• Buscar

Necesidad de protección de los intereses chinos en África, ¿una oportunidad para las empresas de seguridad españolas?

Global Strategy Report, 31/2020

Resumen: La presencia china en África es una constante desde hace años. La importancia que tiene para China el continente y sus recursos le sitúa en un punto preeminente de la expansión del modelo llamado Belt and Road Initiative. Esta expansión, que implica el desplazamiento de cientos de miles de ciudadanos chinos y de millonarias inversiones directas en sectores productivos, requiere de seguridad que, en la mayoría de los casos, no puede ser provista por el Estado donde se encuentran.

La industria china de seguridad privada se encuentra en un momento clave en el que ha de dar mejor y más amplia respuesta a las necesidades en materia de seguridad de sus empresas y ciudadanos en la región. La voluntad del Gobierno de Pekín y la presión interna que suponen cincuenta y siete millones de reservistas del PLA es un aliciente para cambiar, pero la realidad es que las limitaciones legales y políticas existentes en China pueden seguir afectando a dicho cambio. Esta es una ventana de oportunidad para otros operadores distintos de los bien preparados y experimentados, pero altamente costosos, rusos o norteamericanos.

Es posible que otros operadores europeos estén utilizando sus buenas conexiones con Pekín y su buen curriculum y precio más ajustado para cubrir estas necesidades. Quizás las empresas españolas también puedan sondear esta posibilidad.

Introducción

El pasado quince de mayo el Doctor por la Universidad de Barcelona y asociado de la Jamestown Foundation, Sergey Sukhankin, publicó un documentado artículo sobre las empresas de seguridad chinas, donde analizaba las nuevas tendencias y perspectivas futuras (Sukhankin: 2020).

Las conclusiones de este apuntaban hacia un mayor apoyo a la industria por parte del gobierno chino, fundamentalmente derivado de la mayor presencia de inversiones productivas chinas en el exterior que requieren de protección y de la presión que significan cincuenta y siete millones de veteranos del PLA. También apuntaba a la reducción de la dependencia de contratistas extranjeros.

Del análisis de los datos aportados por Sukhankin y la comparación con los análisis realizados por la investigadora Xing Ruili (Ruili, 2019a y 2019b) y el Profesor Arduino (Arduino, 2018a, 2018b, 2017) podemos pensar que el modelo chino aun necesitará de colaboración externa durante muchos años y que esta colaboración ha de ser complementaria con las potencialidades y limitaciones chinas, lo que plantea la hipótesis sobre una posible ventana de oportunidad a la colaboración de empresas españolas de seguridad con empresas chinas en África.

¿Qué sabemos de las empresas de seguridad chinas en África?

No es un secreto que el continente africano es una importante y decisiva extensión de Belt and Road Initiative (BRI). De acuerdo con los datos disponibles, existen más de diez mil empresas chinas en África, de las que aproximadamente el 90% son de capital privado (China Development, 2019). El número de ciudadanos chinos viviendo en el continente excede los dos millones (Zhenke y Hang, 2018) y el interés chino continua en ascenso. Sin embargo, guerras, secuestros, extorsiones, piratería y ataques terroristas son un indudable problema para la presencia china que si algo prioriza es la seguridad y el largo plazo.

La seguridad privada china en África varía en función del personal empleado, tamaño de la empresa y la principal línea de negocio, mostrando una relativa centralizada distribución geográfica, cierta flexibilidad y notables diferencias respecto a las compañías occidentales y locales.

Con el incremento de las amenazas de seguridad no tradicionales, la privatización de la seguridad en África ha excedido el alcance de los conflictos militares regionales. En 2017 existían 1.868.000 de personas trabajando en la industria de seguridad privada en Sudáfrica mientras que el número de efectivos públicos se reducía a 194.800 (Solomon, 2017). Este crecimiento en personal de empresas de seguridad privada también se ha visto en Kenia, Uganda, Liberia, Senegal y Sierra Leona.

Desde el final de la guerra fría y especialmente durante el siglo XXI, la naturaleza de la seguridad en África se ha visto modificada desde la tradicional seguridad frente a guerras y conflictos armados a las amenazas no tradicionales de seguridad, siendo la razón principal detrás del crecimiento de la industria de seguridad privada en el continente.

Las empresas privadas de seguridad chinas son diferentes de las usadas por norteamericanos, europeos o rusos: no están preparadas para intervenir en conflictos regionales sino para asegurar la seguridad de los proyectos de inversión chinos, los activos de empresas y el personal civil en el continente.

