• Buscar

Francia: las cartas del “gran mudo”

https://global-strategy.org/francia-las-cartas-del-gran-mudo/ Francia: las cartas del “gran mudo” 2021-05-13 08:47:15 José-Miguel Palacios Blog post Política de Defensa Europa
Print Friendly, PDF & Email

Dos cartas abiertas firmadas por militares han sacudido recientemente la política francesa. La primera de ellas (“carta de los generales”)[1], aparecida a principios de abril en el portal Place d’Armes[2], denunciaba que “Francia está en peligro, varios riesgos mortales la amenazan”, pedía a los dirigentes franceses que aplicaran “sin debilidad las leyes que ya existen”, y terminaba con una frase lapidaria: si no se actúa, “la guerra civil pondrá fin mañana a este caos creciente, y ustedes serán responsables de los miles de muertos que se produzcan”. La mayor parte de los políticos (izquierda, centro y derecha[3]), así como los líderes de opinión, condenaron el contenido y las formas de lo que interpretaron como una muestra de mentalidad golpista. En la misma línea, el Jefe del Estado Mayor de los Ejércitos, general Lecointre, anunció de inmediato sanciones disciplinarias contra los dieciocho militares en activo que figuraban entre los firmantes y sugirió la posibilidad de que fueran pasados a situación de retiro los generales que se encontraban en la reserva (“deuxième section”)[4].

Este mismo mes de mayo, una nueva carta abierta (llamada esta vez “de los suboficiales”) reiteraba los argumentos de la primera y criticaba la acogida tan hostil que había recibido[5].  El número de adhesiones a esta segunda carta es diez veces superior y la identidad de los firmantes no ha sido hecha pública. Oficialmente, para evitar consecuencias disciplinarias para los que son militares en activo.

En lo que sigue reflexionaremos sobre estos incidentes siguiendo los argumentos que nos ofrece el general francés (en la reserva) François Chauvancy en un reciente artículo[6]. Chauvancy es un conocido escritor militar y, aunque no firmó la “carta de los generales”, se ha mostrado bastante compresivo con los promotores de estas iniciativas, así como con sus motivos.

El tema de la libertad de expresión en las Fuerzas Armadas francesas ya lo hemos abordado en un texto anterior, al que nos remitimos para referencias anteriores[7].

El porqué de las cartas

El general Chauvancy propone en su artículo, de forma explícita o implícita, tres tipos de explicaciones, que desmenuzaremos en cierto detalle:                                                               

  • La creciente distancia entre los valores militares y los civiles. En muchas sociedades occidentales avanzadas, la evolución de los valores asumidos por la mayor parte de la población está dejando a los militares en posiciones cada vez más extremas. Los hombres y mujeres modernos somos individualistas, mientras que el militar, por la propia naturaleza de su profesión, es educado para subordinar sus intereses personales a los de la colectividad. Por ello, no es de extrañar que en Estados Unidos los líderes militares que simpatizaban con el partido republicano fueran en 1976 2,8 veces más numerosos que los que simpatizaban con el partido demócrata, pero que esta proporción hubiera aumentado hasta 8-10 veces en los años noventa[8]. Y en un sondeo informal realizado en Saint-Cyr antes de las elecciones presidenciales de 2007, resultó que solo 6% de los alumnos declaraban que votarían por la socialista Segolène Royal, frente a 30% por Jean-Marie Le Pen (extrema derecha) y 60% por Nicolas Sarkozy (derecha).[9]
  • La dificultad de hacer compatible la cultura del “ciudadano de uniforme” (tan similar al “ciudadano de paisano” como resulte posible) con la supervivencia de ciertas ideas tradicionales (la del “gran mudo”, por ejemplo). Como señalaba el general Chauvancy, “hace mucho tiempo que los oficiales son incitados a escribir y a publicar”, pero luego los políticos pueden reaccionar con dureza cada vez que creen percibir en escritos de militares algún elemento crítico: “Hace tiempo que el ‘gran mudo’ ya no existe, pero los políticos aún no lo saben”[10]. En estas circunstancias, como señalaba Jean-Dominique Merchet, un veterano periodista especializado en cuestiones de seguridad y defensa, en 2019, “existe un riesgo de que la comunidad militar reciba el siguiente mensaje: si queréis escribir sobre temas diferentes de ‘la condición militar’ (militarité) o de ‘la ética’, más vale que os pongáis de acuerdo con el jefe”[11].
  • En los viejos tiempos, los militares aceptaban sin problemas esta limitación de sus libertades porque tenían una compensación importante: a través de sus mandos (los generales), se sentían “asociados a la gobernación del estado”. Hoy en día, ya no es así. Todo el poder real está en manos de cargos políticos, de los que los generales son, simplemente, adjuntos técnicos. Incluso en el Ministerio de Defensa[12].  Ya en 1997, el hoy general Manuel Guillamó, de la misma promoción que Chauvancy, advertía que determinadas decisiones de política militar habían transformado las elites del ejército “no en decisores que participan en las redes de intercambios de informaciones y de servicios en el seno del estado, sino, más bien, en técnicos, expertos o gestores, sin influencia real sobre las grandes orientaciones de la defensa”[13].                

