Les problématiques de l’Otan en Méditerranée orientale: préoccupations, priorités, ligne d’action. Revue Défense Nationale, pp. 55-61.

[11] Chiclet, C. (2019). Les Balkans et la Chine: les intermittences d’une longue histoire. Confluences Méditerranée, 109, 135-145.

[12] OTAN (14-6-2021). Comunicado de la Cumbre de Bruselas. Disponible en:  https://www.nato.int/cps/en/natohq/news_185000.htm  (Consulta 8-8-21).

Augusto Conte de los Ríos

Augusto Conte de los Ríos es Capitán de Fragata de la Armada española . Jefe de Estudios y Subdirector Escuela de Submarinos “Almirante García de los Reyes” en Cartagena

Ver todos los artículos
Augusto Conte de los Ríos