En un inicio, la seguridad de las inversiones chinas en África fue monopolizada por empresas de países en desarrollo europeas y norteamericanas, si bien gradualmente se han visto sustituidas por empresas chinas.

En 2017 China tenía registradas cinco mil doscientas empresas privadas de seguridad con más de tres millones de miembros, si bien “no más de treinta de estas empresas podían proveer de capacidad operativa independiente y experiencia internacionales” (Ruili, 2019a) (Ver cuadro anexo).

Si nos fijamos en la naturaleza y el tamaño de las empresas privadas de seguridad chinas en el continente, estas pueden clasificarse en tres tipos:

  1. Grandes empresas privadas de seguridad como Dewei Security Service Company (Dewei).
  2. Pequeñas empresas privadas de seguridad.
  3. Empresas de seguridad constituidas por nacionales chinos en países africanos como personas individuales.

Si nos fijamos en el personal que emplean tendríamos:

  1. Aquellas que se nutren de soldados retirados, fuerzas de operaciones especiales y policía armada retirada. En este grupo destacaría el CEO de Dewei, Li Xiaopeng que fue el responsable del núcleo de la seguridad durante los Juegos Olímpicos de 2008 o Yin Weihong, CEO de Huaxin Zhongan.
  2. Aquellas que se nutren de graduados y donde se premia un buen conocimiento de inglés. Las áreas de trabajo son tecnologías preventivas de seguridad, gestión publica de la seguridad, gestión de asuntos internacionales y tecnologías para investigaciones criminales.
  3. Aquellas que se nutren de veteranos de guerra de India, Paquistán, la RD del Congo y otros países extranjeros.
  4. Aquellas que se nutren de personal local en África, muchos de los cuales han servido en las fuerzas de operaciones especiales o tienen experiencia en la policía.

Desde el punto de vista de la principal línea de negocio de la empresa se observa una tendencia hacia la polarización:

  1. El modelo tradicional de patrulla y guardia humana.
  2. Aquellos enfocados en la innovación y que ofrecen un amplio modelo de seguridad integrando consultoría de seguridad, gestión de riesgos, alarmas tempranas, entrenamiento sobre seguridad, respuesta ante emergencias, seguridad a residentes y escolta marítima.

En este segundo caso encontraríamos a Dewei que se encuentra presente en más de diez países y que ha mandado más de 600 miembros de seguridad a proyectos en África. También disponen de una plantilla de profesores en seguridad proveniente de la Universidad de Seguridad Publica de China (中国人民公安大学), de universidades de ciencias políticas y derecho, instructores de operaciones especiales nacionales y extranjeros y expertos nacionales en investigación criminal. De hecho, ya imparten cursos en Nairobi (FMPRE, 2017)

Por otro lado, Huaxin Zhongan y Zhongjunhong Group se encuentran enfocados en el campo de la escolta armada marítima. Hasta junio de 2018, Huaxin Zhong ha realizado más de tres mil misiones de escolta a viajes para diecisiete compañías navieras de propiedad estatal. Las empresas chinas han hecho frente a ochenta y cuatro ataques piratas, entrenado a setenta y dos mil miembros de tripulaciones y proporcionado escolta a lo largo de cuarenta y cinco mil millones de millas náuticas. Por su parte, la empresa Hongze del PLA (弘则) ha puesto en marcha un equipo de más de dos mil oficiales retirados de la policía y expertos en gestión de crisis en el exterior y están trabajando en proporcionar escolta armada especializada a buques, respuesta rápida de emergencia y escolta a gran escala para la protección de pesqueros oceánicos (Ruili, 2019b: 9).

¿Quiénes son los clientes de las empresas de seguridad chinas en África, donde están localizadas y modelo de desarrollo?

Las compañías chinas de seguridad fundamental trabajan para tres tipos de clientes:

  1. Representantes oficiales del Gobierno desplazados: Embajadas, Consulados y otro tipo de oficinas (Dewei se llevó el contrato en 2017 para la seguridad de la Embajada China en Madagascar) (He, 2018).
    1. Empresas públicas, empresas privadas y Joint Ventures con participación china de gran tamaño que invierten en proyectos a largo plazo.
    1. Personas individuales en sus viajes oficiales a China: funcionarios, políticos o personal de dirección de empresas públicas.

