• Buscar

Andamán y Nicobar: la clave estratégica de India en el Indo-Pacífico

https://global-strategy.org/andaman-y-nicobar-la-clave-estrategica-de-india-en-el-indo-pacifico/ Andamán y Nicobar: la clave estratégica de India en el Indo-Pacífico 2021-04-07 07:21:00 Andrea Arrieta Ruiz Blog post Estudios Globales Global Strategy Reports India
Print Friendly, PDF & Email

Global Strategy Report, 14/2021

Resumen: El Océano Índico se presenta como uno de los puntos calientes en el tablero geopolítico mundial. Esto se trata de un hecho evidente, si se tiene en cuenta que se sitúa en el centro de las rutas globales de comercio marítimo. El aumento de la asertividad china en los mares, con su conocido proyecto Belt and Road Initiative (BRI, por sus siglas en inglés) o su famoso Collar de Perlas, entre otros, ha impulsado a los diversos actores con intereses en la región a fortalecer su presencia en este medio. Entre ellos destaca India, que se propuso hace ya algunas décadas dejar atrás su histórica fijación terrestre para fortalecer su presencia en el Indo-Pacífico. Ya en los años noventa, a través de su política del Look East, India comenzó a ser consciente de la importancia de su presencia en esta zona geográfica y decidió desplegar sus primeras bases a lo largo de distintas localizaciones en el mapa. Entre ellas destacan las instalaciones de las Islas Andamán y Nicobar, un archipiélago formado por más de 500 islas dotado de gran interés estratégico por su ubicación geográfica, pues se erige como potencial cierre al Estrecho de Malaca. Estas islas suponen para India una de las claves de su estrategia en el Indo-Pacífico; una región que posee cada vez más importancia geoestratégica y cuyas dinámicas ejercen un efecto directo en el balance regional de poder y en la geopolítica a nivel global.


Aquellas remotas islas…

El latido de los tambores tribales esconde una antigua historia repleta de misterio sobre unas tierras lejanas, inaccesibles durante siglos. En la confluencia entre el Golfo de Bengala y el Mar de Andamán se sitúan las Islas Andamán y Nicobar (también denominadas A&N o ANI), un archipiélago constituido por más de 500 islas -conocido por ello como un “mar de islas”- que forman parte de los territorios de la República de la India (Fig. 1). ANI se compone de dos grupos de islas, las islas Andamán y las islas Nicobar, que se encuentran separadas por el paralelo 10 ° N y un canal homónimo de unos 150 kilómetros. Las Andamán se encuentran al norte de esta latitud y las Nicobar al sur. Estas islas se extienden más de 800 kilómetros de norte a sur, a lo largo de la costa de Myanmar, Tailandia e Indonesia; su capital es Port Blair. Aunque tan solo se encuentran pobladas unas 40 islas, Andamán y Nicobar poseen un gran valor para India al proporcionar el 30% de su Zona Económica Exclusiva (ZEE).[1]

Figura 1. Mapa de las Islas Andamán y Nicobar

Fuente: Maps of India

Dos marcos dominantes han dado forma a la literatura del ámbito de las ciencias sociales sobre estas islas. El primero de ellos es el histórico, construido, principalmente, en torno a las narrativas de un archipiélago remoto alcanzado por los centros de poder más próximos; el segundo de ellos es el antropológico, que relata historias de interacciones entre extranjeros y los habitantes indígenas de las islas (Abraham, 2018: 5).

Las Islas Andamán y Nicobar cuentan con una población de, aproximadamente, 435.00 habitantes. Esta población se caracteriza por un alto grado de heterogeneidad, confluyendo gentes de procedencias tan diversas como los pathanes, punjabis, tamiles, telugus, malayos o bengalíes, entre otros. Con una tasa de alfabetización de más del 85%, estas islas indias presentan una estructura social diferenciada respecto al resto de India, al no adherirse al famosos sistema de castas. Asimismo, conviene resaltar el papel que juegan algunos grupos tribales vulnerables como los gran andamaneses de la Isla de Strait, los onges de Little Andaman, los jarawas del centro y sur de Andamán, los shompens de Great Nicobar o los sentineleses de las Islas Sentinel. Estos últimos, los más desconocidos, saltaron a los medios de comunicación en el año 2018 por su hostilidad, llegando a arrebatar la vida de un joven estadounidense que se encontraba visitando estas islas.[2]  

