• Buscar

SUBLANT Commander’s Intent 3.0 y la Guerra de los Fondos Marinos

Desde que un joven teniente navío Isaac Peral materializara la idea de un submarino torpedero en 1888, a nadie se le escapa la capacidad que este arma proporciona a los países que posean alguna unidad en sus arsenales. Independientemente de su estado operativo, su gran fortaleza es su discreción.

Vemos que hay pocas unidades que por sí solas contribuyan tanto a la disuasión como el submarino. Su discreción, capacidad de combate y libertad de acción, le confiere una enorme ventaja que le proporciona un enorme valor estratégico. La mayoría de los países de nuestro entorno también lo han entendido así, especialmente aquellos que cuentan con submarinos nucleares balísticos en el seno de sus marinas.

Esto es algo que podemos leer en el documento Commander’s Intent 3.0,[1] una guía que proporciona una expresión clara y concisa del propósito la Fuerza Submarina de la Marina de los Estados Unidos (US Navy) y que actualiza el documento anterior de 2018[2].

El poder naval es fundamental para implementar la Estrategia de Defensa Nacional, pero el poder naval no viene determinado solo por el tamaño de la flota, como mencionó recientemente Mark Esper, Secretario de Defensa de Estados Unidos.[3] Es una combinación de la fuerza con la preparación que tengan sus dotaciones.

Aunque los sistemas no tripulados jugarán un papel importante en el futuro de la US Navy, las personas continúan siendo vitales. La columna vertebral de su estrategia de disuasión serán los submarinos nucleares balísticos de la clase Columbia. La US Navy necesita asegurarse que está invirtiendo bien en la preparación de sus dotaciones con su entrenamiento y cuidando de su entorno, convirtiéndolas en una elite. Al igual que en Francia, que también considera a su Fuerza Submarina como estratégica, algo necesario si se quiere luchar contra China[4].

Los oficiales al mando son el centro de gravedad de la Fuerza Submarina. Commander’s Intent 3.0 es un documento que está organizado y escrito para dar apoyar a ese mando en conseguir su misión, con un enfoque orientado al personal, trata de que todos se unan y ayuden a lograr los resultados deseados.

El entorno está dominado por el regreso a la Great Power Competition (GPC), ya que, cada vez está más claro que China y Rusia quieren dar forma a un mundo coherente con su modelo y cambiar las reglas basadas en el orden internacional. La GPC ha surgido no solo como un desafío para la prosperidad y la seguridad de los Estados Unidos, también en contra del orden y la libertad mundial[5].

En este entorno, y para lograr una Fuerza Submarina letal, persistente y lista para el combate, la US Navy ha desarrollado diez líneas maestras que se desarrollan en diez planes de campaña clasificados, cuyo contenido se detalla a continuación:

  1. Mantener una fuerza de disuasión estratégica creíble, que está actualmente en un periodo de transición entre la clase Columbia y la clase Ohio. Mientras dure esta transición, se debe mantener la capacidad de mando y control, y garantizar que la disuasión nuclear sea resiliente y creíble.
  2. Reequilibrar la fuerza para dar respuesta a la GPC materializada en Rusia, China y otros países como Irán y Corea del Norte. Este reequilibrio de la Fuerza Submarina afectará tanto a los submarinos que se están construyendo como a la organización actual, al entrenamiento, a las dotaciones y a la forma de comandar estas unidades.
  3. Restaurar el mantenimiento expedicionario y la capacidad logística en el extranjero, asegurando la capacidad de rearmar, reabastecer y reparar las unidades en ultramar, algo esencial para sostener las operaciones durante el combate.
  4. Inculcar la misión del mando, haciendo énfasis en un modelo de liderazgo eficaz, basado en la experiencia y en el juicio ayudado por técnicas de ayuda a la decisión y en la comprensión, formar líderes preparados para el combate y mentalizados en el objetivo de la misión.
  5. Desarrollar una Fuerza Submarina preparada para enfrentarse a los nuevos escenarios. Este esfuerzo se centra en la formación, el desarrollo y en la retención de los submarinistas, personal altamente preparado, sin olvidarse de la fuerza de apoyo civil que ayuda al sostenimiento.
  6. Innovar en doctrina y nuevas tácticas para contrarrestar esas nuevas amenazas. Este plan alinea los esfuerzos para desarrollar ideas innovadoras que aborden los desafíos de los nuevos submarinos mas silenciosos y vehículos no tripulados que están proliferando, ampliando la gama de misiones que puedan realizar.
  7. Mantener el dominio del mar, especialmente el dominio submarino mediante el impulso de adquisiciones que satisfagan nuevas necesidades, estableciendo requisitos que mantengan siempre una ventaja competitiva mediante el desarrollo de nuevos programas integrados en el conjunto de necesidades de Defensa.
  8. Habilitar la figura del Comandante de Guerra Submarina sobre el Teatro TUSWC (del inglés Theater Undersea Warfare Commander) para liderar a nivel operativo la guerra submarina. Las Fuerzas Submarinas son el mejor medio de mando y control para ejercer la dirección sobre el teatro, el denominado Comandante de Escena OSC (del inglés On-scene Commander). Para madurar este concepto es necesario trabajar estrechamente con el resto de mandos de la fuerza, superficie y submarina, estableciendo una sólida doctrina y unos robustos procedimientos.
  9. Expandir las capacidades del espacio de batalla submarino integrando a las Operaciones Especiales y las nuevas capacidades del fondo marino con la Fuerza Submarina. La Fuerza Submarina está madurando nuevos conceptos y capacidades del submarino en la Guerra de los Fondos Marinos SSW (del inglés Subsea-Seabed Warfare). Estas nuevas capacidades emplearán masivamente a los vehículos submarinos no tripulados UUV (del inglés Unmanned Underwater Vehicle) y toda una constelación de sensores fijos y móviles que ayuden a expandir ese dominio sobre el fondo submarino.
  10. Construir alianzas y partenariado[6] con otros países, estrechando lazos con el esfuerzo en la mejora de las capacidades de unos y otros, multiplicando la capacidad submarina combinada en todo el espectro de conflictos. Estas alianzas también ayudarán a potenciar el mantenimiento expedicionario y el esfuerzo logístico en ultramar.