Se encuentran muy concentradas geográficamente en Sudáfrica y el modelo de seguridad es flexible, diverso, evolucionando de la siguiente forma:

  1. Empresas privadas chinas que abren sucursales en África y envían personal propio. Si bien, debido a las limitaciones en cuanto a visas y permisos para portar armas, este modelo esta más enfocado a la consultoría de seguridad (Dan, 2017).
    1. Empresas privadas chinas y empresas nacionales de seguridad africanas que constituyen Joint Ventures para ofrecer distintos tipos de servicios de seguridad personalizados en función de las necesidades de los proyectos.
    1. Empresas privadas chinas que directamente adquieren empresas locales africanas.
    1. Ciudadanos chinos que registran y operan empresas en África contratando empleados locales. Este modelo evita problemas de visados y se beneficia del conocimiento local, cultura y lengua de sus empleados.

Es importante advertir que, por cuestiones obvias de la retórica china en el mundo, las empresas privadas de seguridad chinas son muy cuidadosas y respetan el principio de soberanía y de “no interferencia en los asuntos internos” cuando desarrollan su actividad en África.

¿Qué diferencias y similitudes se observan con los proveedores rusos o norteamericanos?

Es una notable diferencia con las actividades desarrolladas por las empresas norteamericanas que mantienen una relación paralela y de cooperación con los gobiernos y que están dispuestas a involucrarse en los conflictos geopolíticos o los vínculos de las empresas rusas que incluso sirven como herramienta a estos gobiernos para reducir el riesgo político e incluso proveer de servicios de seguridad de carácter ofensivo (Arduino, 2018a).

Cuadro comparativo de las mayores empresas de seguridad chinas frente a las occidentales que operan en África

Elaboración: Arduino (2018a)

¿Cuál es el trasfondo y las razones para la privatización de la protección de los intereses chinos en ultramar

El significado tradicional de seguridad ha sido incapaz de responder eficazmente a las necesidades de seguridad generadas por el rápido crecimiento de los intereses chinos en África, por lo que ha resultado imperativa esta privatización.

Por un lado, la inseguridad de empresas y personas en la región y, específicamente en términos de seguridad tradicional, donde algunos investigadores africanos creen que “cuantos más trabajadores chinos sean empleados en países africanos, un mayor número de ellos estarán asignados a importantes proyectos de ingeniería en áreas conflictivas como Sudan. Una razón importante y legítima para desplegar empresas privadas de seguridad es la importancia para hacer frente a la inestabilidad política del país” (Veena, 2012)

Por otro, los modelos tradicionales donde el Estado es el proveedor fundamental de seguridad están muy enraizados con la forma en la que China ha incrementado su presencia en el exterior, dependiendo fundamentalmente de tres modelos:

1. Mecanismos de protección consulares y diplomáticos. El problema es que las medidas son pasivas y requieren de tiempo.

2. La seguridad proporcionada por el Estado donde se encuentran, generalmente tienen el interés y la voluntad de proteger, pero carecen de la capacidad.

3. Envío directo de tropas y buques de guerra para escoltar. Por un lado, contraviene la política china en el exterior de “no intervención”, es costosa y es discutible si el PLA realmente ha de intervenir en “incidentes menores” (Arduino, 2018b). Tampoco hay que pasar por alto el componente cultural del que carece el PLA en la región (Xintian, 2016).

Por último, por parte de las empresas chinas y sus ciudadanos existe una mayor sensibilización en materia de seguridad. Generalmente las inversiones chinas en el exterior carecían de esa cultura de la seguridad y eran reticentes a invertir en ella. Como destacaba Liu Xiaojun, experto en seguridad de la empresa China Shipping international security company (中海国际安保公司安全):»con la excepción de unas pocas empresas con cooperación transnacional, las empresas de propiedad China no invierten lo suficiente en seguridad y tienen un presupuesto inferior al 3%, algunas de ellas ni siquiera cuentan con un presupuesto de seguridad, y la situación general dista mucho de alcanzar el 5% que es la media internacional» (Lei y Liangshan, 2018). Esto se debe principalmente a que las empresas chinas, a pesar de su amplio mercado en el extranjero, tienden a realizar actividades de construcción por contrata en sectores muy competitivos, como carreteras, puentes, puertos, electricidad y agua, por lo que su rentabilidad es muy baja. Además, las empresas chinas están divididas entre el Estado y el sector privado, el poder y el tamaño de las empresas privadas varía según el nivel y el tamaño de su desarrollo y, por consiguiente, la importancia de la seguridad se reconoce y evalúa de manera diferente.