Además, Andamán y Nicobar poseen también un importante valor estratégico, pues esta cadena de islas se erige como una barrera física que asegura las líneas marítimas de comunicación a través de distintos cuellos de botella, entre los que destaca el Canal de los Seis Grados, situado entre el punto más meridional de ANI y Sabang, un archipiélago formado por cinco islas bajo jurisdicción indonesia. Todas las embarcaciones que transitan por el Estrecho de Malaca deben atravesar también este canal; de esta manera, la cadena de islas se erige como un potencial cierre de uno de los puntos claves en el comercio marítimo mundial: el Estrecho de Malaca, por el que transcurre, aproximadamente, el 25% del volumen total de mercancías.

Históricamente, estas islas fueron ocupadas por Reino Unido y, durante la Segunda Guerra Mundial, por Japón, hasta que, en 1947, con la independencia de India, pasaron a convertirse en uno de los ocho Territorios de la Unión. Andamán y Nicobar ocuparon una posición marginal en la conciencia estratégica de India hasta hace apenas un par de décadas (Abraham, 2018: 7-9).

Aunque India se caracterizaba por una histórica fijación terrestre -debido en gran medida a sus conflictos territoriales con China y Pakistán-, ya en los años 60 comenzó a considerar la importancia de su proyección marítima, tomando en consideración ideas de pensadores como el indio Panikkar o el propio Mahan. Todo ello se comenzó a materializarse en el año 1991 a través de su política Look East –y su salto más actual con su política del Act East-, que promovía el despliegue de algunas instalaciones en diversos puntos geográficos, entre los que se incluyen Andamán y Nicobar.

Las instalaciones en Andamán y Nicobar

El documento Indian Maritime Security Strategy, desarrollado por el Ministerio de Defensa de India (MoD) en el año 2015, subraya la importancia estratégica de estas islas y destaca su valor como base para la proyección del poder indio en el Indo-Pacífico. En los últimos años, las tensiones de carácter político y militar en el Indo-Pacífico, así como la creciente asertividad de China, han empujado a India a considerar esta cadena de islas como una zona estratégica. Así, aquellas misteriosas, remotas e inhabitadas tierras se tornaron en el año 2001 en anfitrionas del Comando Andamán y Nicobar (ANC, por sus siglas en inglés)[3]. El ANC tiene su sede en Port Blair y es el primer comando conjunto de las Fuerzas Armadas de India: el Ejército, la Marina y la Fuerza Aérea.

En este sentido, es posible remarcar el interés estratégico que despierta si se tienen en cuenta sucesos como la filtración de información clasificada sobre el ANC, tras un ataque informático al ordenador personal de un mayor del ejército indio en el año 2010.[4]

La jurisdicción de la ANC se limita a la ZEE de India. Sus tareas incluyen la vigilancia marítima, la asistencia humanitaria y el salvamento en casos de desastre; así como el control del tráfico de armas, el contrabando o la piratería. Sin embargo, la revista Sainik Samachar, publicada por el MoD de India, señala que entre las funciones de la ANC también se incluyen “garantizar que los accesos orientales al Océano Índico que comprenden los tres estrechos -Malaca, Lombok y de la Sonda- permanezcan libres de amenazas para el transporte marítimo”, así como “monitorear los barcos que pasan por los Canales de Seis y Diez Grados”.

En este sentido, basándose en su política de vecindario y su concepto de vecindario extendido, India comenzó a fortalecer sus vínculos con los Estados del sudeste asiático y Estados rivereños del Mar de Sur de China. De este modo, surgió la Iniciativa Campbell Bay, materializándose con el establecimiento de la base militar INS ‘Baaz’ (Fig. 2) en julio de 2012. Esta base se sitúa en el punto más meridional de ANI y permite a India llevar a cabo labores de vigilancia en el Mar del Sur de China (Jawli, 2016: 91).