Algunas conclusiones

Como explicaba hace pocas semanas el Teniente Coronel González Martín, “en Francia, hecho poco común, el Ejército y el intelecto han hecho buenas migas. Para la república, el oficial estaba obligado a completar la función del maestro. El oficial era un educador del ciudadano de la Francia republicana. El militar era un preceptor de la nación, convirtiéndose, junto al maestro, en apóstoles laicos de la república. Esta función singular, más allá de la de combatiente, con un indudable sentido moral y político, presenta con claridad la necesaria simbiosis en el oficial de su condición de soldado y de sus aspiraciones intelectuales como pedagogo político”[14].

Un conocido autor francés contemporáneo, el Teniente Coronel Legier, incide en esta misma idea: “el oficial es más que un especialista en el instrumento de la defensa preocupado únicamente por el aspecto técnico de las cosas militares, un productor de seguridad, como diríamos hoy en día; tiene un papel social educativo…”[15]. Es el enfoque que utilizó el Mariscal Lyautey durante su larga carrera y que le permitió transformar radicalmente el protectorado de Marruecos y crear las condiciones para que se convirtiera en un estado moderno. En este sentido, Lyautey no fue “eficaz” en el sentido actual de la palabra (productividad a corto plazo), sino en uno más profundo. Como señala Legier, “la paradoja de nuestra sociedad es que produce acciones eficaces, pero estériles”.

El cortoplacismo extremo y la esterilidad última de la política actual se encuentran entre las causas que hacen que resulte tan difícil gestionar las profundas crisis a las que las que muchas sociedades contemporáneas se enfrentan. Las soluciones que los diferentes países buscan dependen de sus tradiciones nacionales y la francesa incluye el “mito de un general como último recurso cuando el país está en crisis”[16] (como la italiana es la de recurrir a tecnócratas o académicos de gran prestigio: Draghi, Monti…). Como explica Eric Deroo, “la imagen del ejército es la del Gran Mudo, una fuerza apolítica. Cuando las cosas van mal, los franceses piensan en recurrir a un general para encargarse de la política, precisamente por ser apolítico”[17].

En el mundo normal (el actual es denominado por algunos “postnormal”[18]), si la percepción de crisis profunda se extendiera entre los franceses crecería el atractivo de la candidatura de un general en las elecciones presidenciales de 2022. Un general que podría ser Pierre de Villiers, antiguo Jefe de Estado Mayor de los Ejércitos, por el que (noviembre de 2020) estaría dispuesto a votar un 20% de los ciudadanos[19].

Lo que pasa es que los tiempos actuales son todo menos normales y el ejército está perdiendo su papel y su imagen tradicionales. El territorio francés está “militarmente desertificado”[20]: sin servicio militar obligatorio y con las escasas unidades militares acuarteladas, en muchos casos, lejos de las zonas urbanas, los franceses de hoy han perdido la experiencia personal de contacto directo con el ejército. Los militares ya no forman parte de su vida real, sino de la virtual: son esos señores (y señoras) que luchan en guerras lejanas y no siempre bien comprendidas. En estas circunstancias, el deterioro de la situación podría no favorecer la candidatura presidencial de un general (de Villiers, por ejemplo), sino la de Marine Le Pen. Al menos, es lo que gran parte de la clase política y de los líderes de opinión temen.


[1]     Lettre ouverte à nos gouvernants. Place d’armes, abril de 2021. Disponible en https://www.place-armes.fr/%C3%A9v%C3%A9nements (acceso: 12.05.2021). A las 1230 horas del 10.05.2021 esta carta había recibido 26.254 adhesiones. La mayor parte de los firmantes conocidos son militares en situación de reserva o retiro. Los cuatro primeros de ellos son Generales de Cuerpo de Ejército.

[2]     Este portal se autodefine como “site engagé de la communauté militaire”.