En el caso de las PYMES, que por lo general basan su modelo de negocio en la reducción de costes atienden poco al componente de seguridad, son indiferentes y oportunistas, y prefieren la indemnización ex post facto a los gastos de seguridad ex ante.

La mayoría de las empresas chinas se han acostumbrado a un entorno social seguro y estable en China desde hace décadas, carecen de conciencia sobre la seguridad y a menudo no se centran en la seguridad de sus empleados, no sólo carecen de la experiencia necesaria para hacer frente a situaciones de emergencia en África, sino que también tienen deficiencias en los mecanismos cotidianos de gestión de la seguridad (Lei y Liangshan, 2018).

Para el profesor Arduino, no solo carecen de la necesaria experiencia en cuanto a la respuesta a emergencias en África, sino que también tienen adolecen de conexiones muy débiles en cuanto a los mecanismos de gestión de la seguridad diaria. De hecho, confían en que el Estado chino actúe a través de sus embajadas o mediante intervenciones militares (Arduino, 2017).

¿Cuáles son los retos detectados desde China?

Fundamentalmente son de tipo interno y de las compañías en sí mismas. La regulación china es una limitación fundamental que afecta también a la capacitación de sus miembros, y que choca con la realidad del mercado. Las autoridades chinas son temerosas de que las empresas de seguridad sean percibidas, y catalogadas, como “mercenarios” cuando realizan operaciones en el exterior. Y es debido a esa cautela muy pocas empresas de seguridad chinas son capaces de expandir sus negocios en ultramar y aun menos son capaces de obtener ordenes estables (Ruili, 2019a).

La regulación china aun se basa en las normas sobre gestión de la seguridad en las empresas chinas fundadas en ultramar y las personas emitida por el Ministerio de Comercio en agosto de 2010 que ha creado un mercado enfocado al entrenamiento y la instrucción, pero no preparado para las necesidades reales (MOFCOM, 2010).

A esto se suma una estricta regulación doméstica en cuanto al uso de armas de fuego que no permite ni a individuos ni a grupos la posesión de las mismas. Incluso en África, estas compañías tienen prohibido su uso. En caso de que se produzcan hechos violentos sólo pueden contactar con la Embajada o Consulado más cercano y que estos se coordinen con las fuerzas de seguridad locales (Arduino, 2018a).

Son percibidos como “soldados sin dientes”, con poco conocimiento y comprensión de las regulaciones de cada país, así como de las condiciones sociales y de vida (Rahman, 2018). Además, debido al poco dominio de otras lenguas y de conexiones locales, las empresas chinas están encontrando ciertas restricciones en su desarrollo en el continente.

En definitiva, se encuentran con una notable falta de comunicación con los gobiernos locales, relación con la comunidad y capacidad de inteligencia sobre el terreno (Ruili, 2019b). Esto significa que, en un lugar donde las relaciones son posiblemente lo más importante, es donde se encuentra tu punto débil (Chan, 2018).

Pero las empresas chinas también se encuentran riesgos y retos provenientes del exterior. La idea de que “empresas militares privadas y empresas privadas de seguridad son mercenarios” es definitorio para los que deciden en la Unión Africana (Gwatiwa, 2016). Para muchos países de la región las compañías privadas de seguridad chinas son una extensión del PLA. Y en China les horroriza la idea de que pueda vincularse su modelo al de Blackwaters. Si bien, es innegable que muchos integrantes de estas compañías son veteranos del PLA y las relaciones obvias y no muy claras.

“La competición con empresas occidentales y locales es difícil, al fin y al cabo, las empresas chinas son las ultimas en aparecer, carecen de suficiente fuerza, armamento y equipamiento, así como experiencia en seguridad en ultramar y carencias fundamentales en cuanto a competitividad”. Por ello, aun muchas empresas chinas siguen contratando lo servicios de empresas occidentales (Ruili, 2019a).

¿Qué pasos tendrían que dar y por qué esto les va a tomar su tiempo?