Figura 2. Mapa de las instalaciones india en las Islas Andamán y Nicobar

Actualmente, el ANC se presenta como el reflejo del compromiso indio con las armadas regionales en el sudeste asiático; lo que incluye iniciativas como los ejercicios marítimos anuales SIMBEX con Singapur o los ejercicios navales multilaterales bienales de MILAN. El nombre de estos últimos significa «encuentro» o «prueba» en hindi. Estos ejercicios se celebraron por primera vez en el año 1995 (Kumar, 2018: 164).

Asimismo, cabe destacar uno de los últimos ejercicios militares que han llevado a cabo las fuerzas armadas indias denominado ‘Kavach’[5] en Andamán y Nicobar, en enero de este año 2021. Este ejercicio se enmarcó en las maniobras anfibias conjuntas de los tres servicios AMPHEX-21. Su objetivo principal era perfeccionar las capacidades de estos servicios para salvaguardar la integridad territorial de los territorios insulares, así como mejorar la respuesta ante situaciones y escenarios de combate operacional.

El ejercicio se desarrolló bajo el ANC, contando con una brigada anfibia del Comando Sur del Ejército, así como corbetas, buques de desembarco anfibio o submarinos de la Flota Oriental. En el ejercicio también participó la Jaguar Maritime Strike, con aviones de transporte de la Fuerza Aérea India (IAF, por sus siglas en inglés) y activos de la Guardia Costera.

El crecimiento durante los últimos años de este tipo de maniobras refleja el papel estratégico cada vez mayor de la Marina india, que se extiende más allá del Golfo de Bengala.

Andamán y Nicobar: la clave estratégica de India

El citado documento Indian Maritime Security Strategy remarca la importancia del control y la negación del mar como requisitos operativos. La estrategia de negación por parte de India se centra en la Flota del Mar del Sur de China de Pekín con el objetivo de negar a esta un dominio operativo en el Océano Índico. En este punto, Andamán y Nicobar contribuyen al predominio de la Marina india en la región oriental del Océano Índico y su influencia más allá del Estrecho de Malaca.

La estrategia de India para hacer frente a China en el Indo-Pacífico se centra en su Flota Oriental, que tiene su base en el puerto de Visakhapatnam. Es probable que esto cambie con el desarrollo de las infraestructuras en Andamán y Nicobar, pudiendo llegar a albergar una flota permanente allí. Si esto sucediera, Nueva Delhi contaría con la capacidad de rastrear, controlar o denegar las operaciones marítimas chinas en el Océano Índico, convirtiendo así a las islas en un elemento clave en el marco de una estrategia anti-acceso/denegación de área (A2/AD) por parte de India, una situación similar a la que está desarrollando China en el sudeste asiático.

La estrategia marítima de India también señala la necesidad de desarrollar acciones conjuntas con otros países; de hecho, no se ha de obviar en este punto la creciente cooperación en el marco del Diálogo Cuadrilateral entre India, Estados Unidos, Japón y Australia. Precisamente, en el contexto de este diálogo se enmarca el posible desarrollo de un proyecto como contrapartida a lo que algunos analistas ya denominan la “Gran Muralla” china submarina, una cadena de sensores acústicos en el fondo del océano que Pekín pretende utilizar para detectar submarinos de otros países, principalmente de Estados Unidos.

No se han de obviar tampoco sus vínculos con otros países de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés), como Vietnam o Singapur; o su papel en iniciativas como la Organización de Cooperación de Shangái (OCS) o la Cooperación Regional del Océano Índico (IOR-ARC, por sus siglas en inglés), entre otras.

En este sentido, la estrategia india también se basa en aumentar su presencia en distintos puntos geográficos, presencia que se extiende desde la base naval de Changi, en Singapur, hasta el puerto Duqm de Omán (Fig.3)[6], con lo que algunos analistas ya denominan el ‘Collar de Diamantes’ indio, como contrapartida al famoso ‘Collar de Perlas’ chino, que continúa extendiéndose a través del establecimiento de bases marítimas en Sri Lanka, Maldivas, Pakistán, Bangladés y Yibuti (Baqués, 2019) para mejorar su influencia y red militar.

