• Buscar

Prospectiva estratégica: la técnica de la rueda de futuros

La rueda de futuros (futures wheel) es una de las técnicas prospectivas más conocidas y a la vez más fácil de explicar. Consta básicamente de dos elementos:

  • Una tormenta de ideas estructurada.
  • Un mapa mental, normalmente de apariencia circular, para visualizar y conectar ideas. Puede hacerse manualmente con posits en una pizarra o en el ordenador con un software para diseñar mapas conceptuales, como por ejemplo las aplicaciones gratuitas GitMind o WiseMapping.

Puede tener una doble finalidad. Por un lado, sirve para realizar análisis prospectivo del entorno identificando las consecuencias directas e indirectas de tendencias conocidas, de dinámicas emergentes, y de determinados acontecimientos de alto impacto. Por otro, de apoyo a la decisión advirtiendo las derivaciones de segundo y tercer orden de una decisión estratégica: en lenguaje de políticas públicas: anticipar los outcomes de un output. La visualización de interrelaciones complejas y, en base a ellas, la construcción de escenarios alternativos permite anticipar consecuencias indirectas y por ende a evitar sorpresas.

Los siguientes pasos pueden servir de guía práctica a la aplicación de esta técnica.

  • Seleccionar un buen equipo: el valor de esta técnica se deriva del conocimiento experto de los participantes, y del pensamiento estructurado y creativo en el brainstorming
  • Establecer horizonte temporal límite al identificar la materialización efectos: cinco, diez, quince años vista a partir del hecho que estamos analizando (a menudo el presente).
  • Prestar atención a dimensiones relevantes vinculadas al objeto de análisis: políticas, económicas, sociales, tecnológicas, etc. Conviene ponerlas por escrito antes de comenzar revisando la lista en el análisis de cada nivel de impactos. Una opción recomendable es comenzar con una tormenta de ideas plasmada en una hoja de Excel para explorar un listado amplio de efectos. Cada columna de la tabla sería una dimensión. Posteriormente, se agrupan y se seleccionan las ideas más relevantes para plasmarlas en el gráfico.
  • El criterio para seleccionar los efectos es la plausibilidad, que haya una cadena lógica causal que lo explique, no la mayor o menor probabilidad percibida de que acaezca.
  • Preguntarse por todas las consecuencias directas, agotando las ideas antes de pasar a las ‘consecuencias de las consecuencias’. Por lo general es suficiente con tres o cuatro niveles de efectos, aunque cuanto más complejo sea el objeto de estudio, mayores serán sus consecuencias y el esfuerzo necesario para aplicar bien la técnica.
  • Junto a las consecuencias es bueno preguntarse por las reacciones que ese impacto puede suscitar, pues las turbulencias derivadas de ese impacto-reacción serían parte también de las consecuencias (en ese nivel o en otro superior).

Cuando sea necesario, se pueden indicar las relaciones múltiples entre de efectos
  • Como en todo brainstorming, conviene fomentar la aparición de ideas sin rechazarlas de entrada, recabando las opiniones de todos los participantes. Para favorecerlo se pueden establecer rondas de intervenciones evitando que una o varias personas monopolicen inadvertidamente el coloquio. En lo posible conviene construir consensos facilitando a su vez las visiones alternativas.
  • El ejercicio puede suponer la elaboración de dos o más ruedas de futuro cuando: 1) Se identifiquen potenciales efectos futuros y contradictorios entre sí con sus correspondientes consecuencias; y/o 2) cuando se utilice para construir futuros alternativos, planteando distintos estados finales a partir de la materialización o no de determinados efectos de segundo orden o de niveles superiores. En ese caso, cada rueda de futuros representaría un escenario diferente.

Rueda de futuros sobre Facebook

Fuente: Mazi Javidiani & Majid Behboudi (2018) Futures Wheel: Practical Frameworks for Ethical Design
  • Al igual que con cualquier ejercicio de construcción de escenarios la parte final debe dedicarse a analizar las implicaciones sobre nuestro objetivo de interés. Esto puede visualizarse con códigos de colores que señalen los aspectos positivos y negativos tal como muestra la imagen inferior.

Y, por último, a través de un ejercicio algo más complejo se pueden poner en relación los impactos derivados de tres tendencias/acontecimientos para visualizar cómo interaccionan, creando así futuros alternativos. Al haber sido desarrollada en la escuela de futuros impulsada por Jim Dator en la Universidad de Manoa (Hawai), esta técnica es conocida como escenarios Manoa. Se trata de realizar tres ruedas de futuro tal como refleja el gráfico inferior.

Creación de escenario(s) con la técnica Manoa

De este modo, y a diferencia de otras técnicas prospectivas como por ejemplo los escenarios simples construidos en base a dos incertidumbres, la rueda de futuros permite crear futuros divergentes a partir de tendencias estables del presente o, mejor dicho, a partir de consecuencias no identificadas a simple vista derivadas de esas tendencias consolidadas.

Avatar
Javier Jordán

Profesor Titular de Ciencia Política en la Universidad de Granada y Director de Global Strategy

Ver todos los artículos
Avatar Javier Jordán