Tal y como sugiere Ruili, cualquier empresa china que desee entrar en el mercado tiene que:

  1. Hacer un profundo estudio de la legalidad del lugar donde pretende trabajar conociendo las prácticas legales, así como operar de acuerdo con la legislación vigente. Donde esté prohibido registrar un establecimiento propio hacerlo juntamente con una empresa local.
  2. Prestar atención al principio de localización de sus procesos de negocio haciendo buen uso de los recursos locales cooperando con las empresas locales de seguridad.
  3. Es necesario que se desmarquen de cualquier relación con las agencias del gobierno chino o sus militares ya que su función principal es la de proveer seguridad de tipo defensivo a empresas y personal en África.
  4. Profundizar en la formación del personal y de su capacidad lingüística. El dominio de lenguas es fundamental
  5. Construir una cadena completa con sus propias características en Africa, esto es: gestión de riesgos, sistemas de alerta temprana, entrenamiento, respuesta ante emergencias y gestión posterior.
  6. Una mayor relación con otros operadores, aprendiendo de ellos las buenas prácticas y desechando las malas experiencias. Pero todo ello adaptándolo con características chinas.
  7. Mayor comunicación y relación con los gobiernos.
  8. La coordinación con la ONU es esencial a fin de evitar malos entendidos sobre las acciones de estas empresas.

De acuerdo con Tan Feng, Presidente de China Security Group Co.Ltd: “si las empresas chinas quieren desarrollarse de manera saludable en África, es fundamental adherirse al principio de localización. Cooperar con las empresas de seguridad locales para un resultado win-win, dejar que la gente que entiende las reglas locales del juego haga uso de sus recursos para resolver los riesgos, así no solo solventaremos un problema de seguridad sino un problema local de desempleo” CHINADAILY (2018).

En todo caso, no hay que olvidar que el objetivo último de una empresa privada es la obtención de beneficio, por lo que es posible que la oferta china se vea segmentada de acuerdo con la naturaleza de sus clientes.

Conclusiones

Existen barreras que la fuerza de voluntad, el volumen y la capacitación chinas irán sorteando o derribando, pero si hay dos que parecen difíciles de solventar estas son: el permitir portar armas a ciudadanos chinos no vinculados con las fuerzas de seguridad o el PLA y, la segunda y quizás mas importante, la que afecta a la política internacional y que tiene que ver con el poder llegar a ser percibidos (como resultado siquiera de un pequeño incidente) como una potencia extranjera al estilo clásico, tratando de imponerse a través de “mercenarios” que están fuera del control del gobierno donde actúan.

Cualquier otro problema lo pueden ir superando, pero no hay nada que, hasta el momento, case menos con el temperamento y la política exterior de China que la imposición por las armas (al menos de cara al exterior y al menos por ahora). Ese es un papel que se les da mejor a otros.

Por ello, estando de acuerdo en que la voluntad de Pekín pueda encontrarse en potenciar esta industria, ha de sortear estos problemas teniendo además en cuenta que, aunque la cifra de cincuenta y siete millones de ex miembros del PLA puede ser una cifra muy llamativa, es dudoso que la gran mayoría de ellos puedan desempeñar ninguna labor en el difícil continente africano, tanto por las exigencias de las operaciones a desarrollar como por la competencia proveniente de otros proveedores. En los diversos estudios se han comparado actores muy distintos (modelo chino frente a ruso o norteamericano) y quizás otros modelos europeos encajen mejor con las necesidades chinas. Pero ese es otro estudio.

Anexo: Principales empresas privadas de seguridad chinas en África

Fuente: Ruili, 2019a

Bibliografía

Arduino, Alessandro (2018a)“China’s Private Army: Protecting the New Silk Road,New York: Palgrave Macmillan pp. 115-127.

– (2018b), “China’s Private Army: Protecting the New Silk Road”, The Diplomat, marzo: https://thediplomat.com/2018/03/chinas-private-army-protectingthe-newsilkroad/

– (2017), “China’s Belt and Road Initiative Security Needs: The Evolution of Chinese Private Security Companies”, https://www.rsis.edu.sg/wp-content/uploads/2017/08/WP306.pdf, pp. 3-4

Chan, Minnie (2018)“The Soft Powers China Needs to Be a Global Force in Highrisk Private Security”, South China Morning Post,  16 de julio:

https://www.scmp.com/news/china/diplomacy-defence/article/2155354/soft-powers-china-needs-be-globalforce-highrisk

CHINADAILY (2018), “Entrando en la seguridad de ultramar: fuerzas de seguridad chinas escoltan empresas chinas en el mar” (走进海外安全官:中国安保力量为中企“出海”护航), 21 de mayo: https://qiye.chinadaily.com.cn/a/201805/21/WS5b8ca3b9a310030f813e96ae.html