Figura 3. Mapa de la presencia de India en el Océano Índico

En Esta línea, supone una especial preocupación para Pekín los esfuerzos que está realizando India desde el año 2018 para la construcción conjunta de infraestructuras en el puerto de Sabang, un archipiélago indonesio que se sitúa a orillas del Canal de los Seis Grados. Este acuerdo con indonesia podría suponer el acceso militar de India a este punto geográfico, asegurando de esta manera, el control del Estrecho de Malaca. Esta iniciativa ha tomado especial fuerza durante los últimos meses.[7]

Ya en el año 2016 cuatro barcos de la Flota Oriental de la Marina de India fueron enviados en un despliegue operativo de dos meses y medio al Mar del Sur de China y el Pacífico Noroccidental, con el objetivo de demostrar su alcance operativo y su compromiso con la política Act East, así como fortalecer lazos con los países del sudeste asiático, en el contexto de su ‘diplomacia marítima’ (Jawli, 2016: 90).

Por otro lado, en relación con el refuerzo de su presencia en el mar, según informes recientes del MoD, la Marina india ha puesto de manifiesto que la construcción de submarinos de propulsión nuclear (SSN) tendría prioridad sobre el tercer portaaviones (IAC-2) que tenían en proyecto. Todo ello, para contrarrestar la rápida expansión de la actividad militar china en el Océano Índico.

La clave reside en que, mientras un submarino diésel-eléctrico convencional necesita salir a la superficie para hacer funcionar los motores y cargar la batería -perdiendo así su principal ventaja: el sigilo-, un submarino nuclear puede funcionar casi indefinidamente bajo el agua sin la necesidad de salir a la superficie.

En este sentido, la Marina india cuenta actualmente con dos submarinos de propulsión nuclear encargados y 15 submarinos diésel-eléctricos convencionales. A finales de este año 2021, se pondrá en servicio otro submarino de misiles balísticos de propulsión nuclear (SSBN). Además, a principios de 2023 se tiene previsto que entren en servicio otros tres submarinos diésel-eléctricos, así como su segundo portaaviones (IAC-1) para finales de este año 2021.[8]

Conclusiones

Las Islas Andamán y Nicobar servirán como base para el impulso marítimo de la India hacia el Indo-Pacífico. En este sentido, cabe esperar que estas islas se conviertan en una piedra angular de la estrategia marítima de la India; la respuesta a los riegos y amenazas del este y un elemento estratégico de proyección que salvaguarde los intereses de India en el Indo-Pacífico. 

Asimismo, el desarrollo de las infraestructuras en Andamán y Nicobar podría contribuir a que India sea capaz de monitorear el tráfico militar y comercial que transcurre entre el Océano Índico y el Pacífico Occidental. Todo esto, proporcionaría a India una posición ventajosa para asegurar sus crecientes intereses económicos, políticos y militares en el este de Asia, y posicionar a India como el “guardián” del Océano Índico. Todo ello, en un momento en el que la Marina del Ejército Popular de Liberación se encuentra cada vez más activa en esta región. La presencia en los litorales del Golfo Pérsico y del Cuerno de África proporcionaría una potencia añadida a esta diplomacia marítima que está desarrollando India. 

Teniendo en cuenta el contexto, se hace necesaria una alineación estratégica por parte de India con otros países para asegurar las vías de comunicación marítimas, mejorar la interoperabilidad en el mar, compartir inteligencia y mantener la libertad de navegación. En esta tesitura, cobra especial relevancia el Diálogo Cuadrilateral (Estados Unidos, Japón, Australia e India) y las relaciones entre los países que integran la ASEAN.

