• Buscar

Los intereses de India en Myanmar: del ‘Look East’ al ‘Act East’

https://global-strategy.org/los-intereses-de-india-en-myanmar-del-look-east-al-act-east/ Los intereses de India en Myanmar: del ‘Look East’ al ‘Act East’ 2021-04-20 12:50:48 Andrea Arrieta Ruiz Blog post Estudios Globales India
Print Friendly, PDF & Email

Desde que el pasado 1 de febrero de 2021 se produjera el golpe de estado por parte del Tatmadaw o las Fuerzas Armadas de Myanmar, este país se ha convertido en objeto de atención de la crónica internacional, así como de diversos organismos a nivel global que vigilan de cerca los acontecimientos que allí se suceden. No obstante, para comprender las implicaciones estratégicas y las dinámicas inherentes a este suceso, conviene realizar una breve aproximación a este país.

Myanmar posee una ubicación dotada de notable importancia estratégica, pues se presenta como un corredor que une los Océanos Índico y Pacífico. Así mismo, comparte frontera con China, India, Bangladés, Tailandia y Laos.

La frontera terrestre con India se extiende unos 1600 kilómetros y comparten también una frontera marítima, localizada en el Golfo de Bengala. Ambos países poseen lazos religiosos (budismo), lingüísticos y étnicos. Además, actualmente Myanmar cuenta con una población de entre 1,5 y 2 millones de indios.

La importancia estratégica de Myanmar para India se basa, de manera fundamental, en que este país se presenta como la puerta de entrada al Sudeste Asiático y a la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, por sus siglas en inglés). Asimismo, Myanmar supone una ruta alternativa de acceso al Noreste, una región clave en la ecuación de seguridad de India. Es por esto por lo que India, desde hace algunas décadas, busca incrementar sus relaciones con este país a través de sus conocidas políticas de ‘Look East’ y, más recientemente y de manera más proactiva, ‘Act East’; aunque, como se tratará a continuación, no siempre ha sido así.

Myanmar (entonces Birmania) alcanza su independencia respecto de Reino Unido en el año 1948. En el transcurso de este proceso de independencia, India desempeñó un papel fundamental como guía. Tras la sublevación de carácter comunista del año 1949, encabezada por el Gobierno de U Un, en el año 1962 se impone un régimen militar. Esto último, desembocó en la aparición –con el sólido apoyo de India-, en el año 1988, de un fuerte movimiento a favor de la democracia. La dura represión por parte del régimen de Myanmar para frenar este movimiento provocó una contundente reprobación internacional. De hecho, India impulsó una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU), en el año 1992, en la que se señalaba y condenaba la violación de derechos humanos por parte de la junta militar de Myanmar. Como curiosidad, India también utilizó su influencia, a través de los servicios birmanos de All India Radio, para difundir mensajes en apoyo al movimiento democrático y criticar las actuaciones militares birmanas.

Aislado a nivel internacional, Myanmar se vio en la necesidad de realizar una búsqueda de apoyo diplomático, económico y militar; una necesidad que fue satisfecha por China. Dando lugar, de este modo, a una sólida relación entre estos dos Estados; un hecho que tuvo como consecuencia, por un lado, el alto grado de dependencia de Myanmar respecto de China. Una tesitura que en la actualidad parece suponer un lastre para Myanmar, pues lo considera como un problema estratégico que debe ser resuelto a través del fortalecimiento de su soberanía nacional, basándose en la diversificación de su política exterior. En este sentido, Myanmar buscaría equilibrar a China con India, por lo que Nueva Delhi podría aprovechar esta situación para incrementar su influencia.