La idea es que estos diez planes se desarrollen y ejecuten en los próximos dieciocho meses. Unos planes muy ambiciosos y que, seguramente, no de tiempo a completar en este margen de tiempo. No tenemos información sobre el detalle de estos planes, recordemos que son clasificados, aunque algunos como el número 10, vemos que afecta a la Armada y Navantia.[7]

Sin duda se trata de un documento de sumo interés para todos los submarinistas, donde la amenaza convencional de China y Rusia empieza a hacer mella, así como el concepto de la Guerra de los Fondos Marinos, con un guiño a los vehículos submarinos.

En este sentido, el pasado 17 de septiembre se presentó ante el Congreso de los Estados Unidos el nuevo Nivel de Fuerza FSA[8] (siglas del inglés Force Structure Assessment) donde se incluyen un mayor número de grandes vehículos submarinos no tripulados LUUV (del inglés Large Unmanned Underwater Vehicle), diseñados por Boeing y Lockheed Martin para contrarrestar la carrera armamentística submarina People’s Liberation Army Navy.[9]

El objetivo de la US Navy es llegar a los 355 buques, según Ronald O’Rourke autor del documento, se persigue un número menor de unidades grandes gracias a la combinación de barcos, tripulados y no tripulados, que consiguen reducir costes con una mayor proporción de barcos más pequeños y con el incremento de vehículos de superficie no tripulados USV (del inglés Unmanned Surface Vehicle) y vehículos submarinos no tripulados UUV[10].

Los chinos han multiplicado por diez el número de submarinos en los últimos años. En relación con esto, también se publicó un artículo muy interesante de James Holmes, uno de los mayores estrategas navales, sobre la posibilidad de incluir submarinos convencionales en sus objetivos de fuerza al ver que China sigue aumentando peligrosamente el número total de submarinos y que un submarino convencional cuesta cinco veces menos que los submarinos nucleares de ataque.[11]


[1]  US Navy (2020). Commander’s Intent 3.0. Disponible en: https://www.sublant.usff.navy.mil (Consulta 27/9/20).

[2] Commander’s Intent 3.0 sustituye al Commander’s Intent de marzo de 2018.

[3] USNI News (18-9-2020). Unmanned Vessels Will Allow the Navy to Reach 355-Ship Fleet. Disponible en: https://news.usni.org/2020/09/18/esper-unmanned-vessels-will-allow-the-navy-to-reach-355-ship-fleet (Consulta 27/9/20).

[4] Themelin, V. (2017). Stratégie maritime – Le sous-marin d’attaque dans la géopolitique d’Asie du Sud-Est. Revue Défense Nationale, 796(1), 115-117.

[5] Mattis, J. (19-1-2018). Summary of the 2018 National Defense Strategy: Sharpening the American Military’s Competitive Edge. USDOD. Disponible en: https://dod.defense.gov/Portals/1/Documents/pubs/2018-National-Defense-Strategy-Summary.pdf (Consulta 27/9/20).

[6] Según Naciones Unidas, el partenariado es una manera de entender el desarrollo desde la participación, a través del diálogo y la negociación entre diversos actores que establecen un programa de acciones conjuntas

[7] Navantia (2019). Navantia opens new commercial delegation in Washington DC. Disponible en: https://www.navantia.es/en/news/press-releases/navantia-opens-new-commercial-delegation-in-washington-dc/ (Consulta 27/9/20).

[8] O’Rourke, R. (17-9-2020). Navy Force Structure and Shipbuilding Plans (RL32665). Congressional Research Service. Disponible en: https://crsreports.congress.gov/product/pdf/RL/RL32665 (Consulta 27/9/2020).

[9] Howarth, P. (2006). China’s Rising Sea Power: The PLA Navy’s Submarine Challenge. Londres: Routledge, pp. 15-20.

[10] Allen, C. U., y Allen, C. (2018). 20,000 Drones Under the Sea. United States Naval Institute. Proceedings, 144(7)

[11] Holmes, J. (10-9-2020). Do Diesel Submarines Have a Future in the U.S. Navy? National Interest. Disponible en: https://nationalinterest.org/blog/reboot/do-diesel-submarines-have-future-us-navy-168642 (Consulta 27/9/2020)

Avatar
Augusto Conte de los Ríos

Augusto Conte de los Ríos es Capitán de Fragata de la Armada española . Jefe de Estudios y Subdirector Escuela de Submarinos “Almirante García de los Reyes” en Cartagena

Ver todos los artículos
Avatar Augusto Conte de los Ríos