Además, convendría que India continuase trabajando en el desarrollo de sus capacidades navales con el objetivo de explotar la vulnerabilidad marítima de China. En este sentido, pese a la asertividad mostrada por Pekín en el Mar de China Meridional y también en el Océano Índico, el gigante asiático muestra preocupación por su vulnerabilidad en el mar; lo que se conoce como el “dilema de Malaca”. Teniendo esto en cuenta, la estrategia india debería centrarse en el refuerzo de su capacidad de negación del mar principalmente en los puntos de estrangulamiento en el Océano Índico, como el Estrecho de Ormuz, Bab-el-Mandeb o el Estrecho de Malaca; una estrategia en la que las Islas Andamán y Nicobar desempeñarían un papel fundamental.

Referencias

Abraham, Itty (2018). “The Andamans as a “sea of islands”: reconnecting old geographies through poaching”, Inter-Asia Cultural Studies, Vol. 19, No. 1, pp. 2-20.

Army Tecnhology (2021). “Indian Armed Forces conduct exercise Kavach in Andaman Sea”, 25 de enero, https://www.army-technology.com/news/indian-armed-forces-conduct-exercise-kavach-in-andaman-sea/

Baqués, Josep (2019). “Las claves de la presencia china en Yibuti”, Revista General de Marina, Vol. 277, pp. 63-72.

BBC News Mundo (2018). “Sentinel: cómo vive la tribu aislada de India que mató a flechazos a un joven aventurero estadounidense”, 23 de noviembre, https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-46319705

EurAsian Time Desk (2018). “Indian Military Base In Sabang, Indonesia Can Strangle China At The Strait of Malacca”, The EurAsian Times, 29 de mayo, https://eurasiantimes.com/china-warns-india-of-military-cooperation-in-sabang-port-in-indonesia/

– (2020). “From Singapore’s Changi Naval Base to Oman’s Duqm Port, How Is India Countering Chinese String of Pearls?”, The EurAsian Times, 15 de julio, https://eurasiantimes.com/from-singapores-changi-naval-base-to-omans-duqm-port-how-is-india-countering-chinese-string-of-pearls/

– (2021). “Indian Navy Planning To Dump Its Plan To Acquire Third Aircraft Carrier – Reports”, The EurAsian Times, 24 de marzo, https://eurasiantimes.com/has-indian-navy-changed-its-priority-from-third-carrier-to-more-nuclear-submarines/  

Indian Navy Official Website, https://www.indiannavy.nic.in/content/commands

Jawli, Nandini (2016). “South China Sea and India’s Geopolitical Interests”, Indian Journal of Asian Affairs, Vol. 29, No. 1/2 (June-December 2016), pp. 85-100

Kumar, Yogendra (2018). “MILAN 2018: Geo-Strategic and Geo-Political Context”, Indian Foreign Affairs Journal, Vol. 13, No. 2, pp. 163-176.

MoD Ministerio de Defensa de India (2015). Indian Maritime Security Strategy.

The State Portal of U.T. Administration, A&N Islands, https://www.andaman.gov.in/

The Times of India (2010). “Army major’s computer hacked; classified data may have been leaked”, 7 de mayo, https://timesofindia.indiatimes.com/india/Army-majors-computer-hacked-classified-data-may-have-been-leaked/articleshow/5899568.cms


[1] https://www.andaman.gov.in/

[2] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-46319705

[3] https://www.indiannavy.nic.in/content/commands

[4] https://timesofindia.indiatimes.com/india/Army-majors-computer-hacked-classified-data-may-have-been-leaked/articleshow/5899568.cms

[5] https://www.army-technology.com/news/indian-armed-forces-conduct-exercise-kavach-in-andaman-sea/

[6] https://eurasiantimes.com/from-singapores-changi-naval-base-to-omans-duqm-port-how-is-india-countering-chinese-string-of-pearls/

[7] https://eurasiantimes.com/china-warns-india-of-military-cooperation-in-sabang-port-in-indonesia/

[8] https://eurasiantimes.com/has-indian-navy-changed-its-priority-from-third-carrier-to-more-nuclear-submarines/


Editado por: Global Strategy. Lugar de edición: Granada (España). ISSN 2695-8937

Andrea Arrieta Ruiz

Investigadora Predoctoral en el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado (IUGM) – UNED. Periodista y Máster en Paz, Seguridad y Defensa

Ver todos los artículos
Andrea Arrieta Ruiz