La otra consecuencia fue el desarrollo por parte de China del Puerto Kyauk Phyu en Myanmar, parte de su famoso ‘Collar de Perlas; así como el establecimiento de instalaciones en ubicaciones tan estratégicas como las Islas Coco, las Islas Ramree, las Islas Hainggyi Kyun o las Islas Zadetkyi -situadas al norte de la entrada del Estrecho de Malaca-; con el objetivo de monitorear la actividad india en las Islas Andamán y Nicobar (ANI). Esto supone un punto crucial de la estrategia china como respuesta ante el posible bloqueo del Estrecho de Malaca por parte de la marina de países como India, que posee posición privilegiada gracias a sus bases establecidas en ANI. En este sentido, China pretende asegurar el enlace de sus gasoductos y oleoductos de la costa birmana y el sur de China para satisfacer su demanda de hidrocarburos a través del Océano Índico y, de esta manera, reducir su dependencia de pasos como los estrechos de Sonda o Malaca y evitar así el conocido ‘Dilema de Malaca’.

Así es que, aunque hace algunas décadas India se mostraba incómoda ante regímenes de carácter autoritario o militar, algunos sectores del gobierno y de la defensa india llamaron la atención sobre los posibles efectos negativos en sus intereses económicos y de seguridad en Myanmar, si contrariaban a la Junta del país vecino. En esta línea, a partir de los años noventa, India se vio obligada a reevaluar su férrea política a favor de la democracia en Myanmar, dejando a un lado la crítica hacia los militares birmanos y optando por una posición desde la que apela a la reconciliación en lugar de a la democracia.

Este cambio de posición de India fue impulsado por varios factores: el primero de ellos fue la creciente influencia de China en la región; otro fue la insurgencia en el noreste de India y los riegos asociados a la proliferación de armas pequeñas y ligeras (APL) o Small Arms and Light Weapons (SALW) como caldo de cultivo para un potencial estallido de una guerra de baja intensidad (LIC, por sus siglas en inglés), en cuyo caso, la colaboración de Myanmar resultaría crucial, al suponer este país una entrada hacia la convulsa región india del Noreste. Otros factores son el tráfico de drogas, la necesidad de establecer conexiones económicas para continuar con su desarrollo, la búsqueda de seguridad energética o el intento de frenar la piratería en el Océano Índico.

Por todos estos motivos, India, durante las últimas décadas, se ha visto obligada a abandonar una posición que algunos analistas tildaban de ‘idealista’, para adoptar una posición más pragmática, en el marco de lo que diferentes teóricos conocen como realpolitik para describir la política de India hacia Myanmar.

La postura que han asumido diversos actores tras el golpe de estado mencionado se presenta como una buena muestra de los intereses que poseen los distintos actores en la región. EE. UU. y la Unión Europea han impuesto sanciones contra la junta militar birmana; en contraposición China, con apoyo de Rusia, bloqueó una declaración del CSNU que condenaba la situación en Myanmar. En el marco de la propia ASEAN; Indonesia, Malasia y Singapur han realizado un llamamiento al cese inmediato de la violencia en Myanmar; mientras que Camboya, Laos y Vietnam se han centrado en apelar a la no injerencia en los asuntos internos de otros Estados; un hecho que pone de manifiesto los límites de la integración regional y llama la atención hasta qué punto esta distribución de lealtades se aproxima a las tesis defendidas por Huntington en El choque de civilizaciones. Por su parte, grandes democracias asiáticas como India, Japón o Corea del Sur han adoptado una postura menos asertiva. Este hecho, se presenta como un claro reflejo del comentado cambio de posición de India hacia Myanmar.

Por los motivos expuestos, resulta evidente que para India la estabilidad de su vecino Myanmar afecta de manera directa a sus intereses estratégicos, por lo que el golpe de estado y todo lo derivado de ello suponen una fuente de preocupación para India, por los potenciales efectos en su seguridad interna y por considerar que, en el marco de un proceso de democratización en Myanmar, India sería capaz de adoptar un papel más influyente que ayudaría a reforzar su posición, tanto a nivel regional como internacional.

Andrea Arrieta Ruiz

Investigadora Predoctoral en el Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado (IUGM) – UNED. Periodista y Máster en Paz, Seguridad y Defensa

Ver todos los artículos
Andrea Arrieta Ruiz