• Buscar

Las ventanas de vulnerabilidad y oportunidad en los estudios estratégicos

https://global-strategy.org/las-ventanas-de-vulnerabilidad-y-oportunidad-en-los-estudios-estrategicos/ Las ventanas de vulnerabilidad y oportunidad en los estudios estratégicos 2020-12-06 20:44:49 Guillem Colom Blog post Política de Defensa Teoría estratégica
Print Friendly, PDF & Email

Hace más de veinte años, el politólogo estadounidense Stephen Van Evera publicó la obra Causes of War: power and the roots of conflict. Este trabajo amplía un artículo que el mismo autor había publicado en la prestigiosa revista International Security en 1998. Esta obra seminal en los estudios estratégicos profundiza en los factores que pueden llevar a un estado a iniciar una guerra contra otro. Entre sus múltiples aportaciones teóricas al estudio del conflicto y de los factores que pueden incrementar el riesgo a que se desate una conflagración entre dos o más actores, Van Evera establece la teoría de la ofensa-defensa (offense-defense). El autor baraja varias hipótesis para probar esta teoría, una de las cuales asume que, si un estado tiene o cree poseer una ventaja en materia ofensiva o una vulnerabilidad en materia defensiva, es más probable que inicie una guerra que otro estado que no posee esta ventaja o esta vulnerabilidad.

Dejando de lado las interpretaciones que pueden realizarse desde el realismo ofensivo o las implicaciones que esta hipótesis tiene a la hora de abordar los dilemas de seguridad y las espirales ofensivas, esta aproximación es muy importante porque permite encuadrar teóricamente los conceptos ventana de oportunidad (window of opportunity) y ventana de vulnerabilidad (window of vulnerability). Ambas ventanas, que se abren cuando el poder relativo de un Estado disminuye respecto a otro, constituyen uno de los factores que explican por qué un actor puede tomar una posición ofensiva. En palabras de Van Evera, mientras la primera “…es una oportunidad ofensiva que se desvanece, la última [una ventana de vulnerabilidad] es una vulnerabilidad defensiva que aumenta. Una misma ventana puede ser tanto de oportunidad como de vulnerabilidad, si el estado cuyo poder está declinando espera caer desde la superioridad a la incapacidad”. En otras palabras, si un estado ve mermada su superioridad de partida respecto a su adversario hasta el punto de que pueda producirse un trasvase en el poder entre ambos competidores, es posible que éste, observando cómo se reduce su superioridad, tenga incentivos para atacar antes de que ello se produzca y así acabar con la potencial amenaza que se produciría cuando el adversario sobrepasara, en capacidades militares, al primero. El corolario de ello podría ser que el segundo, si percibiera que ha sobrepasado al primero, hiciera lo mismo por haberse abierto una nueva ventana de oportunidad para atacar y triunfar.

Asimismo, este tipo de ventanas pueden ser reales, como las que motivaron las guerras del Peloponeso o Pearl Harbor, o percibidas, como el bomber gap (1955-1957), el missile gap (1957-1961) o el nuclear gap popularizado por la administración Reagan. Mucho se podría hablar de otros aspectos relacionados de forma directa o indirecta con este asunto, como podría ser la imposibilidad de conocer las intenciones del adversario (un elemento vital en los dilemas de seguridad y en las espirales ofensivas, por ejemplo) o la misma psicología de la disuasión (donde la percepción del adversario puede ser más relevante que la persuasión que ésta ejerce).

Aunque Van Evera será el que teorizará sobre las ventanas de vulnerabilidad, esta idea se configuró a finales de la década de 1970. Atribuida originalmente al funcionario del Pentágono James Wade, esta idea pretendía poner de manifiesto la creciente (pero falsa) inferioridad estadounidense en materia nuclear. Precisamente, esta idea fue ampliamente utilizada por los críticos con la distensión y el control de armamentos para solicitar una posición más asertiva en estos asuntos y fue una de las ideas principales del informe que elaboró el denominado Equipo B. Compuesto por personalidades como Paul Wolfowitz, Richard Pipes o Paul Nitze, este grupo realizó una interpretación alternativa de las estimaciones de inteligencia existentes sobre el arsenal nuclear soviético. Temiendo que Moscú estuviera montando ojivas múltiples de precisión en sus vectores, instalando misiles balísticos intercontinentales en silos fuertemente protegidos y acumulando armas nucleares para sobrepasar a Estados Unidos en la década de 1980, los integrantes del Equipo B concluyeron que el país estaba enfrentándose a una ventana de vulnerabilidad. Este asunto se popularizaría hasta convertirse en uno de los elementos que justificarían tanto las opciones selectivas como algunas de las actuaciones en materia estratégica del presidente Ronald Reagan (1981-89). Para conocer con más detalle esta aparente ventana de vulnerabilidad, cómo Estados Unidos planteó las opciones selectivas para intentar cerrarla y cómo su implementación generó nuevas ventanas de oportunidad y vulnerabilidad que casi desembocan en una guerra nuclear, puede leerse mi artículo recién publicado “Haciendo posible lo impensable: opciones selectivas, disuasión a medida y fallos en la disuasión nuclear (1974-1994)”.

Guillem Colom

Profesor de Ciencia Política en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla y co-director de Thiber - The Cybersecurity Think-Tank

Ver todos los artículos
Guillem Colom