China Development (2019), “More than 10000 Chinese enterprises in Africa, 90% of which are private enterprises” (南存辉委员: 非洲有 1 万多家中国企业, 90% 属于民企),7 de marzo:

http://special.chinadevelopment.com.cn/2019zt/2019qglh/yhyshj/2019/03/1468172.shtml

Dan, Xie (2017), “La Ruta y la Seda China, desarrollo de oportunidades y retos para la industria de la seguridad de ultramar” (“一带一路”建设中海外安保市场的发展机遇与挑战), Revista de Seguridad China (中国安防) séptima edición, pp. 37

FMPRC, Forum on China Africa Cooperation (2017), “Empresa de seguridad china inicia la imparticion de cursos en Africa”(中国安保公司非洲开班授课),

https://www.fmprc.gov.cn/zflt/chn/zxxx/t1456849.htm

Gwatiwa, Tshepo T. (2016): “Private Military and Security Companies Policy in Africa: Regional Policy Stasis as Agency in International Politics”, Scientia Militaria South African Journal of Military Studies,Vol. 44,No. 2,pp. 75

He, Xiao (2018), “Protección de los intereses chinos de ultramar: situacion y construccion del Sistema” (中国海外利益保护:基本形势与体系建设),  Informe de política y Seguridad (全球政治与安全 报告), Editorial de Ciencias Sociales (社会科学文献出版社), p. 192.

Lei, Zheng y Liangshan (2018), La Ruta y la Seda, pasado y construcción de un sistema de seguridad de ultramar por parte de empresas públicas” (“一带一路”背景下我国企业海外安保体系建设初探), Revista de la Escuela de Policía de Shandong (山东警察学院学报), Primera Edición, pp. 137.

MOFCOM (2010), “Siete ministerios y comisiones, incluido el Ministerio de Comercio, han publicado una nota conjunta para distribuir la regulación en cuanto a la gestión de la seguridad de personas e instituciones de las empresas públicas chinas en ultramar” (商务部等7 部委联合发布关于印发〈境外中资企业机构和人员安全管理规定〉的通知),Ministerio de Comercio, 13 de octubre:

http://www.mofcom.gov.cn/aarticle/b/bf/201008/20100807087099.html

Rahman, Abdur (2018), “Kenya, Zambia Arrest Chinese Threats to ‘National Security’”, Africanews, 6 de octubre: https://www.africanews.com/2018/10/06/kenya-zambia-arrest-chinese-threats-to-national-security/

Ruili, Xing (2019a) : “La Ruta y la Seda, empresas privadas de seguridad chinas” (“一带一路”安全治理中的中国私营安保公司),Revista de las Nacionalidades de la Universidad del Noroeste (Edition de filosofía y Ciencias Sociales) (西北民族大学学报( 哲学社会科学版))Vol. 2, pp. 29.

– (2019b), “Sobre la privatización de la protección de los intereses chinos en África” (中国在非洲海外利益保护私营化初探), Revista de Relaciones Internacionales (国际关系研究) Número 5

Solomon, Hussein (2017),“Beyond the State: Reconceptualising African Security in the 21st Century”, African Security Review,Vol. 26,No.1,2017,pp. 69-70.

Sukhankin, Sergey (2020), “Chinese Private Security Contractors: New Trends and Future Prospects”, The Jamestown Foundation, 15 de mayo: https://jamestown.org/program/chinese-private-security-contractors-new-trends-and-future-prospects/

Veena, R. (2012), “Deploying Chinese Private Security Force in Africa”, IIT Madras China Studies Centre, 16 de abril:

https://csc.iitm.ac.in/articles/deploying-chinese-private-security-force-africa

Xintian (2016), “Sobre la privatización de la protección de los intereses chinos en ultramar” (中国海外利益保护私营化初探),International Outlook (国际展望), 40 trimestre, pp.66

Zhenke, Zhang y Hang, Ren (2018): “Revisión y perspectivas del desarrollo africano y la seguridad desde la perspectiva del mantenimiento de los intereses de ultramar” (海外利益维护视角的非洲发展与安全动态回顾与展望), Foro Económico y Político Mundial (世界经济与政治论坛), No. 4, pp. 56-57.

Avatar
Carlos Martín González

Analista de inteligencia económica, especialista en inversión extranjera directa en China y Máster en Estudios Estratégicos y Seguridad Internacional por la Universidad de Granada

Ver todos los artículos
Avatar Carlos Martín González