[3]     La excepción más notoria la constituye Marine Le Pen, lideresa del Rassemblement national, partido francés de extrema derecha.

[4]     “Inacceptable” : la colère du général Lecointre envers les militaires signataires de la tribune. LCI.fr 29.04.2021. Disponible en https://www.lci.fr/societe/inacceptable-la-colere-du-general-lecointre-envers-les-militaires-signataires-de-la-tribune-2184696.html (acceso: 12.05.2021).

[5]     [Exclusif] Signez la nouvelle tribune des militaires. Valeurs actuelles 09.05.2021. Disponible en https://www.valeursactuelles.com/societe/exclusif-signez-la-nouvelle-tribune-des-militaires/. Acceso: 12.05.2021. A las 1800 horas del 11.05.2021, esta carta había sido leída por 1.969.426 visitantes únicos y había recibido 249.989 adhesiones.

[6]     Chauvancy, F. (2021). L’instrumentalisation politique malsaine d’une tribune d’expression. Theatrum Belli 29.04.2021. Disponible en https://theatrum-belli.com/lettre-dun-general-2s-ou-pas-besoin-detre-plusieurs-pour-sexprimer/ (acceso: 12.05.2021). El general Chauvancy es el père système de la promoción “Maréchal Davout”, de la ESM de Saint-Cyr, que se graduó en 1980. En Saint-Cyr, el père système es el presidente de los órganos de autogobierno de cada promoción y es elegido por los propios alumnos.

[7]     Palacios, JM (2019). Francia: el ‘gran mudo’ recupera el habla. GESI (Grupo de Estudios en Seguridad Internacional), Blog de José-Miguel Palacios, 21 Feb 2019. https://global-strategy.org/francia-el-gran-mudo-recupera-el-habla/ (acceso: 12 May 2021).

[8]     Holsti, O.R. (2002). Politicization of the United States military: Crisis or tempest in a teapot? International Journal  57: 1. Pp. 1-18.

[9]     Según el sociólogo Claude Weber en su libro À genou les hommes, debout les officiers ! Entrevista concedida a Le Point (02.12.2012). Disponible en https://www.lepoint.fr/editos-du-point/jean-guisnel/saint-cyr-a-genoux-les-hommes-debout-les-officiers-02-12-2012-1536621_53.php# (acceso:12.05.2021).

[10]   Chauvancy. Op.cit.

[11]   Merchet, J-D (2019). Opération Chammal : l’article du colonel Legrier passe mal à Paris. Blog Secret Défense, 20.02.2019. Disponible en https://www.lopinion.fr/blog/secret-defense/operation-chammal-l-article-colonel-legrier-passe-mal-a-paris-178107 (acceso: 12.05.2021).

[12]   Chauvancy. Op.cit.

[13]   Guillamo, M. (1997). La réforme de la scolarité à Saint Cyr ou La sélection des futures élites militaires. Tesis doctoral defendida en el Institut d’Études Politiques de París.

[14]   González Martín, A. (2021). La exhortación de Tucídides. IEEE. Documento de Análisis 19/2021, 05.05.2021. Pp. 3-4. Disponible en http://www.ieee.es/Galerias/fichero/docs_analisis/2021/DIEEEA19_2021_ANDGON_Exhortacion.pdf (acceso: 12.05.2021).

[15]   Legrier, FR (2011). Lyautey : cet officier terriblement inefficace. Theatrum Belli 25.10.2011. Disponible en https://theatrum-belli.com/lyautey-cet-officier-terriblement-inefficace/ (acceso: 12.05.2011).

[16]   Según el historiador militar francés Eric Deroo, citado por Jean-Dominique Merchet en su blog Secret Défense (02.05.2021): « La mythologie française des généraux comme ultime recours politique ». Disponible en https://www.lopinion.fr/blog/secret-defense/mythologie-francaise-generaux-ultime-recours-politique-243441 (acceso: 12.05.2021).

[17]   Ibidem.

[18]   Siguiendo a Ziauddin Sardar.

[19]   Merchet, J-D. (2020). Présidentielle : 20% des Français « prêts » à voter pour le général de Villiers. Secret Défense 20.11.2020. Disponible en https://www.lopinion.fr/blog/secret-defense/presidentielle-20-francais-prets-a-voter-general-villiers-229728 (acceso: 12.05.2021).

[20]   Chauvancy. Op.cit.

José-Miguel Palacios

José Miguel Palacios es Coronel de Infantería y Doctor en Ciencias Políticas, España

Ver todos los artículos
José-Miguel Palacios